Gente PVRed Interna

Nuestro reto principal contra las adicciones.

Es conveniente analizar el papel que juegan las familias, sobre todo el de fomentar los valores morales y la educación para evitar ser clientes asiduos ante este flagelo.

.

Por Humberto Famanía Ortega

.

La relación con la Unión Americana siempre ha tenido matices positivos y negativos, sin embargo, muchas de estas variables encontrarán a un país débil o fuerte según enfrentemos este tiempo en que vivimos tan llenos de circunstancias muy especiales, sobre todo en lo que respecta al desarrollo político-social en donde las afectaciones seguramente se estarán presentando paulatinamente. Lo más recomendable al interior es correr riesgos y abrir la puerta ante nuestras relaciones con la Nación vecina, buscando con respeto mantener lazos amistosos para bien, logrando así una apertura en todos los aspectos, pero con sus limitaciones muy en especial a lo que respecta a la soberanía de nuestra Nación.

Para fortalecer los vínculos entre dos vecinos a los que nos ligan muchas las actividades, sobre todo las de migración, necesitamos ensanchar los caminos de la democracia y muy en particular el de la justicia, procurando combatir siempre su desigualdad en su impartición, es por eso que nuestro gobierno deberá de asumir una actitud que dé confianza a la ciudadanía en lo que respecta a las acciones propias que emanen de su propio programa nacional.

Para todos es sabido que siempre hemos estado ligados históricamente con la república del norte, y de una manera muy especial en materia económica, ya que es reconocido por todos, el papel que juega la entrada de divisas derivadas del trabajo de nuestros paisanos y que hasta este día ya es la primera fuente de ingresos de nuestra nación.

.

Una relación de cautela y respeto

Por otro lado es necesario que analicemos que existe una historia que nos llama a ser cautelosos y respetuosos con nuestro vecino del norte, procurando en los problemas bilaterales sobre todo, en materia de narcotráfico, luchar en forma conjunta contra este grave “cáncer que hay que extirpar”, en forma definitiva y que constituye actualmente el reto más importante de ambos países; sabiendo que en la  Unión Americana existen más de doce millones de consumidores regulares de droga, de estos se puede decir que existen más de cuatro millones de adictos, dando como resultado cifras económicas estratosféricas que alcanzan cientos de millones de dólares y que ingresan a manos de monopolizadoras que tienen cimentada una gran estructura que les permite hacer lucir sus enormes ganancias.

Es conveniente analizar el papel que juegan las familias, sobre todo el de fomentar los valores morales y la educación para evitar ser clientes asiduos ante este flagelo. Por eso ante este problema mundial, a cada una de las naciones nos corresponde aportar los elementos necesarios para consolidar una auténtica confianza en la que exista mutua cooperación que genere un trabajo en equipo, donde los sacrificios de vidas de servidores públicos en cumplimiento de su deber, sirvan de acicate para el combate de este mal en el ánimo de quienes tienen la responsabilidad de desaparecerlo. Sabemos que nos es fácil dicha lucha, en realidad cuando tengamos mentes sanas seguramente los cuerpos serán sanos. Para esto deberá de existir el compromiso de todos los habitantes de nuestro México, para saber educar a nuestros hijos con respeto y cariño, porque también es nuestra culpa lo que acontece ante esta acechanza donde sus estragos están a la vista de todos

.

Volvamos los ojos a la familia

Son muchos años en que nuestra relación con los norteamericanos ha tenido altas y bajas, pero cuando la afectación es en ambas naciones, deberemos de lucha hombro con hombro para lograr combatir en forma frontal esta enorme epidemia que ya está generando muertes inútiles y descalabros a la dignidad del ser humano. Lo que sí me consta es que juntos y unidos a Dios, podemos encender la luz en medio de la oscuridad; consientes de la situación actual, es importante volver la mirada a la familia ya que es el espacio propicio para reencontrarnos con el fortalecimiento a las familias estaremos refirmando los cimientos de la sociedad.

Es importante que nuestro gobierno incluya, siempre en su agenda global a través del impulso que le han dado algunos países, a temas que son parte de su interés como: democracia, medio ambiente, derechos humanos, libre comercio, integración económica, pero sobre todo el combate al crimen organizado, para que siempre exista la cooperación necesaria para salir a adelante, buscando la prosperidad de los pueblos en todos los sentidos, ya que esto sin lugar a dudas será quién detone los valores universales que les permiten reafirmar su interés nacional y hegemonía.

.

El riesgo de la violencia y la inseguridad

Por otro lado, debemos de tomar conciencia de que nuestro País se ésta fracturando por la desigualdad y polarizando social y políticamente, la debilidad relativa de grupos vandálicos podría transformarse en un riesgo

mayor para la gobernabilidad. La misma existencia de grupos que reivindican la violencia política como medio para lograr determinados objetivos estratégicos, es un desafío al estado de derecho, y en general a todas las formas de convivencia democrática que la sociedad mexicana viene construyendo con grandes esfuerzos. Por eso, uno de los objetivos principales de cualquier gobierno es Restaurar el Estado de Derecho, ya que es una obligación constitucional del gobierno que no puede suspenderse. La paz es indispensable para lograr armonía en todas las actividades de los mexicanos y lograr la solución a múltiples demandas ciudadanas.

Todos los mexicanos tenemos que discutir el significado de nuestra inserción en la globalidad; no desde el lugar común que repite hasta la saciedad la importancia de los retos de un mundo globalizado, sino desde la evaluación de las nuevas desigualdades sociales que están acompañando a este proceso y de las posibilidades que tenemos para enfrentarlas. Es de reconocer también que, debido a la exposición mediática, una gran cantidad de gentes está convencida de que los criminales, sobre todo los que tienen dinero y son famosos, son dignos de admiración. Por eso es aberrante que miles de telespectadores se pasan el tiempo libre viendo series que exaltan la violencia y el narcotráfico. Son tiempos de buscar la integridad de nuestras familias, reconociendo en la tolerancia y el respeto, factores importantes para la convivencia y para la superación como grupo social, en consecuencia, esta conjunción de esfuerzos conseguirá el equilibrio necesario para garantizar la supervivencia.

En fin, llega a mi mente una reflexión: ¿Quién es culpable de esta severa crisis económica y de valores que está ocurriendo en nuestro amado México? La irresponsabilidad, el desconocimiento, la ambición y la negligencia principalmente, es la respuesta. No olvidemos que los tiempos malos son mucho mejor que los buenos para crecer virtudes: ahora es el momento de vivir virtudes como la sobriedad, el ahorro y el cuidado de los bienes. Ante la adversidad, mejor se aprende para buscar nuevos objetivos y metas que nos hagan ser mejores en todos los aspectos. Es época de reconciliación con nuestras familias, amigos y nuestra propia sociedad con la que convivimos todos los días. Existe un ingrediente que se mantiene vigente, que siempre está con nosotros como seres humanos y que podremos utilizar en cada instante que lo necesitemos: El Amor.

-. La responsabilidad de esta lucha sin tregua contra las adicciones, deberá de ser compartida porque mientras no haya consumos no habrá drogadictos y por ende no habrá negocio, esto radica en la responsabilidad de todos, pueblo y gobierno, ya que este mal no ve ni entiende de ideologías, color ni idioma.