Empresa FamiliaGente PV

Crea un presupuesto para tu empresa familiar

Por C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

.

¡Los números sí importan!

Mejor que de nuestro propio juicio, debemos fiarnos del cálculo algebraico
– Leonhard Euler

¿Crees que los presupuestos tienen una importancia limitada? Piénsalo dos veces; en muchos casos, la iniciativa privada no se da cuenta de las áreas de mejora en sus propias empresas, y mucho se debe a su falta de claridad en las finanzas reales de la compañía.

Fugas de capital, pagos imprevistos, monitoreo descontrolado… Son escenas rarísimas en nuestras empresas familiares, ¿cierto? Estimado amigo empresario, creo que no es necesario que te diga que la respuesta a lo anterior es un rotundo NO.

En esta época de apretarnos el cinturón, debemos ser muy cuidadosos en la administración de nuestro capital, y éste es el mejor momento para hacer más eficiente el uso de nuestros presupuestos y tener un mejor control de nuestro negocio.

Demos el ejemplo

Las empresas familiares constituyen uno de los pilares fundamentales de la economía en nuestro país, sin embargo, sólo el 43% logrará superar la segunda generación y del total de compañías fundadas, sólo el 9% llegará a una tercera generación3.

Aunque gran parte de la culpa la tienen los problemas meramente familiares (como los de sucesión, entre otros), la administración de las finanzas también es vital para la supervivencia de la compañía. La creación de un presupuesto anual deberá ser una de las prioridades en tu empresa, pues impactará su estrategia durante los próximos años.

Tal vez pienses: “Nosotros no necesitamos un presupuesto, con que vendamos mucho estaremos bien”. Pero, ¿así cómo podrás hacer proyecciones para el futuro? Y más importante, ¿cómo sabrás qué áreas de la compañía no están rindiendo como deberían y necesitan depurarse?

Es posible que la empresa familiar esté generando más ganancias de las que tú te imaginas, pero que las fugas (pequeñas o grandes) impacten en tus finanzas de manera negativa.

.

¡A trabajar!

Según Claudia Ludlow, directora de Proyectos de Angel Ventures Mexico, el presupuesto te permitirá medir la capacidad de crecimiento de tu empresa, cómo asignar los recursos con los que cuentas y saber si necesitarás buscar más capital para tus proyectos. Desde mi perspectiva, agregaría un punto muy importante pero que muchas veces pasamos por alto: el presupuesto te permitirá detectar si hay algún elemento en tu empresa (sea un familiar o no) que no está cumpliendo con su labor o incluso esté aprovechándose de tu confianza para su beneficio personal.

Al inicio de tu año fiscal, te recomiendo crear un presupuesto para tu empresa familiar que incluya tres sencillos pasos:

Sus metas de ingresos. Incluye aquí cuántas ventas deben realizar para cubrir la cuota determinada.

Sus cálculos de costos. ¿Cuánto dinero necesitas para crear cada producto o dar cada servicio? ¿Y para su comercialización y entrega? ¿Ya consideraste los gastos administrativos, de sueldos, etcétera? ¿De dónde obtendrá la compañía este dinero?

Las ganancias (o pérdidas) que esperas obtener en dicho año. Recuerda que siempre habrá tiempos de “vacas gordas” y “vacas flacas”, el presupuesto te permitirá detectarlos para ahorrar en los primeros y enfrentar los segundos.

Cuando tengas estos datos, será más fácil prever cómo le irá a tu empresa durante el año y saber en qué momento alcanzarás el punto de equilibrio (donde los ingresos alcancen para cubrir los gastos) y a partir de cuándo la empresa estaría generando una ganancia. Si en algunos meses detectas que esta previsión no está cumpliéndose, será tiempo de revisar en qué área se encuentra la fuga de capital y poder corregirlo a tiempo.

.

Todos deben cooperar 

Sé que hablar de dinero es un tema un tanto escabroso cuando la familia está de por medio. Las emergencias suceden, y es posible que alguno de nuestros familiares llegue a necesitar una mano, ya sea con el pago de la renta, alguna deuda, un problema médico o incluso una vacación.

Sin embargo, la empresa es el medio de subsistencia de todos, y debe ser un espacio donde todos los participantes, sean directivos, intermedios o puestos básicos, y sean parientes o no, trabajen de manera equitativa y busquen un bien común; crear una meta hacia la que nos dirigiremos juntos podría ser la manera de lograr que la compañía prospere, y respetar el presupuesto, teniendo cuentas claras de cuánto se invierte en cada área, cuáles son los gastos en los que incurrimos y dónde se puede ahorrar para reinvertir en áreas más importantes, nos podrá ampliar el panorama hacia los años venideros.

Finalmente, parecería de más mencionarlo, pero es increíble las veces que hacemos planes que finalmente no respetamos. Si creaste un presupuesto, ¡apégate a él! Siempre habrá espacio para hacerle ajustes, pero ten en mente que este plan es sólo el inicio de un ejercicio que te ayudará a que tu empresa familiar siga vigente. Si esto implica sacrificios, hagámoslo con el futuro de la compañía (y de la familia) en nuestra mente, ¡es posible lograrlo!