Después de siglos México recupera cultura del vino

Nacho Cadena habló sobre la importancia del vino.

.

  • Promueve el gusto por el vino y la buena mesa con interesantes conferencias en las que revela datos históricos sobre las razones que hay del bajo consumo de vino en México.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

Ignacio Cadena Beraud retornó a su tierra Sonora para exponer sendas conferencias sobre la cultura del vino en México y las razones de fondo por las que hasta la actualidad, hay bajo consumo per cápita, pese a las cualidades favorables de esta bebida para la salud del consumidor.

De entrada, el reconocido chef y hotelero de origen sonorense, pero radicado desde hace décadas en Puerto Vallarta, estableció que después de siglos, finalmente México está recuperando terreno en el tema vitivinícola, aunque lamentó que todavía existen muchos mexicanos que no tienen contacto con el vino.

De hecho, agrega, la industria vitivinícola tiene muchas posibilidades de ser más influyente en el desarrollo de las regiones y destacó experiencias interesantes que se han realizado para fomentar la buena mesa, así como el consumo de vino en el país. Resaltó al respecto, el caso de las experiencias en la acuacultura que se han desarrollado en Ensenada, en donde el vino se vincula al cultivo de diversas especies marinas como engorda de atún, cría de almeja, desarrollo de ostiones e incluso se recupera el cuidado del abulón, que es uno de los moluscos más caros.

En ese caso, el vino ha sido la “punta de lanza” para generar desarrollo y es que para que haya buenos vinos se necesitan enólogos, sommeliers, que haya cocineros, buenos restaurantes, y es que cuando se juntan vino y restaurantería y acuacultura, hay turismo y por eso hoy por hoy Ensenada es un lugar muy visitado por turistas de todo México, e incluso de Estados Unidos y Canadá.

Además, no es un lugar caro, sino un lugar de precios razonables, pero el gran valor y la gran oportunidad es el vino. “Si nosotros pudiéramos encontrar en Puerto Vallarta, factores de desarrollo como este, podríamos multiplicar mucho las cosas. El tequila puede ser la opción, pero creo que no los hemos enfrentado correctamente…”.

Resaltó Nacho Cadena, que la fábrica del vino está creciendo mucho en México, ya que hay viñedos importantes en Aguascalientes, en San Luis Potosí, en Coahuila, Sonora, en Chihuahua y otros puntos del territorio nacional propicios para la uva, que requiere para ser de buena calidad, climas que sean fríos en la noche y la mañana y calientes en el día todo el año.

Al resumir sus exposiciones en San Carlos comentó que fue una conferencia que estaba patrocinada por un grupo de Ensenada que se llama Pro Vino y fueron dos conferencias, una que se tituló “El Valor de los vinos Mexicanos y porque los mexicanos no tomamos tanto vino”… siendo que es una bebida de alta moderación de muy poco contenido alcohólico, con muchas propiedades relativas a la salud, muy sociable, muy lindo para las buenas relaciones, muy elegante.

Reveló que la razón “en esencia y en corto”, es porque en el virreinato se prohibió la elaboración de vinos, porque ya se hacían en aquella época vinos en México y eran tan buenos vinos que se empezaron a mandar a España y los empresarios españoles se empezaron a quejar y el Virrey mandó quemar todos los viñedos, menos los de Coahuila, que los dejaron para la producción de vinos sólo para uso religioso.

Afortunadamente no llegó esta “masacre” de viñedos a Chile, ni a Argentina, solo un poco a Perú y entonces quiere decir que no desbastaron los viñedos en estos países y ellos sí tienen siglos tomando vino y por eso la vitivinicultura y el hábito de tomar vino es mucho más alto en Chile, o en Argentina.

“De eso se trató la conferencia y de hablar un poco de donde se desarrolla la vitivinicultura en mayores extensiones, así como del porvenir de la vitivinicultura. La otra conferencia fue más particular todavía, ya que se planteó la posibilidad del maridaje de vino con la cocina mexicana, porque ha habido siempre una especie de mito, donde se dice que la cocina mexicana no se puede maridar con vinos, que por muy complicada, muy enchilosa, que es muy agresiva, que es muy especiada, y que por tanto no aguanta esa combinación con los vinos y ahí lo que traté de demostrar es que eso no es cierto, y entonces hablamos de esa otra posibilidad”.

“Finalmente mi participación en Sonora fue hacer un “cuquinshow” que es un show de cocinar como el que hace en la televisión, con mucho público presente, y después se comían los platillos que se prepararon”.