Gran expectativa de México por resultados del turismo mundial en 2017

El liderazgo sustentable refleja la conciencia emergente entre las personas que están decidiendo vivir sus vidas y dirigir sus organizaciones en una forma que tome en cuenta su impacto en el planeta, la sociedad y la salud de economías locales y globales

 – Mary A. Ferdig.

.

Por Mtro. Luis I. Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Una gran expectativa por conocer los resultados oficiales de las estadísticas del turismo a nivel mundial que pudieran llevar a escalar a nuestro país al sexto lugar.  Con una cifra registrada en 2017, el crecimiento del número de turistas internacionales llegó a la suma récord del 7%, alcanzándose los 1.300 millones, de acuerdo a cifras que aporta la Organización Mundial del Turismo (OMT).

La posibilidad de lograr ubicarnos en una mejor posición en el entorno internacional, habla del importante trabajo que se viene realizando de forma consistente para posicionar a México como un destino turístico de calidad.

Sin duda alguna se trata de la gran oportunidad de ver esta fuente de ingresos como una alternativa conveniente para nuestro país, ante la caída de los ingresos derivado del petróleo. Sin embargo, no puede desbordarse en un crecimiento desmedido y poco sustentado que pueda llevarnos al mismo escenario que hoy enfrenta el tema del llamado oro negro.

Las cifras alentadoras en materia de turismo, no deben significar perder el rumbo hacia donde queremos llegar y menos a costa del detrimento de nuestros recursos naturales, con una sobre explotación y un desarrollo inequitativo para la sociedad en general.

Es necesario traducir estas cifras en beneficios para todas las personas y todas las comunidades, ya que se trata del activo más importante del país, el capital humano; que además de nuestros bastos y diversos recursos naturales, hacen un atractivo importante para los turistas nacionales e internacionales.

La premisa es lograr que el turismo sea guía del desarrollo sostenible, que vea por un crecimiento planeado, que privilegie el cuidado del medio ambiente y que sea inclusivo y beneficie a las comunidades locales.

A decir del secretario general de (OMT), Zurab Pololikashvili, el crecimiento sostenido del turismo ofrece inmensas oportunidades de bienestar económico y desarrollo; y que a la vez que plantea muchos desafíos como son el adaptarse a los retos de la seguridad, de los cambios constantes en los mercados, de la digitalización y de los límites de nuestros recursos naturales como una prioridad en la forma de actuar de todos.

Cuando se escuchan pronunciamientos contrarios a la apertura comercial, llama la atención de inversionistas y de la sociedad en general, del rumbo que puede tomar nuestro país, considerando que el turismo es un ejemplo de las oportunidades que brinda la globalización; un fenómeno -el del turismo- que acerca a las personas y a las culturas y crea la plataforma para el crecimiento.

Sin embargo, ello no debe ser motivo para perder de vista el compromiso con el turismo sostenible y deberá trabajarse hacia el interior de nuestro país para favorecer aspectos como la educación, la creación de empleo, la innovación y la tecnología, la seguridad, la infraestructura urbana, así como la sostenibilidad y el cambio climático como cuestiones prioritarias que el sector ha de tener presentes para consolidar su contribución al desarrollo sostenible.

Es aquí en donde juega un papel fundamental la cooperación de los sectores público y privado con el fin de que el crecimiento del turismo se traduzca en más inversión, más empleo y mayores posibilidades de sustento.

La sobrepoblación del planeta, el consumo desmedido de recursos, la contaminación, la desigualdad social, la inseguridad, entre otros factores, han impulsado la aparición de las denominadas ciudades sostenibles, una acepción cada vez más posicionada en la mete de los individuos, sobre todo, en población de jóvenes y niños que vienen creciendo con este concepto.

Una ciudad que cumple con estas características impulsa a la búsqueda de que la actividad económica mantenga o mejore el sistema ambiental, la calidad de vida de todos, no sólo de unos pocos selectos y que punga por el uso de los recursos eficientemente.

Por muchas décadas se ha asumido la postura de explotar la naturaleza y extraer de ella todo lo que se requiere, el desarrollo, la falta de recursos técnicos y la baja densidad de población mundial favorecía una recuperación natural a mayor velocidad que la explotación humana, sin embargo, esta tendencia se ha vendido revirtiendo y la recuperación ha sido más lenta o prácticamente nula.

Considerando los resultados favorables para nuestro país en materia de turismo, no se puede ni se debe continuar destruyendo la naturaleza a la velocidad de nuestras capacidades, ya que ello ha sobrepasado el ritmo de recuperación natural en asentamientos que han visto incrementada la densidad de población. Se debe revisar con precaución el rumbo que debemos seguir para favorecer un crecimiento sostenible ante la Gran expectativa de México por resultados del turismo mundial en 2017.

.

(*) Director de la UNIVA Campus Puerto Vallarta.