Saber qué y quiénes somos

Por Humberto Aguilar

.

De Copérnico a Kaplan, la ciencia descubre cada vez con mayor exactitud que nuestro sistema solar es perfecto, que fuera de este podrán existir otros sistemas parecidos o iguales, pero sin duda jamás alcanzaremos a conocerlos aun cuando se tenga la certeza de que existen.

En lo personal me es difícil hacer entender que vivimos en un mundo perfecto, divino, celestial en el que difícilmente llegaremos a entendernos cuando existen personajes como Donald Trump, como Putin y tantos seres destructivos en este y en otros países de nuestro globo terráqueo.

En nuestro país no terminamos de entender que somos parte de este universo perfecto. Tan perfecto que hay seres que descubren que la semana tiene más de siete días, que llegan a aprender, a ver la luz del otro lado de la luna, como Armando Manzanero lo explicó a un grupo de estudiantes de Puebla.

En cada país hay cosas que deslumbran a los seres humanos. En Japón, en el mes de marzo cientos de personas asisten al bosque de cerezas para presenciar cómo las flores empiezan a abrir sus pétalos, que son de muchos colores al iniciar la etapa de la primavera.

En nuestro México por estas mismas fechas, cientos de personas asisten a Teotihuacán para recibir la fuerza de los rayos del sol que llenan toda una vida para quienes tienen la certeza que esa fuerza los hace superar los tiempos difíciles.

.

APRENDER DE COPÉRNICO

Un científico que además fue clérigo y pastor de almas de la Iglesia Católica nos hace entender el valor que tiene la ciencia.

Es considerado como el punto inicial o fundador de la astronomía moderna, además de ser una pieza clave en lo que se llamó la Revolución Científica en la época del Renacimiento. Copérnico pasó cerca de veinticinco años trabajando en el desarrollo de su modelo heliocéntrico del universo.

En 2005 un equipo de arqueólogos polacos afirmó haber hallado sus restos en la catedral de Frombork, teoría que fue verificada en 2008 al analizar un diente y parte del cráneo y compararlo con un pelo suyo encontrado en uno de sus manuscritos. A partir del cráneo, expertos periciales reconstruyeron su rostro, coincidiendo este con el de su retrato.

Kaplan, científico alemán, confirmó las teorías de Copérnico con los detalles avanzados de que en el universo, por ejemplo, existen planetas enanos, que aparecen como sombras en los modernos telescopios que vagan fuera de nuestro sistema solar.

En lo personal me quedo con la verdad de que en este mundo existen nuevas y mejores emociones.