Gente PVLetras Sahumerias

El Ser en el tiempo

Lograr establecer una clara diferencia entre el SER ÉTICO y el DEBER SER ÉTICO requiere la acción enérgica y concertada de la voluntad humana para desarrollar una nueva concepción de la Ética.

.

Por Marisú Ramírez

.

Tomás Trigo planteó en la Comisión Teológica Internacional (CTI) en el documento “En busca de una ética universal, un nuevo modo de ver la ley natural”, publicado en el 2009, “La Declaración universal de los derechos del hombre” constituye uno de los éxitos más bellos de la historia moderna. El problema está en los fundamentos. Las “declaraciones” no sirven de nada si no se fundamentan en la verdad sobre lo que es bueno o malo para el ser humano.

En las relaciones cotidianas de unos individuos con otros, surgen constantemente problemas cuya solución no sólo afecta a la persona que los crea, sino también a otra u otras personas que sufrirán las consecuencias. Thomas Hobbes decía que las pasiones del hombre (SER) se corresponden con movimientos, por ello, había que encontrar qué pasiones promovían la civilidad en los hombres para provocarlas y de esa manera generar (DEBER SER) un orden civil.

Lograr establecer una clara diferencia entre el SER ÉTICO y el DEBER SER ÉTICO requiere la acción enérgica y concertada de la voluntad humana para desarrollar una nueva concepción de la Ética. Para ilustrar un poco este aspecto de la Ética, Juan Manuel Garduño Mora señalaba que los semáforos sirven para regular el tráfico de la ciudad, de hecho, nos vemos beneficiados cuando queremos cruzar la calle, pero otra perspectiva es estar detrás del volante con prisa (EL ESTAR), pues estamos ante la tentativa de respetar o no el señalamiento, en otras palabras, entramos en conflicto con nosotros mismos (SER) y, al mismo tiempo, con las normas cívicas (DEBER SER). La cuestión aquí es que el hombre espontáneamente no sigue las normas de la civilidad (SER), sino que necesita ser obligado a ello (DEBER SER) —Difícil juego de palabras—.

Emanuel Kant: A diferencia de Platón, sostenía que el que actúa mal no lo hace por ignorancia, sino con pleno conocimiento de causa, es decir, en sus máximas adopta el utilizar al otro como un simple medio para sus fines, reduce al otro a la condición de objeto. Esclavizar a alguien no es por obra de la ignorancia, sino por un motivo egoísta que nos lleva a no reconocer los derechos del otro (SER), uno es tan consciente de ello que por ninguna razón quisiera estar (EL ESTAR) en el lugar del esclavo. Para Kant, este fenómeno es una perversión que invierte los motivos impulsores del libre arbitrio en contra de la ley moral (DEBER SER).

De hecho, cuando Kant inicia su proyecto ético tiene claro que ni los talentos del espíritu —como el entendimiento, el ingenio, o la capacidad de juzgar— ni los dones de la fortuna —como el poder, la riqueza, la honra y la salud—, son cosas buenas en sí (SER), pues dependen de cómo se les use (DEBER SER).

Por su parte, Nicolás Maquiavelo decía que uno de los problemas de los pensadores políticos de su tiempo era escribir cómo debía ser un príncipe (SER), en lugar de describir qué eran y qué podían hacer dadas las circunstancias (DEBER SER). También señaló que “los hombres siempre serán malos (SER) si la necesidad no les obliga (DEBER SER) a ser buenos”.

Así mismo David Hume sostenía que lo que mueve a los seres humanos son las pasiones (SER) y no la razón (DEBER SER). En el mismo sentido, Emmanuel Kant: señalaba que “con una madera tan torcida como es el hombre (SER) no se puede conseguir nada completamente derecho (DEBER SER)”

Corresponde al hombre actual compensar los grandes problemas éticos con una más fina percepción de sus regulaciones morales: Comprender la diferencia entre el SER y el DEBER SER; complicada pareja en la historia de la humanidad. masryram@msn.com.