Gente PV

“Lo único en lo que pienso es en llegar a la meta”

Por Miguel Ángel Ocaña Reyes

.

Mujer de pocas palabas, mirada serena, de notable timidez, Lorena Ramírez es una mujer rarámuri que ha destacado por su participación en diversos maratones, no solamente en México, sino también en países como Japón o España, y es que es de llamar la atención que cada vez que corre lo hace con su vestimenta cotidiana, huaraches, falda y una blusa ligera.

Lorena tiene apenas 23 años, vive con su padre y sus hermanos en una comunidad aislada en medio de la sierra de Chihuahua, donde sus vecinos se encuentran a kilómetros de distancia, y la ciudad más cercana a cuatro horas en camioneta, estas circunstancias han provocado que todos en su familia sean unos excelentes corredores.

“Vivimos en medio de la nada, no tenemos vecinos, no es como aquí, allá para ir a la tienda caminamos dos horas y de regreso dos horas con las cosas que compramos en la espalda, pasamos por los ríos y las colinas, allá es muy tranquilo, así hacemos ejercicio, sólo hay caballos y vacas, en la noche no hay ruido, sólo se oyen los coyotes y los búhos, todo es tranquilo, empezamos desde niños a llevar los chivos, como a los cinco años, vivimos de nuestra propia cosecha, cultivamos frijoles y papas, en la temporada de lluvia cosechamos quelites, aprovechamos para ir a las carreras donde nos invitan, pero después nos regresamos.”

Lorena es una joven cuya actividad cotidiana se desarrolla desde muy temprana hora, pues a las cinco de la mañana se levanta, para prender la leña, pone su olla de barro para hacer la tostada con la cual hace el pinole, más tarde prepara el desayuno y sale a caminar,  recoge leña, cuida chivas y entrena. Al regresar a su casa toma dos tambos de 20 litros en una carretilla para recolectar agua en un pequeño manantial que se encuentra a kilómetro y medio, después cocina, realiza algunas tareas del hogar para más tarde preparar la cena y descansar, una rutina sencilla en la que vive feliz.

Para Lorena correr es una especie de escape de la realidad, pues manifiesta que cuando se encuentra corriendo su único pensamiento es llegar a la meta.

“Cuando corro no pienso en nada, sólo es correr y correr y lo único en lo que pienso es en llegar a la meta. Desde un principio tengo la fuerza de correr, desde niña y sólo quiero seguir corriendo.”

Al cuestionársele si quiere usar tenis o ropa especial para correr, con firmeza y seguridad lo niega, pues dice que con los zapatos deportivos tiene el temor de resbalarse.

La tarde del pasado sábado Lorena Ramírez tuvo un encuentro con el púbico en el Teatro Vallarta donde compartió sus experiencias.

En el Primer Maratón Puerto Vallarta Centenario, Lorena Ramírez participó a modo de entrenamiento, donde hizo un tiempo de una hora 59 minutos.