Sin política de caricatura

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Desde la presidencia de Díaz Ordaz hasta casi el fin del Peñismo, poco ha cambiado en beneficio de la sociedad marginada, en el renglón de bienestar social.

Hoy son momentos de campaña y desasosiego nacional, millonadas de pesos para la promoción de la esperanza,  la política a la mexicana se vestirá nuevamente de anhelos; están en puerta los debates, momentos de enorme desasosiego donde se podrán analizar las tesis de filósofos como Aristóteles, Maquiavelo y las propuestas de comunicación de Lasswel, Dahl, o las tesis  sociológicas  de K. Marx o M. Weber.

Es la guerra de palabrerías, hasta ahora seudo proyectos de los contrincantes por encima de las necesidades reales del pueblo; no hay propuestas bien fundamentadas estoy seguro se pensarán y expondrán en el próximo encuentro-debate, los ciudadanos estarán en espera de claridad en los planteamientos, resultados esperados por décadas.

Los gobiernos de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León y Vicente Fox Quesada dejaron más mentiras innecesarias que propuestas que llevaran a la transformación del país, el cambio nunca llegó, desafortunadamente México está peor; no hay duda cada mandato realizó su esfuerzo,  solamente en beneficio de unos cuantos, las migajas fueron para los menos favorecidos, o sea, los que votaron por ellos.

Agoniza el de sexenio de Enrique Peña Nieto sumamente complicado, débil y cuestionado, dejará un país al filo de la navaja; la creciente  inseguridad pública una  democracia cuestionada y ensuciada por la corrupción de mandatarios insaciables,  un crecimiento económico mediocre y estancado, la firma de un tratado con la supeditación a Estados Unidos, en toda la jornada ha sido el común denominador, como dijo el licenciado Ildefonso Guajardo titular de Economía de México: “renegociar no será miel sobre hojuelas”, tampoco para los mexicanos ha sido fácil a lo largo de su historia.

Hay esperanza en el corazón de los mexicanos, esperan que el debate de candidatos no sea una pasarela de palabrería alejada de la realidad. Estoy convencido que pocas naciones resisten lo que se padece aquí; en este sentido, la tónica de los debatientes en el pasado estuvo fuera del análisis serio y llegó a la parte más superficial y subjetiva; lo he dicho en otros espacios es momento de decisiones concretas en las cuales se considere a los millones de los mexicanos en penuria.

Por otro lado el mundo enfrenta miedo provocado por las circunstancias complicadas de escenarios de una posible conflagración mundial,  escenarios económicos adversos y graves provocados por el nefasto mandatario norteamericano, todo esto no se ha visto con tal intensidad en las últimas cinco décadas; es un camino sinuoso para los habitantes del planeta sin avizorar fin, en política no caben las mentiras y simulaciones, lo saben los líderes mundiales, algunos de ellos reunidos recientemente en Perú las soluciones no admiten maquillaje por dañino, hacer política implica compromisos claros y trascendentes no lo que se vive en la actualidad en México y el mundo; probidad es la palabra que tendrá que recobrar vida mundial.

La sociedad humana ha padecido de todo, intervenciones militares en países soberanos, bombardeos ordenados por el enfermizo Donald Trump; migraciones amenazadas, chantajes, desapasiones forzadas, secuestros, asesinatos de periodistas, de políticos y chantajes de todo tipo, un desencuentro empresarial donde se pide manejo ético y fin a los actos de corrupción por parte de los servidores públicos; han levantado su mano para criticar como nunca al gobierno federal por la inestabilidad y la complacencia de actos contrarios a la justicia.

El TLCAN está en veremos todavía, la presión de agricultores norteamericanos a su gobierno crece por las pérdidas cuantiosas que enfrentan y el desequilibrio del mercado aunado a lo superfluo en las actitudes del desequilibrado Trump parecen no concluir, por tal se espera cordura, así como el apoyo demostrado por Canadá hacia México. Hay urgencia en la búsqueda de alternativas novedosas para el desarrollo industrial de México, sobre todo en la rama petrolera, así como el total respeto a nuevos modelos productivos, potenciar su  turismo con nuevas propuestas de  calidad en el servicio.

Incrementar sustancialmente la exportación, nivelar las actividades con respecto a países que han dado ejemplo productivo, los cuales arrancaron con ese objetivo hace cinco décadas,  México se frenó, o lo frenaron, todo esto requiere detonar esquemas libres de corrupción y visión de futuro. Se espera un debate de altura.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.