Consejos de una abuelita modernaGente PV

Un rayo de luz

Con tantas noticias perversas, injustas y desalentadoras, tanto a nivel mundial como nacional, sin poder hacer maravillas para que nos entre la cordura a todos los habitantes de éste enigmático Planeta Tierra, y no sigamos comportándonos como si fuéramos unos terrícolas contumaces, acostumbrados a escuchar esas tristes noticias sobre: pleitos, muros, la cesación de las vidas en esas infames guerras comerciales; la infinidad de muertes de semejantes; millones de seres humanos que fallecen de inanición e impotencia al tener que dejar sus patrias o ser desplazados de sus hogares por: necesidad, inclemencias del medio ambiente, secuestros, robos, esos asesinatos grupales, etcétera, como si la increíble vida de un sólo ser humano, que tuvo que estar en el vientre de su madre por varios meses… ¡no tuviera la menor importancia para esos entes descerebrados!

¡Cómo que no le damos la importancia que se merece al valor de una sola vida!

Por desgracia, ya nos estamos acostumbrando al sólo vivir por vivir el momento, en un mundo extraño, de zombis, cuando cada día en los noticieros escuchamos como algo “normal” el: Mataron tantos en tal parte; secuestraron “X” de personas y las asesinaron, o nunca las hallaron; en tal guerra o enfrentamiento, fallecieron innumerables civiles incluyendo a esos inocentes niños y ancianos; se han aprobado las nuevas “Leyes”, a favor del aborto y la eutanasia; en un evento salieron despavoridos los asistentes y se llevaron entre los pies muchas gentes caídas, ¡quitándoles la vida!

A mi quinta edad, me siento impotente ante tanta confusión terrícola, y aunque quisiera hacer algo para remediar el exceso de dolor y desesperación en algunos de mis semejantes, tristemente ¡no puedo hacer nada para remediarlo!, y en ocasiones me siento muy afligida, sobre todo cuando veo el sol en el ocaso, y en el cielo sólo puedo observar una obscuridad inaudita…

Mi adorado pero muy vejado país, sobre todo al final de un sexenio donde surgen nuevos “Partidos, partidos”… Donde sin piedad todos se denigran en público, sin ponerse a pensar que alguno saldrá elegido y nos representará a nivel mundial, y hasta reaparecen esos políticos obsoletos, haciendo alarde de gran experiencia y me pregunto: ¿Por qué después de su excelente aportación en pro de nuestra gente, permitieron que mi maravilloso país se encuentre en este caos?

La respuesta es muy simple, ya que en realidad apoyan sin apoyar a nadie, sólo a ellos mismos, mientras sacan mayor provecho a esa “Gran oportunidad” que la vida les ofrece nuevamente, ¡tratando de buscar su famosa… “Pensión vitalicia”, ¡aunque sea a costa de un pueblo hambriento!… con la única finalidad de poder irse a vivir cómodamente al extranjero, o aumentar su fortuna, olvidando que cuando mueran nada se llevarán y sólo dejarán esa herencia maldita a sus seres queridos que tal vez por ambición, ¡entre ellos mismos se matarán!

Como soy una persona tan ignorante, tontamente me pregunto… ¿Dónde quedaron sus principios e ideales en pro de mi adorado México? Solamente al ver cómo en forma absurda, cambian de “Partidos, partidos”, como de calcetines (en caso de que hayan asistido en primaria, a sus clases de higiene personal y mental).

Pero eso sí, les encanta aplicar los dichos de esa sabiduría popular, a la cual han abandonado a su suerte: “Ojos que no ven…corazón que no siente”… o… “A río revuelto… ¡ganancia de pescadores!”

Ante tanto dolor, obscuridad y tristeza, de repente… “un rayo de luz”, iluminó de nuevo mi existencia, llenándome de una gran vitalidad y energía; pues sólo bastó la increíble noticia de la llegada al mundo de un nuevo ángel terrenal en la familia, y la invitación al bautizo de Adán Leonardo, quien estuvo a punto de no conocer el mundo, por una caída accidental de su madre; eso me hizo reaccionar, al recordar que gracias al gran amor, protección y cuidados de familiares, amigos y extraños unidos, a pesar de tener diferentes nacionalidades… ¡Logré tener la dicha del poder conocer el Globo Terráqueo!, ¡sí!, porque una nueva vida, significa… ¡Una gran esperanza ante tanta crueldad y desaliento existente en la humanidad actual!

Para mí, poder de la oración y las vibraciones positivas que emitimos los seres, ¡son increíbles!; ya que, en cada uno existe una fuente de energía… Por eso les suplico encarecidamente que nos unamos para pedir al Creador, misericordia y de nuevo nos salve del destino fatal que se aproxima en éste enigmático Planeta Tierra, para que hasta en el lugar más recóndito, podamos ver “un rayo de luz”, que nos traerá de nuevo esa paz, felicidad, abundancia, justicia, respeto y mucho amor tan anhelados… ¡Por toda la humanidad!

.

Cariñosamente Ana I.