Dos tipos de cuidado

Pedro Infante y Jorge Negrete.

.

Por Humberto Aguilar

.

A 61 años de su muerte se mantiene viva la figura de Pedro Infante. Hace unos días se le recordó con varios eventos en la Ciudad de México, así como en Culiacán y en otras ciudades de Sinaloa. En la televisión, los canales que reproducen películas volvieron a presentar algunos de sus éxitos.

Originario de Sinaloa, en los años 40s del siglo pasado empezó su carrera en el cine, al lado de Sofía Álvarez. Desde el inicio hasta el día de su muerte en un accidente aéreo en Mérida, Yucatán, su popularidad se mantuvo en alto, lo mismo con sus canciones que en el cine con películas que hoy se mantienen vigentes en un público que envejeció en estos 60 años, incluso con quienes nacieron en el tiempo que ha transcurrido tras su muerte.

En Vallarta, Tato Ortiz, trabajador de la CFE es aun hoy un personaje que lo mantiene vivo. Desde que murió, cada año estuvo en la Ciudad de México en la celebración de los eventos organizados en el lugar donde están los restos de Pedro. Tato se jubiló y vive al lado de su familia en la delegación de Ixtapa. Conserva fotos y películas de su ídolo. Así como él, otros cinéfilos mantienen viva la figura de Pedro.

.

SU CARRERA EN EL CINE

Pedro hizo más de 60 películas. Alternó con grandes actores de la época que hicieron posible crear lo que se llama la “época de oro” del cine mexicano.

Su primera gran historia fue “Nosotros los Pobres” donde cantó “Amorcito Corazón” con Blanca Estela Pavón en una saga que siguió con “Ustedes los Ricos” y “Pepe el Toro”, donde fue carpintero y boxeador.

Antes actuó al lado de Jorge Negrete en la película “Dos tipos de cuidado”. Como actor se reveló en otra saga con los actores Fernando, Andrés  y Domingo Soler. Con Fernando fueron auténticos duelos de actuación interpretando cintas al lado también de la abuelita del cine mexicano, Sara García.

En “Los tres huastecos” hizo una triple actuación muy celebrada, como sacerdote, militar y un personaje perseguido por las autoridades.

Su consagración internacional fue al lado de María Félix en “Tizoc”, cinta que fue premiada en el Festival de Cine de Berlín como mejor actor principal y en los Globos de Oro​ como mejor película extranjera. Fue su última actuación, aun sin ser exhibida esta cinta, murió en ese accidente aéreo que llenó de luto a México.

A los 61 años de su muerte lo recordamos con cariño. Sus canciones aún se escuchan en la radio. Sus películas mantienen vigente su figura en los canales de cine mexicano.

Curiosamente sus herederos no reciben regalías de las cientos de canciones que interpretó. Las regaló a quienes produjeron sus discos sin pensar que fueron millones de pesos los que pudo haber recibido él y sus herederos.

Su vida privada fue muy comentada. Antes de morir tuvo otro accidente aéreo en la Ciudad de México. Le gustaba volar sus propios aviones, en ese accidente iba con Lupita Torrentera, su primera esposa. Luego de su muerte aparecieron algunos hijos con gran parecido a este ídolo del cine mexicano.