Factores que influirán en la elección presidencial 2018

Sería una necedad pretender que el pueblo no pueda cometer errores políticos. Puede cometerlos, y graves. El pueblo lo sabe y paga las consecuencias; pero comparados con los errores que han sido cometidos por cualquier género de autocracia, estos otros carecen de importancia.
– John Calvin Coolidge.

.

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla
luis.zuniga@univa.mx

.

Próximos a vivir la jornada electoral y previo el proceso de campaña para la elección a Presidente de la República y demás cargos de representación popular a nivel federal, será importante analizar el escenario económico y social que se vive y que habrá de tener una influencia importante en el ánimo de los votantes.

México como undécima mayor economía del mundo respecto al PIB medido según la paridad del poder de compra, experimentado importantes cambios estructurales en las últimas tres décadas y pasa a ser de una economía dependiente del petróleo a principios de la década de 1990 a un centro manufacturero después del TLCAN a mediados de esa misma década, lo que le ha permitido acrecentar su comercio internacional.

La proximidad al mercado de exportación de Estados Unidos de América sigue siendo una ventaja competitiva, aunado a ello se ha impulsado estratégicamente el libre comercio al suscribir 12 acuerdos con 46 países; lo que le constituye como un importante exportador mundial de automóviles y televisores de pantalla plana, entre otros productos.

Sin embargo, el potencial económico del país se ve obstaculizado por desafíos importantes como los altos niveles de pobreza, la creciente violencia, altos niveles de corrupción, la inequidad en el pago de impuestos, la falta de oportunidades de estudio y de trabajo para los jóvenes, la desigualdad en los ingresos es alta en relación con otros países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

La asimetría entre ricos y pobres en México es la más grande entre los países afiliados a la OCDE, según datos que provee este organismo. El 10% más rico de la población en México gana 20 veces más que el 10% más pobre, en tanto que en los países de la OCDE el promedio es de cerca de 8 veces más.

Otros importantes problemas que enfrenta nuestro país son el gasto social muy bajo para eliminar la pobreza, no lograr una sociedad más incluyente, la evasión y la elusión fiscal reducen los ingresos del gobierno, la gente en condiciones de pobreza extrema está excluida de las medidas de protección, la informalidad, tasas bajas de participación femenina, aprovechamiento escolar insuficiente, exclusión financiera, una norma de derecho endeble, con procesos judiciales poco confiables.

No obstante, las reformas estructurales implementadas desde 2012, cuyo objetivo es mejorar el crecimiento, el bienestar y la distribución del ingreso, persisten esos como otros grandes desafíos. Se trata de una serie de variables que inciden de forma directa para todos y de forma especial a aquella porción de la población mexicana que vive en la franja de pobreza y pobreza extrema, que constituyen una fracción significativa de votantes.

El escenario que viven este grupo de mexicanos que conforma alrededor de más de 53 millones de habitantes ubicados en la franja de pobreza y pobreza extrema, significa un importante porcentaje del padrón electoral, que su condición ya no puede ser más grave que la que actualmente enfrentan, por lo que apostar a una opción diferente a las ya conocidas, les brinda la esperanza de un cambio; transformación que no han tenido la oportunidad de apreciar y que prácticamente les mantiene al margen del desarrollo. Quizá no con la plena convicción o certeza de los resultados que en un sexenio puedan lograr, pero si con el propósito de atraer los reflectores al resto de la sociedad para que se ponga atención especial a su situación.

“Las ambiciosas reformas estructurales y las sólidas políticas macroeconómicas han asegurado la resistencia de la economía, sumamente abierta, ante las desafiantes condiciones mundiales. Sin embargo, el crecimiento no ha sido suficientemente incluyente para lograr mejores condiciones de vida para muchas familias mexicanas. Han aumentado las desigualdades entre una economía moderna muy productiva en el Norte y el Centro y una economía tradicional de menor productividad en el Sur”, según análisis que realiza la OCDE.

México puede reactivar el crecimiento al replantear la prioridad del gasto público respecto de infraestructura, capacitación, salud y reducción de la pobreza; lo realizó recientemente en los sectores que se beneficiaron de las reformas estructurales: energético, financiero y de telecomunicaciones.

La apertura comercial, la inversión extranjera directa, la integración en las cadenas globales de valor y los incentivos a la innovación han impulsado las exportaciones, en especial las de automóviles. Sin embargo, otros sectores se han rezagado, al verse afectados por regulaciones locales demasiado rigurosas, instituciones jurídicas débiles, informalidad arraigada, corrupción y desarrollo financiero insuficiente.

Es indispensable llevar a cabo reformas adicionales para solucionar estos problemas, al estar ingreso sumamente concentrado, muchas familias viven en la pobreza, la inseguridad es alta, las mujeres sufren discriminación de muchos tipos. Para las madres de niños pequeños, la participación en el mercado laboral es un desafío, lo que refleja la insuficiencia de guarderías asequibles y de calidad. Las prácticas comerciales también podrían fomentar la inclusión y ser más responsables con las mujeres, los discapacitados y otros grupos objeto de discriminación.

Sin ánimo de menospreciar los resultados que nuestro país ha tenido en los últimos sexenios, pero tratando de enfatizar sobre el sentir de una mayoría de la población que vive en condiciones menos favorables, su análisis sobre el mejor perfil para dirigir el rumbo de nuestro país, estará muy vinculado a su condición pasada y presente con la esperanza de un cambio inmediato, se trata de factores que influirán en la elección presidencial 2018.

.

(*) Director de la Univa-PV.