Rotary transforma vidas

La educación es el arma más poderosa que puedes utilizar para cambiar el mundo.
  – Nelson Mandela.

.

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

Con un desplegado de 1.2 millones de personas en todo el mundo, a través de los 35,000 clubes registrados, Rotary International se constituye como una de las organizaciones altruistas más importantes del mundo. Personas de todos los continentes y culturas trabajan juntos para intercambiar ideas, forjar amistades y establecer contactos profesionales, marcando diferencia en sus comunidades.

No existe día del año, ni rincón del planeta en el que no exista la presencia y trabajo de algún rotario convencido de servir a los demás, sobre todo en aquellas causas que más afectan a una población. Comunidades que se encuentran al margen del desarrollo y con carencias significativas que ponen en riesgo su salud y hasta su vida.

Se considera que aproximadamente 800 millones de personas subsisten con menos de 1.90 dólares diarios, situación que los hace vulnerables a problemas de salud, evidentemente marginados de la educación y de toda posibilidad de tener una vida digna.  Ante tan cruda realidad, los socios de Rotary dan muestra de su pasión al combatir la pobreza con soluciones sostenibles, es decir, buscando involucrar a las mismas comunidades a través de capacitación, para lograr su propio sostenimiento.

La fundación de Rotary a través de sus socios, emprenden proyectos para empoderar a personas que quieren emprender, líderes locales que se encuentran ávidos de salir adelante y que solo les hace falta una mano que les brinde el apoyo. Particularmente se favorece la ayuda a las mujeres en comunidades empobrecidas, dada sus características de responsabilidad, de fortaleza, compromiso e interés por salir adelante con su familia.

Se trata no solo de brindar un apoyo momentáneo, sino una capacitación y oportunidades de empleo remunerado, así como acceso a servicios de instituciones financieras, que sin el respaldo de Rotary no lo tendrían.

A través de la capacitación que brindan los socios de Rotary, se genera un círculo virtuoso y los beneficiarios sirven de vínculo a sus comunidades para generar contactos, desarrollar nuevos negocios, y apropiarse de base de una cultura financiera en favor de sus comunidades.

La magnitud de las obras que realizan los rotarios son impresionantes, ya que a través de las mujeres rompen el ciclo de la pobreza, así podemos citar el caso de un grupo de mujeres que viven en zonas rurales de Guatemala, quienes no pueden solicitar préstamos a las instituciones financieras por falta de garantía y a través del Club Rotario de Guatemala de la Ermita, se brindó un programa de capacitación para enseñar a 400 mujeres de la localidad principios básicos de gestión financiera. Producto de ello las mujeres de la comunidad pudieron establecer su propio fondo de micropréstamos.

Otro caso importante de éxito, es el desarrollado por parte de los socios de Rotary en Esmeraldas en Ecuador, quienes facilitaron la obtención de más de 250 micropréstamos y capacitaron a unos 270 residentes de la comunidad con cursos en corte y confección, banca, repostería, plomería, microcrédito, gestión comercial y liderazgo, toda una diversidad de actividades productivas generadoras de oportunidades para los habitantes de esa región.

Un caso más cercano al entorno de Puerto Vallarta, es el taller de costura impulsado por el canadiense Arthur Furmerton, miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur quien, desde hace varios años, ha venido consolidando un importante programa en la comunidad de Volcanes.

De forma inicial logró rescatar una escuela que se encontraba en abandono y que gracias a su gestión y con el apoyo de miembros de su club como de otros clubes extranjeros, se logró transforma las instalaciones en un verdadero centro escolar en el que, no solo se fortalece la formación académica de los niños y adolescentes de la comunidad, sino que además se les imparten clases de inglés, computación y otras actividades culturales como la música.

Por lo que respecta al taller de costura, se llevó a cabo la capacitación de varias decenas de señoras de la comunidad para aprender el oficio de la costura, así también se gestionaron recursos para la adquisición de máquinas de coser y equipo necesario para que las mujeres de la comunidad, ahora estén convertidas en grandes emprendedoras, comercializando sus prendas conectadas en la cadena de suministro del sector hotelero y restaurantero.

Sin duda alguna un importante programa de éxito para la comunidad impulsado por grandes seres humanos, miembros del Club Rotario Puerto Vallarta Sur, encabezados por Arthur Furmerton y de su esposa Mayra, que fortalece la idea de que Rotary transforma vidas.

.

(*) Director de la Univa PV.