Esos derechos

Por Humberto Aguilar

.

Países destrozados a causa de la guerra, millones de seres indefensos perdieron la vida a causa de los bombardeos sobre cada ciudad de Europa. En 1948, en las primeras reuniones de las Naciones Unidas, se creó oficialmente la Comisión Mundial de los Derechos Humanos. En este 2018 se cumplen setenta años sin lograr el respeto a esa ley moral.

Desde el positivismo jurídico los países se suscriben ante las Naciones Unidas por el respeto a los derechos humanos, cuyos fundamentos son: Las condiciones instrumentales que le permiten a la persona su realización, aquellas libertades facultades, instituciones o reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos​ por el simple hecho de su condición humana, para la garantía de una vida digna, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

.

“TODOS SOMOS CULPABLES”

Los bombardeos sobre ciudades indefensas como ocurrió en Londres, pero sobre todo en Hiroshima y Nagasaki hicieron entender a todos la necesidad de proteger al ser humano mediante la creación de los derechos humanos.

A setenta años de distancia, la interpretación es muy diferente en cada país. Un ejemplo lamentable es en Kosovo que fue parte integrante de la unión de repúblicas socialistas soviéticas ubicado en el centro de los Balcanes. En ese país la mujer no tiene ni un solo derecho. Se le considera propiedad del hombre con el que llega a casarse. Si por algún motivo levanta la voz, mata a su conyugue antes de ser victimada por él, las condenas son elevadas, destruyen su vida para siempre.

No voy a dar mayores ejemplos de otros países. En México, los derechos humanos son controvertidos. En algunos casos a los delincuentes se les reconocen más esos derechos humanos que a las víctimas.

El Ejército mexicano y los marinos son acusados públicamente de no respetar esos derechos. Su trabajo como defensores de la nación carece de derechos jurídicos. Esa ley está pendiente en el Congreso de la Nación.

La delincuencia organizada actúa sin respetar los derechos humanos. Actúa con salvajismo como en el caso de esos tres jóvenes estudiantes de la Universidad de Guadalajara secuestrados, torturados y asesinados. Sus cuerpos fueron disueltos en ácidos por esos delincuentes.

Son ya más de cien periodistas que han sido asesinados en nuestro país. Son casos muy sonados de hombres y mujeres que han perdido la vida. Igual ocurre en el medio político, presidentes municipales, aspirantes a un cargo aparecen sin vida. Pareciera que en México se desconocen los derechos humanos más existe la comisión reconocida por las leyes, vigila la Comisión Iberoamericana más su actitud parece ser que defiende más los derechos de los delincuentes como se da a conocer en cada caso en el que el delincuente entra por una puerta y sale por otra, precisamente al acudir a esos derechos humanos.

En esta etapa que se vive para elegir al próximo presidente de la República poco se habla del respeto a los derechos humanos especialmente en niños, mujeres y ancianos, los más de cuarenta millones de habitantes que viven en zonas marginadas son las victimas principales en el desconocimiento de que por ley divina desde el seno de su madre adquieren ese respeto.

Este día, en el setenta aniversario de los derechos humanos, lamento sinceramente que todos nos neguemos esos derechos.