Buen provecho

Por Humberto Aguilar

.

En las costas marinas de México se producen alimentos que son la delicia, lo mismo en la mesa de un elegante restaurante que en casa. En el Pacífico Mexicano existen zonas en las que en forma natural nacen y crecen diversos productos que son una maravilla por el simple detalle que la semilla de un molusco en los meses de reproducción nos ofrece desde callo de hacha, ostiones, patas de mula, gorro y esa delicia que conocemos como mejillones.

España es líder en el cultivo y producción de diferentes especies, especialmente el mejillón. Es una industria que crece ante la demanda de todos los países europeos. Su producción llega a las 250 mil toneladas al año. Los ingresos son de millones de euros. La demanda de este producto es enorme. Sencillamente enorme.

En cambio en México, este producto y otros muchos de los mencionados se dan en forma natural por la cantidad de esteros que tienen nuestras costas, donde existe la producción de todas las especies, lamentablemente el no sujetarse a ninguna regla, los mantos de producción se acaban, como es el caso del callo de hacha, que llegó a ser tan abundante que con diez pesos se ofrecían callos de hacha de buen tamaño, listos para consumirse. Esos mantos se acabaron, de tal suerte que hoy el callo de hacha alcanza un precio muy alto.

Recientemente se han encontrado nuevos mantos de producción en Nayarit y en Sinaloa. Los pescadores cuidan y ocultan la posición donde existen estos enormes cultivos de callo de hacha para su propio beneficio.

.

TRABAJO EJEMPLAR

Para España el cultivo del mejillón y otros productos como las almejas tienen un lugar conocido como Celta de Vigo la mayor extensión de cultivo y producción especialmente del delicioso mejillón.

Las autoridades sanitarias mantienen un estricto control sobre la producción y conservación de todos los productos que se cultivan en esa región.

Hace unos días se detectó en Francia la contaminación en productos ya congelados, determinándose detener la venta de mil 500 toneladas de mejillón, lo cual es lamentable para quienes gustan de este producto.

De nuevo hacemos la comparación con México, en Sinaloa, en un sitio llamado Angostura, en el municipio “Juan José Ríos”, el cultivo de mejillones parece ser de solamente meter la mano al mar y sacarlo por cientos de este producto. Es lamentable que nuestras autoridades no tengan la noción de organizar el cultivo de este y otros muchos productos.

Un ejemplo de organización se ve y se siente en nuestro vecino Bucerías, en Bahía de Banderas. Bucerías toma este nombre a este nuestro conocido vecino precisamente porque son los buzos que cuidan y cultivan el ostión. El consumo se da desde septiembre hasta abril, la veda obligada por las autoridades es de los meses que no tienen “R”, por ejemplo mayo, junio, julio y agosto. Son meses de reproducción de todas las especies marinas.

Vale la pena sugerir a la Zofemat, así como al gobierno de México, mayor atención para el cultivo de todas estas especies que pueden ser en forma organizada el ingreso económico para todas las familias que viven en las costas del Océano Pacífico mexicano.

Si usted consume cualquiera de estas especies… ¡Buen provecho!