Demuelen finca de lujo en Bahía de Banderas

La obra fue destruida.

.

Por José Reyes Burgos
Bahía de Banderas

.

Un inmueble particular ya había sido levantado en casi un 80% sobre un terreno de Playa Careyeros, en el municipio nayarita de Bahía de Banderas; sin embargo, al carecer de la autorización para construcción sobre ecosistema costero, una que es de carácter federal, fue hecha demoler el pasado martes, por orden de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA).

La dependencia dio a conocer que la demolición de la finca de propiedad particular fue producto de un procedimiento administrativo iniciado en octubre del año pasado, luego de que tras una inspección practicada en el mismo mes por agentes de la PROFEPA, estos determinaran que las obras “de carácter civil” realizadas sobre un predio de 744 metros cuadrados en la Playa Careyeros habían impactado sin autorización al ecosistema del lugar.

El inmueble, que tenía toda la apariencia de concluirse como residencia particular de lujo y descanso, contaba al momento de su demolición con una estructura de concreto terminada con dos plantas, una fosa séptica, un cuarto de servicio, barda perimetral, área de esparcimiento, andador con acceso a lo que parecía una pequeña cabaña externa, e incluso una alberca y asoleadero.

El motivo de la destrucción del prematuro inmueble fue la usencia de permisos en materia de impacto ambiental y construcción sobre ecosistema costero, mismos que deben ser emitidos por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

La PROFEPA reveló que contactó al dueño de la obra y este no pudo acreditar los permisos requeridos, por lo que le fue solicitada la demolición de la estructura en su totalidad y la reparación del daño causado al ecosistema natural.

Por eso, el propietario, de quien la dependencia se reservó el nombre, tuvo que contratar maquinaria pesada y manual con la que procedió a la demolición del inmueble bajo supervisión de agentes de la PROFEPA, mismos que aseguraron que el manejo de los residuos y escombros del acto fueran manejados “con responsabilidad”. Estos fueron depositados en un lugar autorizado por el H. Ayuntamiento de Bahía de Banderas.

Además, el dueño deberá restaurar el área natural dañada y reforestarla con la vegetación correspondiente, no sin antes pagar una multa de 80 mil 60 pesos por dañar el ecosistema y construir sin permisos correspondientes. Cabe mencionar que la PROFEPA no anunció ningún operativo especial para detectar construcciones irregulares en la Riviera Nayarit, donde actualmente se registra una importante detonación inmobiliaria.