¿Cuáles serán sus fundamentos para la decisión del voto?

La noción del bien y del mal no puede ser resuelta por el sufragio universal. No depende de una urna electoral el hacer falso lo verdadero e injusto lo justo. La conciencia humana no puede ser sometida al voto.
– Víctor Hugo.

.

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

Avanza el proceso electoral y se incrementa la efervescencia por la dinámica que viven las campañas y la expectativa de los resultados de la votación. Se esperaría que la participación de los votantes fuera tan contundente para que proporcione al ganador la certeza del respaldo que tendrá su gestión y avanzar en nuestro proceso democrático.

Debemos actuar con la madurez que se requiere para alentar una participación ciudadana que nos involucre a todos en la importante decisión del proyecto de nación que queremos.

En un análisis efectuado de los resultados de las elecciones para Presidente de la República de los Estados Unidad Mexicanos de los cuatro últimos periodos, a partir de la información disponible en el portal de INE, podemos considerar una participación nutrida en las casillas conforme a la lista nominal del presente año.

En el año de 1994, la lista nominal estaba conformada por 45,729,057 votantes,  acudiendo a la votación el 77.16% de los mismos; en el año 2000 la lista nominal estuvo integrada por 58,782,737 el porcentaje de participación disminuyó con relación al sexenio anterior en 63.97%, para el año 2006 la lista nominal ascendía a la cantidad de 71,374,373 y acudieron a las urnas la cantidad de 41,557,430 lo que proporcionalmente representó menor porcentaje de participación con un 58.22%, no obstante el mayor número absoluto  de votantes ; por lo que respecta a la elección en la que resultó ganador el actual Presidente, la lista nominal estaba conformada por 79,492,286 con un 63.08 % de participación, que incrementaría en porcentaje con relación a la elección presidencial anterior.

La elección que se avecina conforma la lista nominal más grande de la historia de nuestro país con 89,418,243 que, de acuerdo al porcentaje promedio lograda en las últimas 4 elecciones, se esperaría una votación alrededor de los 69 millones de votantes.

Se trata de la elección más grande de la historia de nuestro país, además de la cantidad de representantes de elección popular que serán votados, por la lista nominal y los votantes que se esperan acudan a participar en la toma de decisiones también más importante en estos momentos de nuestro país, por lo que significa el futuro de nuestra nación.

Seguramente que el avance de nuestra cultura democrática, logrará que mayor número de personas participen, sobre todo los jóvenes electores que sumados a quienes cuentan con el derecho para ejercer su voto y se encuentran en un rango de edad de los 18 hasta los 29, significa una cantidad de más de 25 millones de votos.

Por otra parte, el rango de votantes de edades entre los 30 a los 39 representa otros 20 millones de votantes y finalmente otro rango importante serán los de más de 65 años quienes alcanzan la suma de más del 11% de los votantes.

Habrá que analizar cuáles serán los elementos que tomarán en cuenta los votantes para ejercer su derecho y que en algunos casos son situaciones que se han acrecentado y en algunos otros serán situaciones derivadas de las circunstancias que se viven en el presente y otras más visualizando hacia el futuro de nuestro país.

Elementos importantes que pesarán en el ánimo de los votantes, será sin duda alguna, la situación económico social que vive nuestro país, con más de 50 millones de mexicanos sumidos en la pobreza y sin una esperanza cierta de cambio, situación de suyo más complicado conforme avanzan los años. Podemos visulizar aquí a ese grupo de familias que se encuentran en la marginación y con la falta de oportunidades para su desarrollo.

Otro aspecto que influirá en la toma de decisiones, será la expectativa de cambio hacía un modelo que privilegie mejores condiciones y oportunidades para los jóvenes, con un escenario de incertidumbre y en muchos de los casos sin oportunidad de acceso al estudio ni al trabajo.

También se hará presente en el ánimo de otro grupo de votantes, la convicción de no cambiar el rumbo de nuestro país, a pesar de las condiciones actuales, también se ponderan los resultados positivos logrados a lo largo de varios sexenios.

Seguramente que también estará impregnado en los resultados de la elección, aquellos votos de quienes, con plena identidad y convicción, mantienen su filiación hacia cierta fracción política.

Así mismo encontraremos a otro grupo de votantes que han trabajado toda su vida con la expectativa de llegar a una edad en la que puedan gozar de bienestar en todos sentidos y que pesará en su ánimo la decisión de encontrar un proyecto de nación que vea realmente por ellos.

También estará otro grupo en condiciones menos desfavorables, quienes han tenido mejores oportunidades de desarrollo personal y profesional a partir de estudios superiores que abrigan una esperanza de continuar en esa línea y mejorar aún más, sin cambios abruptos en un modelo económico.

Así como algunos de los elementos referidos con anterioridad, otros muchos más, serán parte de los aspectos que influirán en la decisión de los votantes. ¿Cuáles serán sus fundamentos para la decisión del voto?

.

(*) Director de la Univa-PV.