Vigila el sector Salud venta de suplementos

Por Enrique Pineda
Puerto Vallarta

.

Debido al incremento en el mercado de la venta de diversos productos denominados “suplementos alimenticios”, los cuales prometen la cura o control de diversas enfermedades, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), alerta sobre el riesgo que representa el consumirlos.

A partir de este año cualquier publicidad, en prensa escrita o medio electrónico, relacionada con los temas de la salud deberá realizarse con un permiso previo por una autoridad de regulación sanitaria.

Ante ello, la Octava Región Sanitaria envió un oficio a los interesados para dar a conocer cuáles son los requisitos que deberán cumplirse a fin de evitar sanciones no sólo para quienes ofrecen la información, sino también para los mismos medios de comunicación, informó la encargada de la Comisión para la Prevención de Riesgos Sanitarios en Jalisco (Coprisjal).

Los productos están elaborados a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas que se pueden presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad de uso es incrementar la ingesta dietética total, complementarla o suplir alguno de sus componentes.

La publicidad de dichos productos, subrayó, es exagerada en sus características y promueve cualidades que carecen de soporte científico, al igual que no han sido evaluados conforme a la legislación aplicable por la Secretaría de Salud Federal (SSA), por lo que su consumo puede representar riesgos a la salud de quien los usa o consume, mismos que se incrementan cuando el producto administrado sin las debidas precauciones y sin algún tipo de evaluación médica previa.

Algunas de las reacciones que se presentan en las personas que los consumen son dolor abdominal, ansiedad, incremento en el apetito, cefalea, diarrea, heces blandas, insomnio, mareo, náuseas, sudoración, temblor, vómito, nerviosismo, somnolencia, cansancio, parestesia, cólicos, hipertensión, taquicardia, arritmia, malestar general, calambres, dolor en extremidades, mialgia, dolor de pechos y espalda, así como erupción cutánea y función alterada del hígado, entre otras.

Dichos productos no son medicamentos, no tienen capacidad rehabilitatoria demostrable, no son estrictamente un alimento, pueden contener una cantidad variable de elementos nutritivos que se presenten en una dieta normal, no son esenciales para la salud y su uso es responsabilidad de quien lo recomienda y de quien lo consume.

La recomendación es que busquen o continúen un tratamiento integral adecuado que incluya atención médica, nutricional y psicológica, acompañado de un régimen de actividad física de acuerdo a las necesidades de cada persona.

El objetivo de un tratamiento integral es que el paciente mejore su calidad de vida a largo plazo, cambiando sus hábitos con el fin de disminuir o erradicar riesgos para la salud.

Es importante señalar que todo suplemento alimenticio debe estar registrado ante la Coprisjal por el establecimiento que los elabora o el responsable de la marca en una línea de productos que la empresa proporcione, lo que implica que sea muestreado por la propia Comisión, para saber si efectivamente se está vendiendo lo que contiene en la etiqueta. Para consultar información relacionada con los suplementos alimenticios, puede visitar la página www.cofepris.gob.mx.