Debate aburrido y acartonado

  • Enrique Alfaro, MC.
  • Miguel Á. Martínez PAN.
  • Carlos Orozco, PRD.
  • Marta Araiza, Panal.
  • Salvador Cosío, Partido Verde.
  • Miguel Castro, PRI.
  • Carlos Lomelí. Morena.
  •  Los siete candidatos a la gubernatura de Jalisco se encontraron en el CUC campus Puerto Vallarta bajo un fuerte dispositivo de seguridad.

.

Por José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

.

El Centro Universitario de la Costa (CUCosta) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) fue sede ayer del segundo debate entre los candidatos a la gubernatura de Jalisco, que inició puntualmente a las 7:00 de la noche y estuvo organizado por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) del estado de Jalisco.

Fue un evento de carácter privado, en el que nadie sin invitación especial pudo acceder, estas se enviaron y convocaron tres días antes del evento. El auditorio fue transformado en un set de televisión para que el debate pudiese ser transmitido en vivo por la televisión abierta y privada del estado. No se permitió el uso del celular durante las dos horas que duró.

Asistieron los 7 candidatos: Enrique Alfaro Ramírez (Movimiento Ciudadano), Miguel Ángel Martínez (PAN), Carlos Orozco Santillán (PRD, debido a que en Jalisco no hay “Frente”); Marta Araiza (Nueva Alianza), Salvador Cosío Gaona (Partido Verde), Miguel Castro Reynoso (PRI) y Carlos Lomelí (coalición Morena/PT/Encuentro Social), este último no ha asistido a otros dos debates organizados por la sociedad civil.

Moderaron los periodistas conocidos de televisión, radio y prensa escrita, Raúl Frías Lucio, Sonia Serrano y Diego Petersen.

La dinámica fue muy sencilla: ellos leyeron preguntas que recopilaron de la ciudadanía para cada candidato en particular y también cuestionaron por sí mismos a los abanderados.

Los debatientes tuvieron la oportunidad de atacarse (y vaya que lo hicieron) y replicar, pero debían contestar las preguntas que se les hicieron. Al inicio, fue exhibido un mensaje del presidente del IEPC, Guillermo Alcaraz Cross, y acto seguido explicó las reglas del evento para los candidatos.

El público presente no tuvo la palabra, sino solo un papel testimonial. El conteo total realizado sobre el debate, arrojó que Miguel Castro propuso iniciativas en al menos 11 ocasiones; Enrique Alfaro y Salvador Cosío empataron con nueve, seguidos de Miguel Ángel Martínez con seis, Carlos Orozco con cinco, y Carlos Lomelí y Martha Rosa Araiza también emparejadas con 4.

.

ATAQUES Y RÉPLICAS

Trascendió como en determinado momento se enfrascaron en ataques y réplicas Carlos Lomelí, Enrique Alfaro y Carlos Orozco, este último tomando la tangente en contra del morenista, al increparlo por las sanciones impuestas hacia sus empresas y cuestionar sus operaciones.

Lomelí, en evidente respuesta al debate pasado, cuando Enrique Alfaro mostró una USB roja en la que dijo estaban las pruebas de supuestos negocios suyos con el IPEJAL de la actual administración estatal priista y el Seguro Popular del Gobierno Federal, puso sobre la mesa un gran disco duro, que señaló contenía evidencia de negocios inmobiliarios del emecista, de quien aseguró debía pagar 300 millones de pesos por las finanzas que había realizado a su favor en Tlajomulco.

Además, Lomelí enfatizó que de ganar, él iba a realizar importantes obras en Jalisco como la Línea 4 del Tren Ligero debido a que sería del mismo partido que el próximo titular del Gobierno Federal, desde su punto de vista Andrés Manuel López Obrador.

También negó que hiciera negocios con los gobiernos a través de sus empresas, que dijo mantienen constantemente 8 auditorías al ser el un político opositor al actual régimen, y que de ganar, dejaría de participar en el rubro farmacéutico para asumir su responsabilidad como gobernado. Así mismo, propuso la creación de una comisión de búsqueda de desaparecidos integrada por familias de los mismos y apoyada por la CNDH.

Enrique Alfaro expuso su proyecto de “refundar Jalisco” y aseguró que mejoraría la infraestructura de salud, abasto de agua, movilidad sustentable y de comunicación, además de prometer un ahorro por 4.54 mil millones de pesos en estos sectores.

Aseguró que, durante su gobierno, habrá un pleno respeto a los derechos humanos, habrá libertad, un estado libre de tortura, con libertad de expresión, salario igualitario para un mismo trabajo, y el derecho a tener acceso a internet con servicio eficiente al alcance de todos.

Miguel Ángel Martínez del PAN prometió no endeudar más a las finanzas públicas del estado de Jalisco, ampliar la atención de pacientes en hospitales regionales y transparencia en la compra de medicamentos para que no haya corrupción en el sector salud.

Asimismo prometió un fiscal autónomo para acabar con la corrupción en el estado. Atacó a Carlos Lomelí por su participación privada en el sector salud y al gobierno del PRI actual por la falla de sus instituciones.

El priista Miguel Castro Reynoso propuso continuar con una disciplina fiscal y bajar el gasto del gobierno, además de invertir en la construcción de 14 nuevas carreteras, vender parte de la flora aérea de los funcionarios públicos del estado y bajar el gasto corriente en la administración.

Además, reiteró la fallida invitación que en ocasiones anteriores ha realizado a los otros candidatos para firmar un “pacto por la paz” entre ellos. También prometió no subir ningún impuesto estatal y trabajar por la igualdad en la población de Jalisco.

Martha Rosa Araiza de Nueva Alianza señaló que, si gana la contienda, habrá mayor inversión en las escuelas públicas, en médicos, enfermeros, y personal que resuelva problemas generales de la sociedad. Para controlar embarazos, invertirá en medicina preventiva e higiene escolar y los maestros ganarán más. También dijo que erradicará impunidad y corrupción. Además, durante su gobierno las mujeres tendrían lugares especiales en cada uno de los 125 municipios del estado donde puedan tener asesoría jurídica.

Por su parte, Salvador Cosío Gaona, señaló que aumentará la cobertura médica para enfermos mentales y de cáncer, además de generar una “cartilla del adulto mayor y jefas de familia”; subsidiará medicamentos a personas vulnerables y solicitará un mayor presupuesto a la federación para el estado e implementará una “verdadera seguridad”. Se comprometió por el derecho humano a la seguridad, a la integridad y a la no violencia.

.

ACARTONADO DEBATE

Al final, los candidatos usaban su tiempo asignado para responder las preguntas de los periodistas moderadores atacando a sus rivales, o bien desviaban los temas; en total hubo 27 ataques de un abanderado a otro. Algunos internautas criticaron que la dinámica no fuese similar a la del segundo debate presidencial en el que los participantes pudieran moverse, o simplemente les pareció aburrido por el exceso de protocolo.

Pese a una enriquecida asistencia de público de invitados especiales, entre académicos, simpatizantes o candidatos locales de partidos, algunos otros periodistas y medios o incluso activistas, estos no pudieron interactuar con los candidatos. Este segundo debate, en lo general, no tuvo grandes diferencias con el primero. El tercero tendrá lugar el próximo 1 de junio en Lagos de Moreno.

.

FUERTE SEGURIDAD

Por otra parte, la seguridad en torno a este segundo debate fue, por mucho, excesiva: no pasaron desapercibidas al menos dos decenas de patrullas de la Fuerza Única Jalisco, un par de ellas con torretas y ametralladoras calibre .50 montadas encima. Estas estacionadas en las calles de acceso al CUCosta.

La presencia de elementos de esta corporación armados hasta los dientes fue constante. El patrullaje de unidades de la Policía Municipal fue adicional. Al ingreso, se instalaron dos filtros de seguridad en el que se pedía a los asistentes que mostraran sus invitaciones e identificaciones, además de que se les realizaban revisiones.

Después de una valla metálica con elementos de seguridad y varias patrullas colocadas a media calle, no había paso para nadie. En la vialidad se congregaron simpatizantes con banderas, música y uniformes de Morena y Movimiento Ciudadano, quienes esperaron toda la tarde para corear a sus candidatos cuando estos salieron.

Sin embargo, las caravanas de vehículos con los candidatos a la gubernatura nunca transitaron por la zona donde ingresaron los visitantes, pues prefirieron salir por otra vía, dejando plantados a sus partidarios. Enrique Alfaro argumentó en un video posterior que no salió por donde su porra lo esperaba porque “había un grupo que pretendía provocarlo”.