CiudadJaliscoLocal

En Campaña

  • Abraham González Uyeda.
  • Ramón Guerrero Martínez.
  • Alfonso Romo.
  • Ricardo Anaya.
  • Andrés Manuel López Obrador.

SE DICE, entre conocedores del medio, que el empresario lechero Abraham González Uyeda, quien recientemente se integró a las filas del proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador, pretende ser un puente entre el futuro Morena fortalecido que será en Jalisco la segunda fuerza política y el probable partido de la Presidencia de la República, y ciertos actores emecistas de esta región.

Esto con el objetivo de mediar y generar una transición, de personajes desde el partido color naranja hacia el Movimiento de Regeneración Nacional, pues para el 2021 MC habrá cumplido 9 años en el poder aquí en Vallarta y como todo instituto político, ya se verá muy desgastado. Por eso, hay un creciente interés en engrosar las filas del partido de AMLO en esta región, pues muy rentable sería construir un proyecto político simentado en fuertes actores políticos locales.

Y ES QUE de Uyeda se sabe que ha financiado a algunos políticos amigos suyos pertenecientes a Movimiento Ciudadano aquí en la región del Quinto Distrito electoral, durante mucho tiempo uno de ellos fue El Mochilas.

POR CIERTO, se corre también la voz de que desde el día en que Abraham González retiró el apoyo económico a Ramón Guerrero, este sufre de importantes problemas de solvencia económica para financiar su campaña, la cual no ha despegado como lo planteaba.

Al final, fortalecer a Morena en Vallarta desde Movimiento Ciudadano no suena tan descabellado. Si este rumor es cierto, el cabildo tendría enormes posibilidades de cambiar su color en el 2021, pero la pregunta en el aire sería a quienes tendría en mente Uyeda para traspasar de un partido a otro, y en que escala.

.

ROMO, MEDIADOR POTENCIAL (CRUCIAL)

IMPORTANTE REUNIÓN sostuvo otro empresario destacado, Alfonso Romo, enlace entre la campaña de Andrés Manuel y el gremio empresarial, con muchos y destacados empresarios jaliscienses el pasado miércoles en Guadalajara, para tal y como se esperaba, moderar el discurso del tabasqueño y sacar de sustos a los magnates.

Hay que poner especialmente la lupa sobre Romo, quien tiene poco de haberse adherido al círculo exclusivo de AMLO. Pues en un escenario muy probable en el que el ‘Peje’ sea presidente de México y Alfaro gobernador de Jalisco, este podría fungir como un medidor en la relación entre ambos, en afán de evitar un conflicto entre poderes.

No es descabellado pensarlo porque él mismo dio indicios de pretender serlo, basta con citar al pie de la letra lo que dijo a medios locales sobre la opinión que el emecista le merece: “Yo no apoyo a Alfaro, yo soy muy respetuoso de las personalidades, (pero) yo conozco al candidato Alfaro, lo respeto, me cae muy bien. También conozco a Lomelí y es el candidato de Morena, lo único que me queda es que Morena debe de ganar, pero eso no quiere decir que uno es bueno y uno es malo”.

Está más que claro que a Romo le interesa construir en Jalisco un proyecto político que favorezca a Andrés Manuel, y para eso se necesita un entendimiento con el gobernador y no un conflicto desgastante, porque recordemos que esta sería la primera vez que en Jalisco no habría un primer ejecutivo del mismo partido que el presidente de México en 18 años.

PANISTAS AL FRENTE… Y A UN LADO

TERMENDO TROPEZÓN. En su respuesta a Andrés Manuel López Obrador, Enrique Alfaro cometió, o bien un error producto de sus asesores, o una confusión “ideológica”. Pues en el minuto 1:10 se ve al candidato a gobernador por Movimiento Ciudadano decir que “los jaliscienses decidieron acabar con la historia del PRI y el PAN”.

Sin embargo, Alfaro se encuentra apoyando públicamente al candidato para la presidencia de México… ¡del propio PAN! Eso sin mencionar que en decenas de municipios y varios distritos los candidatos van en coalición “Por México al Frente”, presentados por este, MC y el PRD.

Referencias despectivas como estas sumadas al famoso episodio de “bajen las banderas”, tienen a importantes grupos de panistas furiosos por el contexto jalisciense. Mientras tienen que rescatar lo que ha sobrevivido del partido albiazul, recogiendo los pedazos de dignidad desde el lodo, siguen una clara instrucción de no estorbarle a los abanderados emecistas.

Así es que los panistas estarán muy “al frente” y todo con Ricardo Anaya, su candidato, pero en Jalisco, continúan siendo hechos a un lado por la aplanadora alfarista, comprobándose una vez más que el 99% de las candidaturas panistas de esta elección en el estado son solamente un ornato, pero de alta plusvalía, porque se gastan en campañas millonarias para simular la competencia… ¡nomás por cumplir! Y conservar el registro.