CiudadJaliscoLocal

En Campaña

  • Laurel Carrillo.
  • Héctor Gallegos.
  • Arturo Dávalos.
  • Miguel Castro Reynoso.

UN HECHO CONTUNDENTE es que ya falta menos de un mes para el día de las elecciones concurrentes, en las que los vallartenses escogerán a su nuevo (o el mismo) alcalde, sus diputados locales y federales, al nuevo gobernador de Jalisco y presidente de México. A estas alturas, la mayoría de las personas ya deben haber definido sus votos o al menos determinado quien tiene posibilidades y quién no.

En la contienda por la presidencia del país, Margarita Zavala dejó de competir al reconocer que sus probabilidades eran nulas, aunque no ha definido a quien apoyar públicamente; y otros dos que no lograron su registro, pero “marcaron línea”, son primero Armando Ríos Piter, quien se definió por pedir el apoyo hacia José Antonio Meade del PRI; y el segundo Pedro Ferriz de Con quien lo hizo hacia Ricardo Anaya.

Por su parte Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, pese a que no repunta para tener posibilidades en las encuestas, sigue dentro de la contienda manteniendo un discurso antipartidista. En la gubernatura, Enrique Alfaro y Carlos Lomelí respaldado por Andrés Manuel se han enfrascado por ganar Jalisco, mientras a Miguel Castro Reynoso se le escurre la poca popularidad que tenía por la coladera de sus redes sociales.

.

SEAMOS HONESTOS: o ni los candidatos a la gubernatura del PRD, el PAN, el Verde Ecologista o Nueva Alianza van a ganar la contienda ni tienen posibilidades de competir en forma real; el Bronco no da señales de potencial para ganarle a ninguno de los otros tres abanderados presidenciales.

Y aquí en Puerto Vallarta, tenemos a 12 candidatos para la alcaldía de los cuales únicamente 3 compiten “sobre ruedas”, mientras el resto penas y caminan en la vía de la elección. Lo que estamos presenciando en este proceso, es nada más ni menos que la manifestación de lo que podríamos llamar la solicitud del “voto inútil”.

Si en realidad los partidos y contendientes independientes hablaran en términos de competencia antisistema, de ganar para colocar otro proyecto en el gobierno, de hacer llegar al gobierno sus propuestas representando a sus electorados, habría declinaciones y candidaturas comunes, que no son coaliciones simuladas.

.

EN VARIAS democracias de Sudamérica, en la elección presidencial se hace algo llamado “segunda vuelta”, que consiste en unas segundas votaciones para la elección presidencial pero ya solo entre los candidatos que han quedado en primer y segundo lugar, en afán de que se generen nuevas alianzas y se logre mayor representación. No puede haber un presidente sin al menos el 50% de los votos.

Pues aquí en Puerto Vallarta, va a estar difícil que el ganador sea un alcalde que represente electoralmente a la mayoría de los vallartenses, debido a que el resto de los votos de la elección se dividirían entre 11 candidatos. Deberían tener dignidad esos 11 que se enlistan en segundo lugar, y realizar una coalición o declinar por el que posee mejores posibilidades, a quien conocen perfectamente bien pues ellos hacen sus encuestas. PERO los egos parecen tener más peso que el voto ÚTIL que pueda lograrse del vallartense. Lástima.

.

SE CONFÍA MORENA DE ENCUESTAS

MUCHO HA SONADO el predominio del candidato presidencial de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena/PT/Encuentro Social) Andrés Manuel López Obrador, en las encuestas de intención de voto levantadas por distintos medios de comunicación y casas consultoras.

Indudable, sí, el primer lugar de AMLO porque el hartazgo hacia el PRI y el PAN entre los ciudadanos se puede medir sin mayor método que el de preguntarle al vecino, el amigo o el compañero sobre política. Es notorio que la mayoría de los mexicanos enojados con los resultados actuales votarán por Andrés Manuel.

SIN EMBARGO, en las elecciones locales este mismo bando no tiene por qué confiarse tanto. Se ha escuchado a los candidatos de Morena decir que van ganar porque AMLO va arriba en las encuestas, sin embargo, aquí en Jalisco se proyecta un probable escenario de voto diferenciado, cuando el voto que pide el tabasqueño es el lineal, total.

LAUREL CARRILLO, por ejemplo, se percibe muy confiada en que el voto de los vallartenses que apoyan a López Obrador, sobre todo después de su visita, la colocan en un segundo lugar cercano al actual alcalde con licencia, Arturo Dávalos, quien ha sorprendido con nuevas e interesantes propuestas que han tenido eco entre el electorado.

La realidad es que si podría ir en un segundo lugar, pero muy lejano al emecista y empatado o con sus talones siendo pisados por otros candidatos. En resumen, ha cometido el error al igual que otros candidatos de Morena/PT/Encuentro Social de no proyectar su candidatura en proporción con la de AMLO, pues a este último lo idolatran tanto que no dejan claro quiénes son ni a que aspiran.

CUIDADO con ese tema, porque el que el presidencial vaya en primer lugar no es suficiente argumento para ganar, mucho menos con una parte de la estructura inconforme como lo es la de Héctor Gallegos. Al final no hay certeza de nada, sino solo posibilidades, pero reiteramos: estas no son compartidas. Queda un mes, si se insiste en el discurso anti MC, se debe trabajar más la candidatura propia.

.

URNAS ROJAS ESTE 2018

Este proceso electoral ha sido el más violento del que se tenga recuerdo, pues nunca se habían visto tantos políticos, candidatos y funcionarios púbicos asesinados desde los años 60 y la propia Revolución Mexicana.

Nada más que 107 fallecidos de este grupo se han contado en lo que va de las precampañas y campañas, y es un tema respecto al cual ni el Instituto Nacional Electoral ni algún partido político o institución se han pronunciado lo suficiente.

El próximo 1 de julio, deberemos mirar a las urnas con un color rojo, pues la sangre ha corrido sin mesura al no haber garantías para ejercer el no tan noble ejercicio de la política, que a final de cuentas es un derecho de todo ciudadano mexicano. Ahora imagínense: si no hay garantías de seguridad para políticos, ¿qué puede esperar el indefenso ciudadano?