Gente PVPlumazos

Centenario de Puerto Vallarta

Hoy, después de celebrar y echar cuetes al aire, vivamos conscientes de las necesidades en el puerto, seamos respetuosos con la fauna y la flora. Protejamos la montaña, los ríos, las playas y a nuestro prójimo.

.

Por Carmina López Martínez
(arizbeth.lopez@univa.mx)

.

Cada día Puerto Vallarta deslumbra con sus hermosos atardeceres, esos que pintan el cielo de varios colores y enredan sus lienzos entre las nubes.

Este mes de mayo en Puerto Vallarta se vivió una fiesta inolvidable, amena, de gala, divertida y hasta coqueta. En varios espacios se montaron caballetes y, sobre éstos, con el arte se exponía la realidad del mundo; a través de varias perspectivas de artistas sensibles a los cambios bruscos de la vida.

En cada rincón del centro de la ciudad se expusieron fotografías y pinturas, recuerdos memorables para quienes forman parte del crecimiento de este destino turístico. En el malecón se exhibieron imágenes con la historia de este municipio; los vallartenses y turistas disfrutaron del recuento cronológico.

Como se ha difundido en varios medios de comunicación, Puerto Vallarta fue y es escenario de películas en varios géneros; la más famosa hasta ahora es La Noche de la Iguana, un filme curioso y simpático por sus personajes. No fue su trama la que relevó al mundo la belleza de este municipio, sino los protagonistas de la historia como principales promotores –discretos- de este paraíso en el Pacífico Mexicano.

En la época dorada –como suelen llamarla en algunos círculos sociales- de este puerto, el trinomio artista-político-empresario coincidió en el interés de activar el desarrollo económico y, para ello, unieron esfuerzos, dineros, compartieron propuestas y desecharon ideas elaboradas al vapor. Eso lo han manifestado los cronistas de Puerto Vallarta que poseen un bagaje cultural envidiable.

Considero una obligación conocer la historia del lugar que elegimos como hogar, aunque sea por ratitos. Descubrir el pasado de Puerto Vallarta es reconocer la labor que realizaron personas en búsqueda de mejorar su vida y la de otros.

Hablar de amor a Vallarta sin dimensionar los sucesos transcurridos en estos cien años, es como un suspiro ajeno. No creo que una persona se enamore de otra sin tener el interés de conocerla a profundidad, lo cual lleva a responder al impulso humano por ayudar al prójimo cuando éste está en desgracia. Para mí lo mismo debería suceder con el sitio donde se obtienen los recursos económicos para llevarse el pan a la boca. Si no se conoce, no se logran comprender las carencias y por ende no se ofrecen soluciones contundentes.

En lo personal, desde hace 8 años que llegué a este destino turístico y, como parte de mi profesión, he tenido la fortuna de conocer personas maravillosas; hombres y mujeres comprometidos con el desarrollo de Puerto Vallarta, empresarios connotados e incluyo a los profesionales de los medios, comunicadores especialistas en informar oportunamente; jóvenes estudiantes deseosos de transformar su entorno; madres de familia que no claudican ante los retos diarios; docentes apasionados de su profesión, creativos en todo momento.

Celebrar el Centenario de Puerto Vallarta era un momento histórico, inmemorable y predilecto para agradecer a cada vallartense –y a los adoptados- por el trabajo realizado sin descuido; así como a esos seres humanos anónimos para la historia de este municipio, pero que contribuyen al crecimiento de este destino turístico internacional.

Es cierto, Puerto Vallarta es un paraíso. Lo repiten extranjeros que radican en ciudades desangeladas. Por ello hoy, después de celebrar y echar cuetes al aire, vivamos conscientes de las necesidades en el puerto, seamos respetuosos con la fauna y la flora. Protejamos la montaña, los ríos, las playas y a nuestro prójimo. No es una idea utópica, es posible si cada habitante y visitante es congruente para rescatar el mundo y construir el que se desea para continuar disfrutando de la vida.

.

*Comunicóloga, responsable del área de difusión institucional de la UNIVA Plantel Puerto Vallarta.