CiudadJaliscoLocal

Anaya mancha de azul al emecismo… y se cae

  • Al principio, Ricardo Anaya y Enrique Alfaro estaban muy unidos, sin embargo, ayer parecía que Alfaro buscaba evitar a Anaya.
  • Ramón Guerrero Martínez.
  • Arturo Dávalos Peña.
  • Laurel Carrillo Ventura.

TREMENDO DESPLOME está sufriendo en estos momentos la campaña del candidato a la presidencia de México de la coalición “Por México al Frente” (PAN/MC/PRD), Ricardo Anaya, luego de que fueran expuestos a la luz pública nuevos videos en los que se expone al hermano de su socio, Manuel Barreiros, explicando la forma en la que lavan dinero entre los tres.

De inmediato, el candidato no se demoró en formular una escueta respuesta mediante un video al que su equipo le metió toda la publicidad posible (dos horas después del escándalo ya aparecía en mensajes de la red social Youtube), y en el que culpó al presidente Enrique Peña Nieto de exponerlo el material y también de hacer un pacto con Andrés Manuel para afectarlo. Por supuesto, negó la veracidad de los videos, pero no abundó sobre cómo podrían estar manipulados.

DE ESTE MODO las redes sociales estallaron en contra del panista, pues ya es la tercera vez que se le imputa formalmente a la luz pública por lavado de dinero con supuesta evidencia. Se encontraba en Jalisco y desde aquí hizo una rueda de prensa para exponer su plan de gobierno de coalición, pero su acto fue poco efectivo, ya que el escándalo opacó toda acción suya.

Los panistas, de inmediato, con ayuda de Twitter comenzaron a posicionar el hashtag “#AMLOYaPactóConElPRI” para defender a su abanderado. El hecho es que este no ofreció ninguna explicación a fondo desglosando la falsedad de los videos, sino que apeló al contrataque y peor aún, exhibió desesperación por pedir el voto en su favor, pues subió otro video dirigido a quienes piensan votar por AMLO en el que les pide cambiar su intención (literalmente y con alusión al tabasqueño).

El problema con Anaya, es que su campaña no estaba despegando, mucho menos en Jalisco, de forma gradual, sino que se mantenía en un estancamiento e incluso bajaba en algunas encuestas. Ni con el retiro de Margarita Zavala de la contienda el queretano subió tantito, jamás ha estado cerca de Andrés Manuel.

Ahora con este escándalo, sea verdad o falso, la imagen del ya desprestigiado y abandonado panismo en Jalisco se deteriora aún más, pues a todos aquellos candidatos locales que habían hecho un trabajo de fondo importante pese a la coyuntura desfavorable, ahora les comenzará a perjudicar su adherencia directa con Ricardo Anaya.

BUENA ALTERNTIVA sería que los panistas locales separaran sus campañas y actividades de las de Anaya, puesto que cundo este pierda como los números indican que va a suceder, no tendrá más futuro. El panismo en Jalisco en cambio sí tiene potencial de renacer, pero necesitan un empujón hacia arriba, no al barraco.

No pasan por su mejor momento, sin duda, y ya a estas alturas del proceso electoral será muy difícil que Anaya se recupere frente a un Andrés Manuel prácticamente intacto y sin escándalos. El llamado “voto útil” que pedía parece ser que no podrá consolidarse, pues todo apunta a que el panista jamás alcanzará un frente en las encuestas.

.

EMECISTAS, BAJO LA TIERRA 

NI RASTRO SE PERCIBE hasta ahora de los emecistas jaliscienses en la defensa de su formal candidato presidencial Ricardo Anaya ante su nuevo escándalo, pues operadores políticos y candidatos naranjas que apenas el pasado debate defendían la supuesta supremacía del queretano hoy no se pronuncian ni en Facebook sobre el caso.

Cabe destacar que Enrique Alfaro estuvo presente ayer en la rueda de prensa de Ricardo Anaya en Guadalajara, y fue invitado a subir al escenario. ¿Lo curioso? que para no salir en la foto ni en los videos, se escondió hasta atrás de la gente de pie en torno al candidato presidencial y permaneció el menor tiempo que pudo.

Claro que ya sabe el tremendo error que cometió en pelearse con Andrés Manuel, y que si continúa defendiendo a Ricardo y apareciendo en fotos con él, va a perjudicar su propia campaña porque la del panista se está hundiendo y aquí en la contienda para la gubernatura Carlos Lomelí de Morena parece flotar y navegar cada vez más pese a tener un frustrado timón.

Como escondidos bajo la tierra están los emecistas, al final, porque esto que está sucediendo ahora podría arruinarles la fiesta que ya están celebrando, aun cuando faltan dos semanas y fracción para que sean los comicios. Como dice el refrán: si el rio suena, es porque agua lleva. Y Movimiento Ciudadano sin duda no quiere ahogarse en el torrente escandaloso de Anaya, aunque puede que ya sea muy tarde…

.

EMECISTAS VALLARTENSES, ASTUTOS… O SUERTUDOS

Si hay acaso un bastión de las ciudades importantes de Jalisco en donde la gente de Movimiento Ciudadano ha tenido cuidado con ser ligada al PAN, es aquí en Puerto Vallarta, pues han prácticamente dejado en el olvido discursivo al PRD y el blanquiazul.

Pero no es astucia, sino casualidad: en Vallarta igual que en la Zona Metropolitana de Guadalajara no hay coalición, sin embargo, tampoco hay un candidato opositor que esté utilizando el discurso que si enarbola, por ejemplo, Hiram Torres en Zapopan o Carlos Lomelí en la Gubernatura, haciendo ver que por candidatura presidencial común, los tres partidos son “la mafia del poder”. Nadie, ni siquiera Laurel Carrillo, de Morena, ha acusado al equipo de Arturo Dávalos de tener en sus filas a miembros que hace 3 o 6 años militaban en el PAN.

Y los naranjas, muy astutos, no tienen ninguna obligación con el panismo, y nadie les ha dicho que promocionen a Ricardo Anaya, un personaje absolutamente ausente en el discurso de los candidatos vallartenses de Movimiento Ciudadano. Aquí no tienen el problema que en otros municipios sí, sus imágenes están intactas, en teoría.

MENUDA SUERTE, porque incluso con un personaje tan polémico y ex panista (que formalmente si va en coalición con su candidatura) como Ramón Guerrero “Mochilas”, nadie ha realmente ‘manchado de azul’ al fuertemente consolidado equipo naranja de Vallarta y el Quinto Distrito; mejor les irá.