CiudadJaliscoLocalNacional

En Campaña: La última elección anti PRI

  • Andrés Manuel López Obrador.
  • José Antonio Meade.
  • Luis Ernesto Munguía.
  • Ramón Guerrero Martínez.

TERCER Y ÚLTIMO debate entre los cuatro candidatos a la presidencia de México, tuvo lugar anoche y ya no quedan ni dos decenas de días para que ocurra el día de las elecciones. A estas alturas diversos expertos y analistas coinciden en que la mayoría de los electores ya definieron su voto, los indecisos son cada vez menos.

Y no precisamente por el efecto de los debates, sino por la reflexión de las condiciones actuales del país y el entorno inmediato en el que vive. En resumen, la gente va a votar en contra de los responsables de generar las condiciones desfavorables en las que vive, si así lo considera, o a favor de quien considera ha contribuido a que le vaya bien.

Es una confrontación entre dos análisis que necesita realizar la ciudadanía, y los candidatos necesitan reafirmar el discurso que oriente a ganar esta capitulación en su favor. En el panorama nacional, esta obviado de manera irrefutable que el PRI tiene el mayor desprestigio en la contienda presidencial.

José Antonio Meade no solamente es un tercer lugar desprestigiado por la impopular gestión del Gobierno Federal que encabeza su partido, sino que su marca-partido del mismo modo ha arrastrado a los candidatos locales tricolores prácticamente por todo el país.

EN VALLARTA, tampoco es el momento del PRI rumbo a la alcaldía o a las diputaciones, pues el discurso de Movimiento Ciudadano en contra de este partido aún es vigente para pedir de nueva cuenta el voto, pese que los naranjas llevan siendo gobierno 6 años en este municipio.

Claro ejemplo de esto es la manera en la que Ramón Guerrero “El Mochilas”, un personaje polémico y que arrastra cierto desprestigio, pide el voto nuevamente, sin poder criticar un mal desempeño en el puesto al que aspira pues fue su amigo Luis Ernesto Munguía quien lo ocupó los últimos 3 años, así es que, para convencer, recurre a los ataques contra el PRI.

Toda vez que, en cualquier municipio o distrito, a cualquier candidato de MC o de Morena culpar al PRI por ser el máximo gobernante vigente (Presidencia / Gubernatura). Eso da cierta solidez a los pronósticos que exponen a Morena y MC como los dos grandes ganadores en las elecciones que están por venir para Jalisco.

ARENGA Y CIRCUNSTANCIAS, son el combustible que van a dar para una carrera final rumbo a la victoria a los naranjas y morenos, empujados por sus dos palancas, Enrique Alfaro y Andrés Manuel López Obrador. De los triunfos que obtengan, tendrán que rendir cuentas sobre sus promesas de manera inmediata, pues en el 2021, ya no habrá “PRIAN” para vencer.

.

PANISTAS, RUMBO A SER LIBRES

EL DÍA DE LA ELECCIÓN, si pierde Ricardo Anaya Cortés, los panistas de Jalisco podrán tomar un enorme respiro y ¡por fin! romper las cadenas con las que se encuentran atados, forzados. Pues desde un inicio, cuando tanto Rafael Moreno Valle como Margarita Zavala quedaron descartados (desplazados a la fuerza, mejor dicho) por el queretano como candidatos presidenciales por su partido, todo panista se vio obligado a obedecer al abanderado o desistir de participar en este escenario electoral.

Y fue por acuerdo bajo interés propio de Ricardo Anaya, que en Jalisco se determinó anular la competencia del partido albiazul y no oponerle resistencia a Enrique Alfaro, quien acordó darle votos al candidato presidencial panista a cambio de no tener un PAN opositor en su camino rumbo a la gubernatura.

Mismo escenario se repitió en prácticamente todas las contiendas locales; esto hizo enojar a muchísimos panistas que durante 2 años y medio se habían gastado sus esfuerzos en atacar a Enrique Alfaro, pero tuvieron que resignarse a no esperar el triunfo en Jalisco a petición de Anaya.

Empero, Anaya si se midió como un candidato con posibilidades de llegar a la Presidencia de la República desde las precampañas, razón por la que los panistas, incluso los furiosos, no negaron el apoyo a este y hasta el día de hoy se mantienen al pie del cañón en su refuerzo, pero al mismo tiempo, manteniendo discrecionalmente la confrontación (no pedida) con MC.

.

A PARTIR DEL 1 de JULIO, si Anaya, como todo indica que va a suceder, pierde la Presidencia, no tendrá ningún respeto merecido para el panismo y será reemplazado. Pero vendrá otro presidente nacional del partido, y en Jalisco, ahora sí, los panistas van a tomar el partido con nuevos dirigentes buscando construir la victoria en el 2021 y rumbo al 2024, pues eso sólo podrán hacerlo desde la postura de una convincente oposición a los gobiernos de Alfaro y López Obrador.

Sin tener la autoridad que aún tiene ahora Ricardo Anaya, los panistas jaliscienses no tendrán miedo ni se demorarán en comenzar a golpetear a Enrique Alfaro con todo su capital político y sentar las bases de un intento de regresar a los gobiernos municipales importantes en Jalisco y al propio ejecutivo estatal. Que teman los que ganarán, porque habrá oposición azul.

.

RECTA FINAL DESESPERADA PARA LOMELÍ 

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) realizó hace días una encuesta electoral en la que arroja un resultado que favorece a Enrique Alfaro con 30 puntos por sobre Carlos Lomelí de Morena, y a Andrés Manuel López Obrador lo pone al mismo tiempo con una intención de voto de más del 50%.

Al inicio estos 18 días que restan al proceso electoral, el equipo del candidato a la gubernatura de Morena ha emprendido un esfuerzo desesperado por posicionarse como el candidato de Andrés Manuel, con miras a empatar y rebasar al abanderado de Movimiento Ciudadano.

Con un lema que dicta “si votas por AMLO, vota por Lomelí”, Morena busca posicionar a su candidato por sobre Alfaro, una situación que parece muy difícil ya que el capital político del naranja se compone mayormente de simpatizantes de López Obrador, quienes no obstante se encuentran muy comprometidos en el contexto local con Movimiento Ciudadano.

Pero las encuestas pueden fallar y los votos son estratosféricamente mayores en número que las muestras que estos sondeos toman en cuenta. Quizá Lomelí logre pisarle, para sorpresa de todos, los talones a Enrique, pues el efecto AMLO es grande y se esperan de hecho varios resultados muy cerrados en varios municipios metropolitanos. Es una pelea donde contará hasta el último voto.