Futbol y más

Por María José Zorrilla

.

La proximidad de las elecciones en México en plena justa mundialista, me remonta a la Eurocopa, cuando se atravesaron las elecciones de Islandia, con la presencia por primera vez de esta selección en un campeonato europeo.

En un país de 300 mil habitantes, la ausencia aproximada de un 5% de su población presente en ese momento en París, significaba que algo deberían hacer para evitar que toda esa gente se quedara sin votar.

La ocasión no era para menos. Por primera vez un equipo de la fantástica isla, famosa por sus volcanes y cascadas, se clasificaba a una competencia de tan alto nivel. Empataron con Portugal y con Hungría y le ganaron a Austria.

En la siguiente fase eliminaron a Inglaterra y ante la locura de la afición que prolongó su estadía, se dice, que enviaron las urnas a Francia. A nadie se le ocurrió pensar que harían trampa y al final, el nuevo presidente electo, estuvo presente en las gradas con la afición islandesa.

Decidió sentarse con la hinchada y no en un salón VIP tomando champaña, algo que podría hacer en cualquier parte del mundo –como el mismo lo dijo. Islandia perdió en la siguiente fase con Francia, pero dejó un gratísimo sabor de boca y el mundo entero estaba maravillado con la selección del diminuto país de moda.

Así nos acercamos a entender y conocer un poco más de Islandia, el primer país de Europa en tener como presidente a una mujer. Vigdis Finnbogadottir se convirtió en presidenta en noviembre de 1980, cargo en el que estuvo por más de 16 años, mismos que sembraron el camino para que el pequeño país del Atlántico Norte se convirtiera en el país más feminista del mundo.

Vigdis aduce que nada de eso habría sido posible sin lo acontecido el 24 de octubre del 75, donde el 90% de las mujeres en la isla se pusieron en huelga para exigir la igualdad entre hombres y mujeres, como lo describe un artículo publicado por la BBC de Londres. El debut de los islandeses en la Eurocopa del 2016 abrió un nuevo capítulo en la historia del futbol y su presencia ya no es de extrañar en esta Copa del Mundo.  Pero ahora la selección sorpresa hasta el momento es México.   Es un gusto darnos a conocer por algo más inspirador que ayude a borrar la etiqueta de país de narcos y violencia.  Qué mejor oportunidad que a través del evento más publicitado del mundo.  No hay nada que una tanto al planeta y nos siente a millones de personas frente a un televisor, que el Mundial de Futbol.   Rusia 2018 ha sido la mejor plataforma para empezar a ver a nuestro país desde otra perspectiva.   “México es el equipo revelación de este torneo y demostró que es un equipo eficiente”, afirmó David Pleat, ex director deportivo del Tottenham y comentarista de la BBC.  Pleat dijo que el planteamiento que hizo Osorio para enfrentar a Alemania, fue perfecto.

Ahora entramos este miércoles en una etapa crítica, el tercer partido definitorio para ver si México accede a la siguiente ronda. También es el miércoles el último día en que podrá hablarse de campañas y partidos. Coinciden las fechas, y con una victoria del TRI, lejos quedarán los días de insultos entre mexicanos por ser partidarios de un candidato u otro.  No veremos la civilidad que ostentaron los islandeses que casi llevaron las urnas al Etat de France, pero al menos esperemos ver un México unido y orgulloso de nuestra selección.  No creo que un triunfo sobre Suecia alcance para modificar las intenciones de voto, pero los mexicanos merecemos una satisfacción que nos deje huella, nos baje un poco la ira que hemos acumulado por tanta impunidad y corrupción y nos permita votar con los piés en la tierra y vivir un proceso post electoral tranquilo.

Los problemas del país no se resolverán ni con la víscera ni con violencia sino con honestidad, trabajo, unión. Con un proyecto de nación que trascienda las barreras sexenales y nos marque un rumbo futurista y esperanzador para los años por venir.