No basta con querer ser

Por Humberto Aguilar

.

Hay similitudes entre la Selección Mexicana de futbol que terminó de jugar ayer en Rusia y el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Lo sublime fue el triunfo sobre Alemania. Lo lamentable es verlos en su justa dimensión ante equipos grandes como Brasil y el 0-2.

En lo que se refiere a la Selección Mexicana no es suficiente con el entusiasmo, con el México ra-ra-ra, ni con el cielito lindo. La diferencia que se vio ante Brasil marca esa realidad. México un solo tiro a gol, Brasil diez, no se pudo hacer más aun cuando se intentó con entusiasmo, con entrega física, pero sin la inspiración que los hizo ganar a Alemania.

México ganó sus dos primeros juegos en la ronda eliminatoria, pero ya no le alcanzó para más, calificaron gracias a Corea del Sur, eso no lo puede discutir nadie. Contra Brasil había que hacer mucho más, se les acabo la inspiración ante Suecia, con Brasil se notaron las diferencias.

.

CON ANDRÉS MANUEL

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del primero de julio fue ¡arrollador!, la celebración de sus seguidores es como el triunfo de México sobre Alemania: mucha emoción, mucho entusiasmo. Sentirse ser cuando quedan seis años por delante. Es como el triunfo con Alemania.

Durante la celebración en dos declaraciones reiteró, no les voy a fallar. Además prometió duplicar el bono a adultos mayores, de 1,200 a 2,400 pesos y duplicar también el bono para los jóvenes que no estudian, los “ninis” que también son muchos.

Esos son muy buenos deseos. ¿A qué costo? Me parece que es muchísimo dinero.

Con la euforia del triunfo, Andrés Manuel diseña ya el paso de entrega-recepción. Su equipo empezara a trabajar a partir de hoy, luego de la entrevista de Andrés Manuel con Enrique Peña Nieto. En septiembre se instala el congreso dominado también por Morena. Ante ese congreso Andrés Manuel hará su propuesta para empezar su gobierno a partir del primero de enero de 2019.

Si comparamos la calificación de México con el entusiasmo de Andrés Manuel, falta ver cómo va enfrentar los problemas que ya sabemos: Mantener el equilibrio económico, sin más impuestos, con rebajas en la gasolina, con las puertas abiertas a la inversión extranjera. Lidiar con el gobierno de Donald Trump al tiempo que revisara las concesiones en la construcción del nuevo aeropuerto, los contratos petroleros con las empresas que ya adquirieron derechos de explotación en aguas someras y en aguas profundas en donde se presume que puede haber errores contractuales.

Le falta enfrentar a selecciones más avanzadas técnicamente como las de Holanda, Estados Unidos y otras que vienen por el petróleo.

A la Selección de México le hizo falta más calidad y mayor entrega, con Andrés Manuel faltan muchísimas cosas más para creer que en efecto va cumplir esas promesas.

PD: Falta saber en cuanto venderá el avión presidencial, desalojar la residencia de Los Pinos, diseñar su estancia dentro de Palacio Nacional con su nueva esposa, con sus hijos, con el clan familiar. Con la humildad que afirma tener para vivir sin lujos, pero nada menos que en Palacio Nacional.

Vamos a conocer que en México no basta con el entusiasmo, con el ¡sí se puede! Lo mejor o lo peor de AMLO lo veremos a partir del primero de enero.