El tigre de la rifa

Andrés Manuel López Obrador.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Triunfo o ironía política. Recibirá el nuevo Presidente de México, primero su constancia de triunfo y una herencia nada envidiable: problemas económicos, violación de derechos humanos, escándalos de corrupción y violencia jamás vista en 80 años.

El todavía Presidente Peña Nieto se despide de su mandato el próximo 30 de noviembre de 2018, su sucesor, Andrés Manuel López Obrador, realmente se sacó el tigre de la rifa: le deja un país convulsionado, aunque la esperanza no ha escapado del corazón y conciencia ciudadana; se disfruta el buen humor del triunfador mientras los derrotados la sufren, esto acontece en todo el país, poco a poco la euforia perderá fuerza, como la selección de futbol, los dos fueron escenarios distintos con un hilo conductor, los retos.

El tufo de los vencidos en esta contienda, la más grande en la historia del país, tanto por la participación social como por los índices de violencia se espera mantengan el orden debido para la toma de protesta del nuevo mandatario mexicano, es un devenir histórico donde la vida humana constituye un orden regulado por la Fe y la Esperanza en el candidato seleccionado para dirigir el destino de México los próximos seis años.

Como lo he mencionado, el ser humano es gestor consciente de sí mismo con sus propios recursos de existencia, va al contenido sin olvidar las formas, es  esencia y apariencia de lo que se piensa, más aún cuando expresa pensamientos políticos alternativos.

El asunto es jamás quedar satisfecho en la política, con sus acciones tiene el deber de transformar las promesas en realidades, hasta las últimas consecuencias, tener suficiente conciencia de lo que hará, tal vez haya obstáculos ─qué bueno─ eso impulsará estrategias aunque no se prevea el resultado pretendido, la fuerza física, el perfil, las acciones, todo lo aplicado en una campaña y debates políticos se diluyó, es hora de transformar la conciencia de los votantes y, sobre todo de aquellos adheridos a otro proyecto. Unir voluntades mediante el convencimiento, ese será el arduo trabajo en lo venidero.

Considerar las felicitaciones tan disímbolas de diversos mandatarios y líderes políticos de diferentes formaciones sociopolíticas habrá de analizarse, esto va más allá del espaldarazo y mera visión política. De todo ello rescatar su compromiso con México, así como hacer a un lado las expresiones hipócritas, el país no puede voltear hacia la nada sino cultivar la confianza a partir del interés pleno para contribuir en la  reconstrucción de lo destruido por la mediocridad política.

Los resultados difundidos por el INE, dieron triunfadores de la contienda, así se despejarán miedos e incertidumbres que aún prevalecen, después de una lucha electoral tan cara para los mexicanos, el respiro al conocer la entrega de las constancias donde se cite a los vencedores romperá el agnosticismo de una sociedad engañada y manipulada. La lucha política fue inédita, los ojos del mundo la siguieron y valoraron; es por fin una alternancia seria, no como la que encabezó el tristemente expresidente Vicente Fox Quesada. Ese sexenio me hizo recordar las palabras del creador del surrealismo, André Bretón, palabras más menos: “No será posible entender a los mexicanos desde la razón, se podría tener más suerte si se intenta desde lo absurdo, porque es el país más surrealista del mundo”, así lo expresó en el año de 1938.

Mientras en el futbol no se remonta y los aficionados se quedan con el “ya merito”, en estas elecciones políticas se logró la remontada ante pronósticos negativos, prevalecerá la esperanza en mejorar la situación de millones de familias y obtener el respeto del mundo estará sobre la mesa; si bien se votó con euforia y esperanza, no es adecuado dejar todo a la autoridad elegida, estar con ella en todo momento es la clave, nadie perdió de los ciudadanos, por sobre especulaciones se le dio una oportunidad de vida a la democracia.

Batalla política de altura con ejemplo y fe para reconstruir a México con bases sólidas, dejarlas al menos ancladas en los próximos seis años de ejercicio administrativo siempre con el objetivo de tapar la boca a todos los incrédulos, se está en la antesala de muchos triunfos, es lo esperado por la sociedad mexicana y, sobre todo por los jóvenes.

*Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.