Bahía de Banderas, la buena y la mala

  • Ramón Guerrero Martínez.
  • Héctor Paniagua Salazar.
  • Jaime Cuevas Tello.
  • José Gómez Pérez.

Por Luis Alberto Alcaraz

.

A PAGAR LOS PLATOS ROTOS. La jornada del domingo 1 de julio nos dejó muy buenas noticias a lo largo y ancho de todo el país. En Puerto Vallarta, por ejemplo, los electores le cerraron la puerta de manera contundente al ex alcalde Ramón Guerrero Martínez, quien pretendía ser diputado federal por la vía del MC. Es grato que entre tanto resultado inesperado por lo menos los malos políticos se topen con pared y se vean obligados al retiro a causa de sus pésimos resultados cuando estuvieron en el poder, aunque seguramente El Mochilas no tendrá problemas para conseguir una chambita de mediano nivel en la próxima gubernatura de Jalisco encabezada por Enrique Alfaro; eso sí, muy lejos de Puerto Vallarta, donde los emecistas empoderados no lo quieren ver ni en pintura. En Bahía de Banderas ocurrió algo similar con el ex alcalde José Gómez, quien tras traicionar al PRI en la elección municipal pasada tuvo el cinismo de postularse como candidato del PRI a la diputación federal por el III distrito, dando a los electores una hermosa oportunidad para mandarlo al carajo, quedando en un vergonzoso tercer lugar. Y es que en política a veces también se hace justicia, así que José Gómez ya pagó caro su corrupto desempeño durante el tiempo en que fungió como presidente municipal.

EL FINAL DE UNA ERA. La mala noticia, que para otros es más bien una buena noticia, es el fracaso de Héctor Paniagua Salazar, quien fue derrotado por una candidata de MORENA que sólo tuvo la suerte de ser la candidata indicada del partido adecuado en la elección oportuna. Quienes esperaban un duelo de titanes entre José Gómez y Héctor Paniagua seguramente se deben sentir decepcionados porque los dos resultaron derrotados, lo cual podría implicar un nuevo orden político en este municipio donde desde su fundación la figura de Héctor Paniagua ha sido fundamental. Decía el revolucionario Álvaro Obregón que en la vida todo se desprende del primer error, y el primer error de Paniagua fue confiar en Jaime Cuevas y hacerlo presidente municipal la primera vez. Sin aprender de la lección, Paniagua volvió a creer en Cuevas y de nuevo lo llevó a la alcaldía pese a la enorme traición que le jugó la primera vez. Más tardó Jaime Cuevas en ganar la alcaldía por segundo ocasión que en traicionar de nuevo a Paniagua, rompiendo todos los acuerdos que había firmado.

EL NUEVO ORDEN EN LA BAHÍA.  Al igual que en todo el país, Nayarit también quedó convertida en zona de desastre para los grupos políticos tradicionales por culpa del huracán López Obrador. Pese al reciente triunfo estatal de la alianza PAN-PRD, el triunfo del Peje provocó el milagro de que los candidatos de Morena arrasaran en todos los cargos en disputa, desdibujando por completo a la alianza PAN-PRD que pagó las consecuencias de haber jugado con un candidato que estaba destinado al fracaso desde el inicio de la contienda. Ahora lo importante es saber si el encumbramiento de los morenistas será permanente en Nayarit o solamente será una consecuencia temporal del efecto AMLO, lo cual es altamente probable debido a que no contarán en Nayarit con el manejo de un gran presupuesto, salvo lo que les sea canalizado mediante los abundantes programas sociales que manejará el nuevo gobierno federal. La clave consiste en saber si los viejos liderazgos tendrán ánimo de buscar la revancha o de plano optarán por el retiro, permitiendo el surgimiento de una nueva clase política en la cual los priistas no tendrán un boleto de primera final.

EL DILEMA DE PANIAGUA. La personalidad de Jaime Cuevas implica que gobernará los próximos tres años para buscar la reelección, sin embargo es evidente que ya no contará con el respaldo de Héctor Paniagua, quien a su vez debe analizar muy seriamente su futuro. Si de ánimos se trata Paniagua seguramente está pensando en su retiro, pero si la economía se impone probablemente deberá posponer su jubilación, aunque muy probablemente esta haya sido la última candidatura de su vida, poniendo todo su capital político en su sobrina Yusara Ramírez, quien deberá demostrar que tiene talento político que le permita brillar con  luz propia. Por su parte Jaime Cuevas no tendrá empacho en utilizar el presupuesto para crear una estructura propia que le permita buscar la reelección. El problema para ambos radica en el papel que jugarán los morenistas, quienes a decir verdad tienen más probabilidades de esfumarse que de consolidarse como una opción real para disputar el poder en las próximas elecciones municipales. Contribuye a este enrarecimiento político el poco interés que ha mostrado el gobernador, Antonio Echevarría García, por realizar un gobierno con un claro sello partidista.

POSDATA. Tristemente sólo fueron dos partidos los que perdieron su registro nacional debido a los pésimos resultados obtenidos el 1 de julio: el PES y el PANAL. No es que la noticia fuera mala, dos rémoras más fuera del presupuesto implica cientos de millones de pesos ahorrados en el presupuesto nacional, pero habría sido sensacional que con ellos se fueran también el PT, el PV y el PRD, partidos a quien evidentemente nadie extrañaría si llegaran a desaparecer.

VOX POPULI. Finalmente Andrés Manuel López Obrador arroja luz sobre su compromiso en torno el precio de las gasolinas. La buena noticia es que se comprometió a acabar con los gasolinazos, la mala noticia es que ya aclaró que la gasolina bajará sólo hasta la segunda mitad de su sexenio, lo cual es decepción porque en campaña prometió reducir el costo de los combustibles, o al menos eso es lo que entendimos la gran mayoría de los mexicanos.