¡Que regrese Arturo Dávalos!

Arturo Dávalos Peña.

Por Luis Alberto Alcaraz

.

ENVIDIA DE LA BUENA. Aunque faltan cuatro meses y medio para que Andrés Manuel López Obrador asuma la Presidencia de la República, en términos prácticos el tabasqueño es el dueño de la escena desde la noche del 1 de julio cuando se declaró su abrumadora victoria. Desde entonces no ha pasado un día sin que AMLO dé la nota con algún anuncio de lo que será su administración. Generosamente el Presidente Enrique Peña Nieto se ha hecho a un lado y le ha cedido todos los reflectores al presidente electo, lo cual ha derivado en un excelente ánimo en el grueso de la población que ya empieza a percibir los indicios de una nueva era en la que los funcionarios públicos finalmente llegarán al poder para servir al pueblo. Aunque sea en el papel, López Obrador está empezando a cumplir algunos de sus compromisos de campaña, como el acabar con las pensiones de los ex presidentes, aunque está por verse cómo quedará la letra chiquita. Porque una cosa son las buenas intenciones y otra cosa es la realidad, como ocurre con el tema de la descentralización de las dependencias federales, algo que de entrada suena sensacional. pero que en la práctica se advierte terriblemente complicado por todo lo que ello implica. No se trata nada más de cargar los archiveros y mover la oficina de la SEP a Puebla, la medida involucra a 19 mil empleados que en su gran mayoría tendrían que dejar la CDMX para iniciar una nueva etapa laboral en provincia.

¡Y EL CEPILLO RELAJADO, RELAJADO! Mientras a nivel nacional el país entra en el tobogán del cambio, en Puerto Vallarta el presidente municipal electo, Arturo Dávalos Peña, se trepa a la hamaca y anuncia que no regresará al cargo hasta el 30 de septiembre cuando lo haga de manera ceremonial. Mientras en toda la República millones de mexicanos están ansiosos de que inicie el nuevo sexenio, en Puerto Vallarta es la calma chicha total porque nos esperan tres años de más de lo mismo. Si en el nuevo gabinete federal la constante serán los cambios, la austeridad y la eficacia, en el futuro gobierno municipal no habrá más que continuidad. Se entiende que el presidente electo esté agotado por la intensa campaña de dos meses que realizó, pero un mes de descanso debiera ser más que suficiente para recargar las pilas y reasumir el control del municipio, porque el que buscó la reelección fue el propio Arturo Dávalos. El que ejerció su derecho constitucional de mantenerse en el cargo por tres años más fue él, así que lo menos que puede hacer es regresar de inmediato a la presidencia municipal y avocarse de lleno a cumplir con sus promesas de campaña, a demostrar que realmente está interesado y comprometido en hacernos la vida mejor. Porque eso de jugar al presidente interino no deja nada bueno para los vallartenses, que tienen muy claro que el que toma las decisiones sigue siendo Arturo Dávalos, ande en campaña o no, sea presidente electo o presidente con licencia.

LA NEFASTA SIMULACIÓN. Durante los primeros días de su campaña Arturo Dávalos visitó la colonia Palmar de Aramara y frente a decenas de vecinos reconoció que la colonia estaba muy abandonada por el gobierno municipal. “La vamos a pedir a nuestro amigo el presidente municipal que nos eche la mano”, dijo el entonces candidato del MC, y al día siguiente ocurrió el milagro de que cuadrillas del municipio llegaron a la colonia y limpiaron el parque y arreglaron algunos baches. Ese es el problema de la reelección, que permite que el presidente en turno siga controlando todo el aparato municipal mientras anda en campaña, lo cual implica una enorme desigualdad. Hoy Arturo Dávalos ya es alcalde electo, pero también es alcalde con licencia y por respeto a los ciudadanos vallartenses haría bien de reasumir la presidencia municipal para empezar a dar resultados. Se entiende que no tiene prisa por regresar a palacio, a fin de cuentas sigue dando las órdenes desde la comodidad de su casa y tiene por delante tres años para seguir haciendo lo que mejor sabe hacer: consolidar su patrimonio personal y familiar. Pero al mismo tiempo tiene un gran compromiso con casi 50 mil ciudadanos a quienes les aseguró en la campaña pasada que tenía la solución para acabar con los problemas de inseguridad pública que nos afectan todos los días. Por respeto a quienes confiaron nuevamente en él, Arturo Dávalos debiera poner fin a sus vacaciones y ponerse a trabajar de inmediato, porque la inseguridad es cada vez más preocupante, como se vio la semana pasada cuando con extrema violencia dos sujetos asaltaron a un cuentahabiente a plena luz del día.

QUE SIRVA PARA ALGO. Lo ocurrido a nivel nacional el pasado 1 de julio debe servir para que la sociedad vallartense salga de su letargo y asuma una postura altamente crítica ante sus funcionarios municipales. La forma contundente en que más de 30 mil vallartenses votaron a favor de la candidata de Morena debiera ser un aliciente para que los cuatro regidores plurinominales encabezados por Laurel Carrillo Ventura ejerzan un papel de verdadera oposición al interior del nuevo cabildo. Por desgracia, al menos Laurel Carrillo y Luis Alberto Michel no se caracterizan por ser antistema, por el contrario, tienen una probada vocación de buscar halagar al gobernante en turno, buscando la forma de congraciarse con él para beneficio personal. La forma inesperada en la que Laurel Carrillo anunció que no impugnaría la elección es un mal principio de una gestión que debiera estar marcada por un tono altamente opositor, porque de ello dependerá en gran medida las posibilidades que tenga Morena de volver a disputar la alcaldía con altas posibilidades de triunfo dentro de tres años. Ojalá que los otros dos regidores, uno de Morena, Cecilio López Fernández, y otra del PT, Carmina Palacios Ibarra, sí se animen a jugar el rol de opositores ante un presidente municipal que ya ha demostrado con creces ser muy hábil para las relaciones públicas, anulando por completo a la oposición a base de buenos tratos.

POSDATA. Con más de un año de retraso, el tramo Compostela-Las Varas de la autopista Guadalajara-Puerto Vallarta finalmente estará listo a finales de este año, según información de la SCT. El tramo de 30 kilómetros ya tiene construidos 23, sin embargo falta Lo más complicado, como el llamado viaducto Las Truchas que tiene una extensión de 433 metros y una altura de 54 metros. Con la conclusión de este tramo se acabará el tormento de circular por el tramo Mesillas, donde frecuentemente ocurren cualquier tipo de accidentes, especialmente los fines de semana. Confiemos en que el tramo final que va de Las Varas a Bucerías reciba un fuerte impulso en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y por fin veamos culminado ese gran sueño de la vía corta Puerto Vallarta-Guadalajara.

VOX POPULI. Aunque Servando Sepúlveda, titular de la Secretaría de Movilidad de Jalisco, insiste en que Uber no puede operar en Puerto Vallarta debido a que los amparos que ha interpuesto esa empresa no han fructificado, en la práctica miles de conductores Uber siguen dando el servicio con normalidad en todo el municipio. De acuerdo con la Semov, para que Uber se legalice en Puerto Vallarta primero deberá registrarse en Guadalajara y esperar dos años para que pueda finalmente operar en el interior del estado. Lo importante es que, pese a lo que dice la autoridad, el servicio se viene prestando con regularidad, lo cual es muy importante en una ciudad como Puerto Vallarta, cuyos visitantes y habitantes tienen el derecho de elegir a quién contratar a la hora de transportarse.