CiudadLocal

Peligroso desorden en el parque “Los Arcos”

Urge poner orden en Los Arcos.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Puerto Vallarta

.

Peligroso desorden se generó en el Parque Nacional Los Arcos de Mismaloya, en los primeros días de vacaciones de verano, en los que se registró un importante incremento del turismo nacional, y por lo tanto aumentó la demanda de paseos turísticos a la Bahía de Banderas.

Este fin de semana los lancheros que realizan tours al parquet, se encontraron con “un completo desorden”, donde resulta peligroso para los visitantes practicar el buceo o el snorkel, ya que no están delimitadas las áreas para las embarcaciones.

Por iniciativa propia, los lancheros intentaron ordenar el lugar y a través de la Asociación de Bahía Unida, que surgió a raíz de la reglamentación de tours a las Islas Marietas y que aglutina a los lancheros de toda la Bahía de Banderas, se intent ordenar el parquet Los Arcos.

Incluso en la temporada pasada de turismo, correspondiente a las Semanas Santa y Pascua, se instalaron boyas que delimitan el área en el que las lanchas pueden ser paradas, sin invadir el espacio donde los visitantes practican el snorkel o el buceo, para que no corran peligro.

Sin embargo las boyas fueron retiradas, y aunque se reclama la presencia de “autoridades competentes”, la realidad es que el desorden es generado por los propios lancheros que no respetan ningún ordenamiento.

Incluso se inició el pago por parte de los prestadores de servicios de un “permiso especial” para visitar los Arcos, similar al esquema que se utiliza en las Marietas, con la finalidad de recaudar recursos para formalizar el emboyado y la delimitación de áreas, pero ahora nadie sabe qué paso con ese proyecto.

Este fin de semana los lancheros advirtieron que puede ocurrir un accidente por todo el desorden que se ha generado porque se juntan cerca de 20 embarcaciones de todos tamaños catamaranes, yates, lanchas, pequeños botes de motor fuera de borda de todo… Mientras los turistas snorkelean en el agua.

En teoría, las boyas que fueron instaladas eran “de todos” y todos debieron cuidarlas, y las reglas son: apagar el motor, respetar a los que nadan en el área, clausurar el servicio de baños, no usar bloqueador solar, no ingerir bebidas alcohólicas, no poner música en el área de anidación de aves, respeta la fauna y flora marina, no entrar a los túneles, desconectar bombas de achique y usar el chaleco salvavidas siempre junto con el guía.

En Los Arcos hay fuertes corrientes submarinas que han ocasionado víctimas mortales, además están las embarcaciones cerca de los turistas y eso puede ocasionar accidentes. Pero ya nadie piensa en eso y solo se busca el negocio.