Héctor Arminio: Emprendedor con convicciones

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida esos son los imprescindibles.
– Bertolt Brecht.

.

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

El emprendimiento como una cultura, un estilo de vida que permite lograr los objetivos planteados, va forjando el carácter y permite a las personas ver siempre hacia adelante y superar los retos que presenta el destino. Emprender además con la convicción colaborar por los más necesitados, se torna más retador y más humano.

Precisamente la presente colaboración busca enaltecer la importante labor que realizan muchos emprendedores en el mundo que, con plena convicción del sentido de la solidaridad, entregan parte de su vida a aligerar la difícil situación de otros. En este sentido los rotarios a nivel internacional, como otras tantas organizaciones, son muestra de este gran compromiso de emprender por las necesidades sociales.

En el plano de lo local, ha sido una labor en la que el empresario Héctor Arminio Uribe, como miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur (Crpvs) ha puesto su mejor esfuerzo en las tareas que le han sido encomendadas, por ello, el Club al que pertenece y representa, le ha conferido el reconocimiento del socio de la semana.

Su filosofía es la de hacer bien cosas y comprometerse hasta ver concluidas las actividades. Inicia sus trayectorias en el rotarismo en el año 2012 a invitación del doctor Jaime Miramontes, siendo integrante de las mesas directivas que se han suscitado a partir de su incursión ocupando diversos cargos, tales como macero, secretario, miembro del comité de administración y en el presente periodo fue designado como tesorero, lo que demuestra su grado de involucramiento y resultado otorgado a las responsabilidades que le han sido asignadas, mismas que comparte con su actividad empresarial y familiar.

Su relación afable con todos los integrantes del CRPVS, le ha abierto las puertas para lograr hacer grandes amistades y contribuir con los propósitos del Club.  Habla de un ambiente agradable y personas muy sencillas, abiertos al intercambio de experiencias.

En la diversidad de programas que maneja el Crpvs, manifiesta su gusto por ayudar a la gente, sobre todo a los más necesitados, y destaca su gusto por el programa de becas para estudiantes de escasos recursos a fin de que puedan continuar con sus estudios; ayudar a las familias que acuden al Hospital Regional a través de la construcción del centro comunitario que estará brindando servicio de alojamiento y alimento para quienes acuden a cuidar a sus enfermos hospitalizados en el nosocomio.

Otros de sus programas favoritos son el de la clínica de Santa Bárbara para ayudar a la gente que menos recursos tiene, para proporcionar atención médica de rehabilitación, el de los filtros de agua, el de operaciones de ojos y otros tantos más que administra el Club.

Menciona el distinguido rotario y empresario “Yo creo que todo lo que hacemos en general no tiene precio; sí hay algunos que habría que a lo mejor sentarse y reorganizarnos y atacarlos de alguna otra forma, pero todo eso lo hemos venido platicando y se hace, ahorita gracias a Dios tuvimos continuidad con Gloria Carrillo y ha sido muy bueno porque la inercia que se trae, metiéndole algunas nuevas propuestas, se pueden mejorar los programas, pero la continuidad es buena”.

Considera que requiere seguir trabajando para asumir una responsabilidad como la de Presidente, lo que considera es un honor, sin embargo, considera que por el momento no le podría dar el tiempo de calidad que le gustaría por su convicción de hacer siempre bien las cosas.

Arribó a la ciudad de Puerto Vallarta en el año 2003 a la edad de 30 años procedente de la Ciudad de México, es Ingeniero Industrial y cuenta con una maestría en Administración y trabajo para el gobierno federal antes de llegar a esta bella ciudad, la cual conoció por cuestión de vacaciones y finalmente terminó por convertirla en el destino para vivir atraído por la calidad de vida y su entorno natural, contrayendo nupcias para el mes mayo del 2004 con Priscila con quien ha procreado tres hijos que son: Mateo de trece años, Esteban de once, e Isaac de siete años, a quienes disfruta y se siente orgulloso de ellos.

En sociedad con su esposa su actividad empresarial está dedicada a organizar eventos desde diciembre de 2005, en la empresa denominada Prisar Eventos, con especialización en organizar bodas, básicamente para extranjeros. De forma paralela inició una constructora con su padre que también se vino radicar a Puerto Vallarta.

En esta conjunción de actividades entre familia, empresas y el Crpvs, el distinguido rotario patentiza que ser miembro de este club es un honor, el reunirse con amigos con tanta calidad humana expresa que no tiene valor por ello es Héctor Arminio: Emprendedor con convicciones.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.