CiudadLocal

Transporte público, a medias

La renovación del sistema de transporte público en Puerto Vallarta no avanza como se esperaba.

.

  •  No avanza la sustitución de camiones; usuarios del servicio, locales y turistas, se quejan de la mezcla de chatarras peligrosas con camiones nuevos que no aceptan billetes.

.

Por Rodrigo López Becerril
Puerto Vallarta

.

La renovación del transporte público en Puerto Vallarta no cuajó. Al menos no al cien por ciento, aunque sigue corriendo el plazo para la sustitución de camiones viejos por nuevos, desde hace varias semanas ya no se observa la sustitución del parque vehicular.

Esta situación ha causado entre frustración y molestia a los miles de usuarios del servicio del transporte público, que observan en las calles una combinación de los mismos riesgosos ‘chatarrabuses’ de siempre y autobuses nuevos –no todos con aire acondicionado-, para los que hay que traer los 7.50 de la tarifa exacta ya que no dan cambio.

La situación del proceso de cambio se complicó desde la detención el pasado 28 de abril de Adrián Gómez Meza –qepd-, acusado de tener vínculos con el Cártel Nueva Generación, quien era el principal socio y representante de la empresa Transportes Unidos del Pacífico. Por si hiciera falta otro nudo en la cuerda, el mencionado líder de la organización fue encontrado muerto el 11 de julio en una celda del reclusorio preventivo de Puente Grande donde seguía su proceso.

Ante esa situación los otros permisionarios, socios integrantes de la citada empresa, decidieron seguir su propia ruta, y ante la falta de liderazgo surgieron las desavenencias en el rumbo que debía seguir el proceso de renovación del transporte.

Algunos de ellos optaron por seguir laborando con el esquema anterior y otros se acoplaron al nuevo esquema, lo que ha dado por resultado la combinación de vehículos y sistemas de pago y manejo que observamos en las calles de la ciudad.

Es decir que los viejos camiones operan con el modelo de dueño y chofer que reporta las ganancias directamente, y los choferes se siguen circulando a toda velocidad jugando carreras por competir por el pasaje; mientras tanto, el servicio en los nuevos autobuses es mejor, aunque no todos los que recorren la línea Troncal 1 tienen aire acondicionado, ni se ha promovido la tarjeta de prepago, ni se anuncian las paradas como se comentó que ocurriría.

Usuarios se comunicaron con este medio para exponer su queja y solicitar a las autoridades de la Secretaría de Movilidad de Jalisco que intervenga para acelerar el proceso de cambio, que revisen la situación de los camiones y hagan cumplir los compromisos que adquirieron los permisionarios cuando inició este nuevo modelo, anunciado aquí por el propio gobernador Aristóteles Sandoval.

Hasta el momento no se ha designado un representante de la empresa que al parecer sigue a la deriva entre disputas internas de los socios, en tanto se define un nuevo liderazgo al interior de la organización.

Por ahora, en las calles los usuarios cruzan los dedos porque pase el camión que esperan, a veces, si traen cambio desean abordar un autobús de los nuevos en espera de que sea de los que traen aire acondicionado, pero si no, esperan uno de los viejos conocidos aunque vayan dando saltos todo el camino.