AMLO, que siempre no

Por Luis Alberto Alcaraz

.

VESTIDOS Y ALBOROTADOS. Cuando todo estaba listo para que Andrés Manuel López Obrador se presentara en sociedad en el marco de la cumbre de la Alianza del Pacífico que se celebra en Puerto Vallarta a partir de este lunes, el gozo se fue al pozo y la luna de miel que existía entre López Obrador y Peña Nieto se hizo trizas. De manera inesperada AMLO declaró su agradecimiento a Enrique Peña Nieto por la generosa recepción que le dio a su arrollador triunfo, al grado de que dos días después se reunieron en Palacio Nacional y se puso en marcha una transición de terciopelo. Peña Nieto invitó al presidente electo a participar en la cumbre de la Alianza del Pacífico en Puerto Vallarta y el Peje dijo que sí, que como chingaos no, pero le aclaró que no podría viajar en el avión presidencial porque tiene el compromiso moral de viajar en vuelos comerciales para no meterle más kilometraje al nuevo avión presidencial que muy pronto veremos en el Aviso Clasificado en busca de un buen comprador que se quiera hacer de un avión de medio cachete que ni Trump tiene. Pero luego el diablo metió la cola y el viernes pasado el propio López Obrador anunció que no vendrá a Puerto Vallarta, para que vayan cancelando la suite presidencial que le tenían reservada.

QUE SE LO CREA SU ABUELITA. El argumento que dio el presidente electo para no acudir a la cumbre de la Alianza del Pacífico fue que todavía no ha recibido la constancia que lo acredita como presidente electo de México. Y es que tal vez no quiere pasar la vergüenza de que al pretender ingresar a la sede del encuentro el Estado Mayor Presidencial le diga que no puede pasar porque el evento es exclusivo para presidentes. La realidad es otra muy distinta: la luna de miel entre López Obrador y la Mafia del Poder se ha terminado, provocando que El Peje que pregonaba el amor y paz se encabronara y de nuevo recurriera a su discurso violento en contra de quienes desde siempre lo han agredido. Fueron dos los golpes que el tabasqueño recibió en la misma semana, primero el anuncio del INE, que preside Lorenzo Córdova Vianello, de aplicar una sanción de 197 mdp al partido Morena por el fideicomiso “Por los Demás”, mediante el cual supuestamente se desviaron recursos para financiar campañas con el pretexto de apoyar a los damnificados de los sismos. A pesar de que el INE presume tener muy bien cuadrada la investigación la respuesta de López Obrador fue contundente, muy a su estilo, diciendo que se trata de una calumnia de la mafia del poder como represalia por su triunfo. Luego de este derechazo proveniente del INE, López Obrador cerró la semana con otro similar: el presidente Enrique Peña Nieto anunció un crédito de 10 mil millones de dólares para cerrar con broche de oro su administración valiéndole madre el enorme desprestigio en el que se encuentra, Peña Nieto pretende cerrar el Año de Hidalgo con una brutal deuda nueva de 10 mil mdd, crédito que por supuesto pagará la próxima administración.

NI AGUANTA NADA. Por supuesto que tiene razón AMLO en molestarse por esas dos groserías, sin embargo su respuesta no es para nada la de un Jefe de Estado. En cuanto al asunto del INE, la actitud de López Obrador debe ser serena, en el entendido de que el máximo órgano electoral no es un ente del gobierno sino una institución ciudadana absolutamente autónoma, al grado de que no tuvo empacho en reconocerle el triunfo con el 53% de los votos apenas tres horas después de haber cerrado las casillas. López Obrador tiene garantizado que a partir del 1 de diciembre el PRI el PAN serán cosa del pasado, pero en cambio estará obligado a convivir armónicamente con los consejeros del INE porque cuatro de los consejeros actuales, incluyendo al presidente, estarán en el cargo hasta el 2023 y cuatro más hasta el 2020. Por lo mismo, si Morena y el presidente electo no están de acuerdo con la denuncia del INE deben aportar su verdad ante el tribunal correspondiente para defenderse. En lo personal no creo que el INE esté actuando con la insana intención de difamar a Morena para manchar el triunfo de AMLO, pero eso es algo que deberá dilucidar la autoridad correspondiente. Cada bando obviamente dirá que el otro miente, por eso se requiere de un tercero que nos diga quién tiene la verdad, y cuando eso ocurra con certeza el culpable deberá pagar como lo establece la ley. Es posible que el abrumador triunfo del 1 de julio hiciera creer a López Obrador que cualquier pecadillo cometido en el pasado le será olvidado, pero de lo que se trata la transición es precisamente de que los hombres del poder lleguen a la cúspide libre de pecados. El problema es que la leche se agrió y AMLO pintó su raya frente al régimen actual, metiendo a todos nuevamente en un solo costal llamado La mafia del Poder.

ESO SÍ NO TIENE MADRE. En lo que sí estamos de acuerdo todos es en que pedir un crédito de 10 mil millones de dólares justo a cuatro meses de que termine este sexenio es una verdadera mentada de madre que bajo ninguna circunstancia se debe permitir. Aunque AMLO aún no asume la presidencia de la República tiene la fuerza política necesaria para impedir ese atraco al patrimonio de todos los mexicanos. No basta con manifestar su rechazo público a esta deuda insultante, hay que hacer hasta lo imposible para revertirla, aunque sea mediante la resistencia civil. Si López Obrador lo decide tiene la fuerza de paralizar al país entero para evitar este atraco, puede ordenar al boicot al Congreso de la Unión para obligar a los diputados a negar este crédito. Lo que sea necesario debe hacerlo, porque está caro que al gobierno de Peña Nieto no le importa salir un punto más desprestigiado a cambio de retirarse con las alforjas repletas de dólares. Pero en lugar de anunciar acciones concretas para evitar este atentado contra nuestro patrimonio López Obrador prefiere hacer berrinche y cancelar su boleto redondo CDMX-PV y no acudir a la Cumbre de la Alianza del Pacífico para no tomarse la foto con Peña Nieto, lo cual es una pena, porque sería de gran utilidad que el presidente electo ya se fuera empapando de los grandes asuntos internacionales que deberá atender una vez que asuma el poder en diciembre próximo. Se entiende el malestar de AMLO ante estas dos situaciones, pero si así va a reaccionar cada que le estalle un conflicto pues entonces sí tendremos grandes motivos para estar preocupados, porque el AMLO de la república amorosa definitivamente ya desapareció.

POSDATA. Con motivo del encuentro de la Alianza del Pacífico desde hace una semana Puerto Vallarta se encuentra bajo el control de las fuerzas federales, que por aire, mar y tierra patrullan toda la zona para garantizar la seguridad de los asistentes. Ojalá que este escudo sirva también para espantar a los malandrines comunes que a plena luz del día nos tienen azorrillados con atracos y robo a casa habitación. Por lo pronto el sábado pasado un policía federal que integraba este operativo perdió la vida cuando disfrutada de la playa de Lo de Marcos durante su día de descanso.

VOX POPULI. Si López Obrador hace realidad su iniciativa de que nadie deberá ganar más que el presidente de la República, que tendrá un sueldo de 108 mil pesos al mes, el primer reto que enfrentará Arturo Dávalos al preparar el presupuesto de egresos para el 2019 será reducirse el sueldo que actualmente es de 115,547.4 pesos al mes. Aunque usted no lo crea, el alcalde de Vallarta gana 3,851.58 pesos diarios, aunque ya con los descuentos le viene quedando un chivo mensual de 70,564 pesitos. Por eso anda muy contentote el alcalde interino Rodolfo Domínguez Monroy, quien no está angustiado por el fin del trienio, ya que su cuñada Alicia Briones será regidora del MC en el próximo Ayuntamiento, lo cual garantiza más bienestar para la familia con un sueldito de 2,561.59 diarios.