Misoginia electorera

Laurel Carrillo.

Por Humberto Aguilar

.

Los 30 mil votos a favor de Laurel Carrillo en las elecciones del pasado primero de julio molestaron a quienes como candidatos independientes no les llegaron ni el mínimo de votos para formar parte del cabildo de los próximos tres años.

Columnistas, dueños de páginas web y simples aprendices de periodismo no entienden que una mujer de la calidad de la químico farmacobiólogo pueda llegar a ser popular entre quienes ejercieron su voto. Popularidad que no fue gratuita, ella se ganó el voto con su esfuerzo, caminando por las calles de Puerto Vallarta, entrevistándose con hombres y mujeres que la vieron con simpatía.

Quienes no la ven con simpatía son algunos de los candidatos independientes. Tampoco la ven con simpatía personajes que ejercen la libertad de expresión como armas poco dignas de un ser humano que a final de cuentas también es producto de una mujer.

.

TRABAJAR POR PUERTO VALLARTA

En entrevista con este columnista, Laurel Carrillo siente que esa misoginia le daña, pero a la vez la llena de orgullo porque lo resume con pocas palabras: “¿De qué murió el quemado?”: ¡De ardor!

Enseguida Laurel Carrillo, consciente de su responsabilidad ante quienes le otorgaron esos 30 mil votos, dijo que hará honor a todos los que creyeron en ella.

Laurel Carrillo y tres personas que le acompañaron en su planilla formarán parte del cabildo que gobernará en los próximos tres años. A ese cabildo se agregan también un representante de Acción Nacional y otro del PRI.

“Sobre todas las cosas buscaremos transparencia en el gobierno, que el dinero de los ciudadanos se transforme en obras, más calles en concreto hidráulico, agua potable a todas las rancherías que carecen y más apoyos a las personas de la tercera edad y a quienes carecen de sus facultades: Hay mucho por hacer en Puerto Vallarta”.

Los cuatro regidores de Morena asistirán a cursos que les permitían hacer un trabajo de mayor provecho para los habitantes de Puerto Vallarta.

La actitud misógina es común en personaje que nunca han logrado hacer algo importante en su vida. En cambio, Laurel Carrillo recibe felicitaciones por parte de empresarios, por gente de todos los aspectos sociales que la ven y la saludan con cariño en todos los sitios donde asiste.

La carrera profesional de Laurel Carrillo se ha distinguido desde hace muchos años por su labor social como directora del laboratorio químico farmacéutico que lleva su nombre. Se atiende ahí a muchos usuarios con notables descuentos e incluso con pruebas gratuitas a quienes carecen de dinero para pagar sus análisis.

Además de esto, atiende a mujeres que necesitan un tratamiento facial correctivo, también a costos muy bajos. Esa labor le ha permitido también popularidad y muchas de las personas que han recibido apoyo por parte de Laurel Carrillo fueron quienes le dieron su voto en las elecciones del primero de julio.

Sin duda, Laurel Carrillo podrá decir que existen aves que cruzan el pantano y no se manchan, su plumaje es de esos.