“Jóvenes construyendo el futuro”

Si no puedes volar, corre, si no puedes correr, camina, si no puedes caminar, gatea. Sin importar lo que hagas, sigue avanzado hacia adelante.
– Martin Luther King.

.

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

Uno de los cuatro ejes que conforman el Proyecto de Nación 2018-2014 propuesto por el licenciado Andres Manuel López Obrador, presidente electo de México; es el relacionado con el Desarrollo Social y en el que se contempla los siguientes proyectos: Jóvenes Construyendo el Futuro, el de Salud y el de Cultura Física y Educación para todos.

Particularmente y por la temática que aborda, quiero referirme al proyecto denominado “Jóvenes Emprendiendo”, cuyo objetivo establece el integrar a las y los jóvenes entre 15 a 29 años en actividades de desarrollo humano, educativas, productivas, académicas, comunitarias, de capacitación y certificación laboral, y de incorporación al servicio público.

De acuerdo a cifras aportadas por INEGI según la Encuesta Intercensal 2015, México cuenta con una población juvenil de poco más de 30 millones de jóvenes en el rango de edad de los 15 a 29 años de edad. Se trata de una población con un gran potencial y que puede aportar para el desarrollo económico y social del país, sin embargo, en muchos de los casos, no se ha impulsado su talento y no se han establecido políticas públicas reales que vean hacia el aprovechamiento de su de su capacidad creativa, su dinamismo y juventud.

Si consideramos también datos importantes aportados a partir de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del 2017, podemos apreciar la fuerza productiva subempleada, considerando que solo el 52% de los jóvenes son económicamente activos y el 48% realiza actividades no económicas.

Se trata de un problema con diversas aristas que van desde la falta de experiencia y capacitación ya que dos de cada 10 jóvenes desocupados, no cuentan con experiencia ni estudios; otro de los factores son los bajos salarios que ofrece el mercado, ya  que, del total de jóvenes ocupados, el 68.9% reciben entre uno y tres salarios mínimos como remuneración a su trabajo y sólo el 2.7% tiene ingresos superiores a los cinco salarios mínimos, conforme a cifras que aporta el estudio antes referidos.

El programa propuesto en el Proyecto de Nación asevera que “no debe haber un gobierno rico con un pueblo pobre y, mucho menos, un gobierno rico con 6.2 millones de jóvenes que no cuentan con educación básica, 2.9 millones que no terminaron la primaria y 1.2 millones que no cuentan con escolaridad alguna”; por lo que plantea emprender nuevas acciones que permitan generar escenarios para que los jóvenes puedan impulsar su pleno desarrollo y cambiar la condición que los mantiene al margen de su participación en actividades productivas.

La propuesta planteada es atender cada año a 2 millones 600 mil jóvenes, y establece que de forma especial se orientará a quienes habitan en comunidades de alta marginación y en situación de pobreza y pobreza extrema, tanto de zonas rurales como de las urbanas.

Por la dimensión del reto y su contribución al desarrollo el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, dependerá directamente de la oficina de la Presidencia de la República, centrando la atención en dos vertientes: educación y empleo. En el primero de los casos el propósito es que los jóvenes concluyan sus estudios de educación básica hasta el nivel superior y en el segundo brindando oportunidades de capacitación, certificación y de trabajo.

Se señala que el programa contará con un presupuesto de alrededor de 108 mil millones de pesos anuales, mismos que podrán incrementarse por convenios o acuerdos a nivel interinstitucional con los tres órdenes de gobierno, las instituciones académicas, organizaciones de la sociedad civil o la iniciativa privada.

Jóvenes Construyendo el Futuro está conformado por dos componentes: Jóvenes con futuro y Jóvenes con Escuela, mismos que establecen diversas actividades y acciones que permiten ofrecer a las y los jóvenes un abanico de posibilidades para su desarrollo en educación y empleo.

En el primero de los componentes buscará atender a aproximadamente 2 millones 600 mil personas de los 32 estados, a través de una serie de acciones orientadas al campo como la siembra de árboles maderables, la recuperación de pastizales para las actividades pecuarias, la construcción de caminos que permitan facilitar la comunicación entre las localidades, el rescate y limpieza de ríos y lagunas, brigadas de protección civil, limpieza y saneamiento de las localidades de zonas turísticas, recuperación de espacios públicos y de alfabetización; así mismo la formación de jóvenes por la música, promotores de deporte, como promotores de la cultura de la paz; educadores de la salud sexual y reproductiva; en prevención de la violencia de género; promotores de la salud emocional, prevención de adicciones y nutrición.

Otras acciones consideradas al amparo de este programa denominado “Jóvenes + x venir”, vinculará a los jóvenes con empleos en la iniciativa privada, para capacitarlos y certificarlos, con la posibilidad de contratarlos y acompañarlos en su proceso a través de una figura de tutores, priorizando actividades económicas, agropecuarias, pesqueras y de turismo.

Una acción más, contemplada para aquellos jóvenes que tienen el interés de emprender, apoyará cada año a 200 mil emprendedores, interesados en iniciar un negocio o actividad económica a quienes se apoyará para arrancar su empresa, otorgando capital semilla y/o créditos emprendedores, así como capacitación que garanticen el éxito empresarial.

Otra iniciativa interesante para los jóvenes se orienta en el programa de becarios, actividad en la que se busca vincular a los jóvenes de educación superior con el servicio público; ya sean estudiantes o recién egresados de educación superior menores de 30 años, que cuenten con promedios altos e interesados en participar en prácticas profesionales, como becarios en el servicio público. Se trata de una propuesta para cualquier tipo de carreras, pero con especial énfasis en jóvenes con formación en ingeniería química y la petroquímica, así como verificación en procesos administrativos y de fiscalización.

Por su parte el segundo componente denominado “Jóvenes con Escuela” considera actividades como asegurar su ingreso a la educación media superior y superior a través de ciber escuelas, becas para jóvenes que realicen investigaciones y trabajos de tesis sobre medio ambiente y actividades agropecuarias.

Se habla que el programa busca recuperar la dignidad y dar a los jóvenes la certeza de un futuro promisorio en el que ellos sean los artífices, se puntualiza “que participe activamente en la transformación de México, mediante una nueva forma de hacer política y gobierno, con honestidad y justicia, mejorando en lo inmediato sus condiciones de vida, serenar al país y alcanzar la tranquilidad y la paz”.

Sin duda alguna es una realidad que no se han establecido políticas públicas, ni acuerdos de colaboración con el sector empresarial ni instituciones educativas que verdaderamente reviertan la situación que enfrentan los jóvenes. Acciones como algunas de las ya mencionadas, han sido bandera de administraciones a todos los niveles, sin embargo la realidad es que no se ha podido avanzar de manera significativa y como lo requiere nuestro país; aspiramos que esta propuesta pueda contar con los recursos y sobre todo acuerdo de partes para verdaderamente considerar a los “jóvenes construyendo el futuro”.

(*) Director de la UNIVA-PV.