Consejos de una abuelita modernaGente PV

Perdónalos Señor, porque sí saben lo que hacen

Hay entes que se dedican a dañar a sus semejantes, con premeditación, alevosía y ventaja, lo más increíble de todo es que cuando lo hacen, en el fondo de su alma, siempre quedará en ellos una tristeza profunda que les impedirá gozar de su “gran triunfo“.

.

Por un México mejor

.

Hay entes que se dedican a dañar a sus semejantes, con premeditación, alevosía y ventaja, lo más increíble de todo es que cuando lo hacen, en el fondo de su alma, siempre quedará en ellos una tristeza profunda que les impedirá gozar de su “gran triunfo“, porque aunque traten de aparentar con su complejo de superioridad que lo han logrado todo a base de su gran astucia y poder… ¡Son dignos de lástima!… “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…“

Todo ser humano, al momento de nacer, recibe cuatro regalos divinos: su cuerpo, su libre albedrío,  su conciencia y su dignidad; gracias a eso se puede distinguir del reino animal… La vida del hombre es tan fantástica, que hasta un niño inmaduro, sin que nadie lo guíe, siente cuando va a realizar un acto indebido…

El niño que desea el juguete del hermano; lo golpea para quitárselo; cree haber triunfado porque de una forma u otra lo ha obtenido, pero cuando se pone a jugar con él, como se tiene que esconder para no recibir el castigo de los padres, en realidad no lo puede disfrutar plenamente… “perdónalo señor, porque sí sabe lo que hace…”

La mujer que queda embarazada, se hace un aborto (aunque ya esté “legalizado“)…  ¡Jamás olvidará a esa criatura, fruto de su propio ser, a la que no le permitió nacer!… “perdónala señor, porque sí sabe lo que hace…“

El asesino a sueldo, cuando termina su trabajo, por más que cierre los ojos, seguirá viendo la última expresión facial de su víctima… “perdónalo señor, porque sí sabe lo que hace…”

Los grandes empresarios que se dedican al lucrativo negocio de la droga, prostitución, etcétera, que termina con la vida de los jóvenes e ilusión  de los chicos, sumergiéndolos en un mundo de vicios y desesperación… “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…”

La pareja infiel, aunque trate de “disfrutar“ la fruta prohibida, cuando menos se lo espere tendrá la imagen del compromiso anterior, y más si contagió al supuesto ser amado de una enfermedad venérea…  En fin, todos aquellos que se dedican a dañar a sus semejantes… ¡Que ya saben de lo que estoy hablando, y no necesitan de más ejemplos! “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…”

¿Por qué siendo tan hermoso el vivir en un ambiente de paz y felicidad, algunos terrícolas insatisfechos hasta con ellos mismos, siempre están tratando de dañar a sus semejantes?… Por favor, es tiempo de reaccionar, de enmendar nuestras fallas, que todos de una forma u otra, tenemos y tal vez consciente o inconscientemente cometemos, porque estamos viviendo una verdadera crisis a nivel nacional e internacional, y  si entre todos no cooperamos por hacer éste maravilloso mundo mejor en todos los aspectos, tratando de enmendar nuestros errores y horrores cometidos… ¡Algún día nos arrepentiremos, y triste será cuando ya nos sea casi imposible poder reaccionar!

Hace algunos meses, a Doña Mary, una mujer de 99 años que sigue siendo un gran ejemplo de dignidad porque jamás ha pedido limosna, pues pese a su avanzada edad, sigue trabajando como recolectora de latas de aluminio para ganarse el sustento diario honradamente; después de ir a cobrar el trabajo de un mes, unos jóvenes en un jeep la siguieron y al entrar en una calle solitaria, se bajaron del vehículo y la despojaron de todas sus ganancias… “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…”

Otra persona que guardó los ahorros de toda su vida para poder disfrutar de sus años dorados, se compró un terreno que le recomendó un alto funcionario del gobierno, y gracias a ese personaje corrupto y los astutos “abogansters recomendados“… ¡Lo perdió todo!, y ahora a su “quinta edad“, está buscando trabajo de lo que sea… ¡Para volver a empezar! “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…”

A todos esos políticos corruptos poseedores de una ambición desmedida, que no les importa dañar al mismo pueblo que confió en ellos, pero al llegar al poder se volvieron multimillonarios a costa del hambre y desesperación de su propia gente… “perdónalos señor, porque sí saben lo que hacen…”

Por eso suplico encarecidamente, no hagan a otros lo que no les gustaría que les hagan, y mucho menos a sus seres queridos… Todavía es tiempo de pedir perdón a los afectados rectificando sus faltas, ¡pero iniciando el gran cambio con ustedes mismos!

.

Cariñosamente Ana I.