Un peligro para México

Por Luis Alberto Alcaraz

.

CUÁNTA RAZÓN TENÍAN. 30 días después de haber conseguido la presidencia de la república en su tercer intento, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador está haciendo realidad los más temidos sueños de miles de mexicanos que desde el 2006 nos advirtieron que El Peje “es un peligro para México”. Cuando todavía faltan 120 días para su toma de posesión, López Obrador ha encendido los focos rojos en infinidad de casas y oficinas donde sus residentes y moradores empiezan a ver con claridad que el próximo Presidente de México será un peligroso dictador en cuanto le pongan la banda presidencial. Y es que sus primeros anuncios han puesto a temblar a la tradicional clase política mexicana, cimbrando hasta lo más profundo el establishment, confirmando que es un peligro para México, o por lo menos para cientos de miles, millones tal vez, de mexicanos que por décadas han vivido de privilegios financiados por el pueblo contribuyente. Sus primeros anuncios pusieron a temblar a las élites y sus cúpulas, y en alguna medida también a la robusta burocracia mexicana que ve muy cerca la eliminación de muchos de sus privilegios. El problema es que en política la forma es fondo, y AMLO ciertamente se comporta de una forma vertical que da argumentos a quienes lo ven como un potencial dictador. El hecho de contar con la mayoría absoluta de la Cámara de Diputados y Senadores y mayoría en los congresos estatales le da la certeza de que no tendrá obstáculos a la hora de sacar adelante sus iniciativas, por eso AMLO no se anda con  sutilezas, no dice que si el Congreso se lo permite, sabe muy bien que el Congreso es él, aunque la Yeickol Polevnsky jure y perjure que Morena será un contrapeso a las decisiones de AMLO.

.

DONDE MÁS LES DUELE. El primer escándalo lo armó el tabasqueño cuando dio a conocer que promoverá una reducción del 50% en las prerrogativas de los partidos. “No queremos que Morena sea una potencia económica”, dijo al anunciar que su partido renunciaría al 50% del financiamiento público que recibirá el año entrante, cuando gracias a los resultados del 1 de julio tendrá derecho a mil 557 millones de pesos. De 649 millones que recibió este año, Morena pasará a 1,557 millones, cantidad similar, ligeramente inferior, a la que recibió el PRI este año. El viejo clamor ciudadano de reducir sensiblemente el financiamiento público a los partidos políticos por fin está al alcance de la mano gracias a la política de austeridad del presidente electo, sin embargo de inmediato surgen las voces que advierten el “peligro” de esta decisión. Los hay quienes aseguran que reducir el financiamiento público a los partidos abre la puerta para el financiamiento proveniente del crimen organizado, como si el país no estuviera inmerso ya en una narcodemocracia. Y luego están los que ven en esta decisión de AMLO la perversa intención de acabar con todos los partidos políticos que al perder la mitad del financiamiento público no podrán mantenerse vivos. Pero si Morena pudo ganar con un financiamiento de 650 millones de pesos, ¿por qué no podrían hacerlo el PRI o el PAN con el mismo financiamiento? En realidad la gran mayoría de ese presupuesto sirve para todo menos para financiar campañas o candidatos, así que no pasa nada si finalmente vemos hecho realidad el sueño de reducir por mitad las prerrogativas a los partidos. El 2019, por no ser un año electoral, los partidos políticos recibirán solamente 4 mil 713 millones como financiamiento público, por lo cual la iniciativa de AMLO implica un ahorro de 2 mil 356 millones de pesos.

.

ADIÓS A LOS PRIVILEGIOS. El otro anuncio de AMLO no pudo ser menos polémico: “nadie ganará por encima del Presidente de la República, quien tendrá un sueldo mensual de 108 mil pesos al mes”. En un país donde hasta el alcalde de un municipio como Puerto Vallarta gana por encima de los 108 mil pesos al mes es fácil entender el malestar que genera entre la burocracia dorada esta decisión, que de entrada implica ahorrarle al país por lo menos 8 mil millones de pesos al año. Entre los más afectados estarán los próximos diputados y senadores, quienes verán mermado su salario en más del 50%, lo que según algunos de ellos los obligará a robar, como si no fuera eso lo que hacen mayormente nuestros legisladores, a quienes entre otros privilegios se les quitarán los seguros médicos de gastos mayores por lo que tendrán que atenderse en el ISSSTE como cualquier otro trabajador al servicio del Estado. Los primeros en poner el grito en el cielo son nuestros excelsos Ministros de la Corte, quienes tienen sueldos superiores a los 600 mil pesos que les permiten dedicarse exclusivamente a impartir justicia de manera equitativa. Según ellos no hay en este país quienes por 100 mil pesos al mes estén dispuestos a darle el mismo servicio a la patria. Lo mismo ocurre en el Servicio Exterior Mexicano, donde un embajador recibe hasta 17 mil dólares al mes, dependiendo del país en el que  esté asignado. Según los expertos si se reducen sensiblemente los sueldos de los embajadores y demás miembros del Servicio Civil de Carrera habrá una fuga de talentos que pondrá en riesgo la presencia de México en el concierto internacional. ¿Pero realmente necesitamos tener una tan robusta presencia en todo el mundo? Yo pienso que no, pero quienes viven de este negocio juran y perjuran que sí.

.

COSAS BUENAS QUE PARECEN MALAS. Una de las iniciativas más polémicas de AMLO es la de acabar con los delegados federales y poner en su lugar a un solo coordinador federal en cada estado. Tomando en cuenta que existen entidades en las que hay hasta 20 delegados federales, y considerando que en muchos estados las delegaciones son ocupadas por amantes y recomendados de secretarios de Estado y gobernadores, a simple vista la decisión de acabar con esta burocracia parece buena, aunque en la práctica tendremos seguramente un coordinador estatal con 20 subcoordinadores que lo ayudarán en la toma de decisiones, porque será muy difícil encontrar todólogos que sean expertos en temas tan diversos como el turismo, la pesca, el campo y el comercio, aunque está claro que sólo desaparecerán los delegados federales pero todo el aparato burocrático que actualmente encabezan se mantendrá en gran medida intacto y ahí es donde se hará la chamba. El coordinador estatal en realidad será el proyecto de AMLO para la gubernatura de cada estado, por lo que se dedicará a capitalizar los programas sociales para su proyecto personal, como ocurrirá en Jalisco con Carlos Lomelí y Nayarit con Miguel Ángel Navarro Quintero, quienes desde hoy tienen la venia del tabasqueño para proyectarse como futuros gobernadores de sus entidades. Lo que AMLO tiene que garantizar es que estos coordinadores no se convertirán en virreyes de la provincia, como ya está ocurriendo en Jalisco con Carlos Lomelí, quien ya le mandó decir a Enrique Alfaro que si quiere hablar con AMLO tendrá que entenderse primero con él. Lo mismo pasó con Raúl Padilla, a quien Lomelí ya le advirtió que no habrá recursos federales para la UdeG mientras el Grupo Universidad no acepte transparentar el ejercicio del gasto público. Por supuesto que los primeros anuncios de AMLO han sido muy bien recibidos en todo el país, salvo por las cúpulas que se verán terriblemente afectadas, por lo mismo haría bien el tabasqueño en administrar los tiempos y cuidar las formas, porque por menos de esto a Luis Donaldo Colosio Murrieta lo eliminó la Nomenclatura.

.

POSDATA. Entre al alud de buenas iniciativas presentadas por AMLO no pueden faltar las que son bastante cuestionables, como la de proyectar a Manuel Bartlett como futuro director de la CFE. Lo de menos es el oscuro pasado político del poblano responsable de la caída del sistema que en 1988 permitió el fraude electoral en favor de Carlos Salinas de Gortari en detrimento de Cuauhtémoc Cárdenas. Lo realmente cuestionable es la cero experiencia que Bartlett tiene en el terreno de la generación, acopio, transporte y comercialización de energía eléctrica. AMLO ha sido cuidadoso en proponer perfiles adecuados para cada dependencia, por eso sorprende su decisión de proponer a don Manuel para una dependencia que está en la quiebra total a pesar de su función estratégica en el país.

.

VOX POPULI. Sigue corriendo sangre en las carreteras de la región, especialmente la carretera Puerto Vallarta-Compostela-Tepic, donde los camionazos son una constante. Algo no se está haciendo bien en esta carretera y por eso hay demasiados muertos cada semana. Alguien debiera esforzarse más para aplicar operativos de vigilancia que obliguen a los conductores a ser más prudentes. Pero nadie hace nada, los federales parecen estar más interesados en extorsionar que en evitar accidentes. Con la puesta en marcha a fin de este año del tramo Compostela-Las Varas seguramente se reducirán sensiblemente los accidentes fatales, mientras tanto solo nos queda rezar cada que circulamos por esa carretera.