Golpetazos a la economía

…en la naturaleza del hombre, no figura el renunciar voluntariamente a su poder.
– Immanuel Kant.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Incumplir sus obligaciones asignadas y aceptadas por él convierte al ser humano en corrupto. Aquí se ha puesto de moda el serlo, además de ingrato. Registro de casos inmemoriales sobre todo de hombres poderosos con influencia y trascendencia.

Los ejemplos saltan al término de un sexenio, este del peñismo dejará, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la deuda pública más abultada de la historia, se está hablando de un monto superior a los 10 billones 427 mil 506.1 millones de pesos, según cifras oficiales. La administración que agoniza se dedicó a gastar porcentajes superiores al 130 por ciento en diversos rubros, tanto para fortalecer imagen personal como dispendios absurdos, esa será la herencia para la próxima administración federal.

Cicerón, filósofo griego, expresó en su tiempo en el contexto de la corrupción que el Estado ideal se distingue por los hombres en busca de la gloria y el honor merecidos sin caer en la ignominia y ser aborrecidos por los gobernados. El recuerdo de la administración que llega a su fin no será el mejor; la corrupción privó y dejó sentir el descrédito y odio social, fue una de las principales causas por las cuales dejó de creer en el partido en el poder.

Nada justifica la mala actuación de los funcionarios públicos corruptos, no todos, hay excepciones muy contadas. El servidor público con sus onerosos sueldos se convirtió en un animal ambicioso-racional, no solamente mordió al presupuesto asignado por ley sino que dejó sin comer satisfactoriamente a millones de familias que le dieron su confianza. No existe una nación en el mundo donde haya tantos millones de menesterosos frente a los capitales amasados con el sudor de los trabajadores mexicanos, en este sexenio hubo complacencias y ocultamiento de información, fue una constante, hasta los priistas más reconocidos emigraron a Morena.

Como lo mencioné en este espacio, los recortes de manera indiscriminada preocupan desde siempre, sólo baste recordar que uno de los motivos que llevó a la debacle del poderío romano fue la burocracia administrativa obesa la cual redujo la fuerza militar de ese imperio; en este sentido lo planteado por el que será el nuevo gobierno federal a partir del primero de diciembre del año en curso, será rebajar el sueldo de los funcionarios de alto nivel, mudar a secretarias de estado, asunto delicado por los 2.7 millones de capitalinos a descentralizar, según se calcula, ellos representan demasiadas extensiones económicas donde miles de familias dependen de su permanencia en la capital del país.

Por otro lado el asunto se complicará por la reducción de salario a 852 mandos en el Senado que irá del 40 al 42 por ciento directo a su salario y prestaciones, aunado a esto se planea la reducción hasta del 15 por ciento a su plantilla laboral. El riesgo es claro en la vida de México, los desplazados de sus cotos de poder tal vez se integren a la corrupción o de plano a la delincuencia, los ejemplos sobran en instituciones públicas y se extiende a instituciones privadas, sobre todo de educación superior, de donde se esperan talentos y, como se informó algunos directivos universitarios no perdieron el tiempo y hurtaron recientemente varios millones de pesos. La administración en funciones desde el primero de diciembre del año en curso ya realizó el anuncio de 50 medidas de austeridad, entre ellas el principal objetivo es combate sin tregua a la corrupción, debe agregarse el esclarecimiento de casos específicos conocidos por la sociedad.

Se hará necesario, en el corto plazo reformar leyes y reglamentos a fin de puntualizar delitos específicos como lo son la corrupción,  delincuencia organizada al interior de las instituciones públicas, simulación, fraudes al erario, el tan conocido tráfico de influencias y los que se formen en el proceso de aplicación de las investigaciones para una mejor aplicación de la justicia, doloroso si, pero necesario.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.