ONU: un espacio de colaboración para académicos y sociedad en general.

Asamblea general de la ONU.

.

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla
luis.zuniga@univa.mx

.

El más elevado honor que la historia puede conceder a un hombre es el título de pacificador.
  – Richard Nixon

.

Cuenta  actualmente con la participación de 193 miembros que conforman la Asamblea y como Organización de Naciones Unidas (ONU) nace oficialmente el 24 de octubre de 1945, con la firma por parte de la mayoría de los 51 Estados Miembros, del documento fundacional de la Organización, la Carta de la Organización de la ONU.

Su ámbito de competencia de acuerdo a las facultades que le confiere dicha Carta y dado su carácter internacional, las Naciones Unidas pueden tomar medidas sobre los problemas que enfrenta la humanidad en el siglo 21, como la paz y la seguridad, el cambio climático, el desarrollo sostenible, los derechos humanos, el desarme, el terrorismo, las emergencias humanitaria y de salud, la igualdad de género, la gobernanza, la producción de alimentos y mucho más.

Se trata de un acuerdo de colaboración entre las naciones en la búsqueda de la salvaguardar la dignidad humana,  de condiciones de prosperidad y bienestar para los humanidad y sus descendientes e impulsar la paz en el mundo.

La ONU proporciona un foro para que sus miembros puedan expresar su opinión tanto en la Asamblea General, como en los Consejos de Seguridad, Económico, Social y otros órganos y comisiones que permiten el diálogo entre sus miembros y la organización en las negociaciones, como un mecanismo para que los gobiernos puedan encontrar acuerdos en temas de interés común y resolver problemas de forma conjunta.

Con 73 años de vida, ha ido en evolución y encontrado más aliados en las importantes tareas encomendadas y que no son ajenas a cualquier habitante del planeta. Por lo que tiene establecidos esquemas de participación de la sociedad en general a través de los siguientes capítulos: Delegados, periodistas, empresas, sociedad civil, academia,  estudiantes y visitantes.

En el ámbito de la academia, la ONU considera que  los miembros de esa comunidad  son fundamentales para dar a conocer la Organización, ya sea a través de publicación de libros, artículos de divulgación y todos aquellos productos académicos  que enseñan a sus alumnos, líderes del mañana, las funciones de las Naciones Unidas y los asuntos que éstas abordan y promueven el interés general en la Organización.

Uno de los programas que se promueven en el ámbito de la educación superior es el denominado “Impacto Académico” cuyo propósito es promover el cumplimiento de los objetivos y mandatos de la Organización, a través de la investigación y de distintas actividades académicas, que se desarrollan en una cultura compartida de responsabilidad intelectual y social.

Este programa, a cargo del Departamento de Información Pública, considera la posibilidad de participar a todas las instituciones de enseñanza superior que concedan títulos universitarios o equivalentes así como organismos cuyas finalidades impulsen la investigación.

Por otra parte a través de la innovación, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) impulsa el cumplimiento de las necesidades de educación en general y contempla aquellas dirigidas a la capacitación de la fuerza laboral. Se establece una plataforma para buscar incidir en aumentar las oportunidades para acceder a una educación superior para los jóvenes procedentes de grupos vulnerables y desfavorecidos y movilizar los recursos educativos del mundo con el fin de lograr un futuro más sostenible.

Otro tipo de colaboración desde el ámbito académico con las tareas de la ONU, se encuentra relacionado con el denominado “La Universidad” que es un instituto mundial de investigación y un centro de enseñanza de postgraduados cuya sede está ubicada en Japón. La Universidad colabora con otras instituciones de los Estados Miembros y funciona como un puente internacional entre la comunidad académica mundial y el sistema de las Naciones Unidas.

 Uno más de los esquemas de colaboración académica con la ONU, pero sobre todo con su encomienda, se relaciona con el programa denominado “Pacto Mundial” en el que pueden participar las instituciones académicas que concedan títulos y otras organizaciones académicas comprometidas con los diez principios del Pacto y que deseen colaborar en calidad de socios estratégicos en el desarrollo de la iniciativa.

Recordando los principios que consisten en: “Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales, reconocidos internacionalmente, dentro de su ámbito de influencia”; “Las empresas deben asegurarse de que sus empresas no son cómplices en la vulneración de los derechos humanos.”; “Las empresas deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción”; “Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva”; “Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación”; “Las empresas deben apoyar la erradicación del trabajo infantil”; todos ellos enmarcados en los derechos humanos y las condiciones laborales.

El siguiente grupo de principios relacionados con el cuidado del medio ambiente y la anticorrupción: “Las empresas deben fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental”;  “Las empresas deberán mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente”; “Las empresas deben trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno”; “Las empresas deben favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medioambiente”

Finalmente otro de los mecanismos de colaboración que establece la ONU en el ámbito de la academia es el de “Voluntarios” cuya colaboración puede ser a través de Internet. Se trata de compartir habilidades, conocimientos e ideas desde cualquier dispositivo informático y de telecomunicación en cualquier lugar del mundo, para colaborar  con otros organismos del sistema, con las organizaciones de base, las ONG internacionales, los gobiernos locales y las instituciones educativas. Se trata de sumarnos para enfrentar grandes retos a favor de la paz y la seguridad, la emergencia  humanitaria y de salud, la igualdad de género, la gobernanza, la producción de alimentos,  el desarrollo sostenible, los derechos humanos, el desarme, frenar acciones que provocan el cambio climático, , luchar contra el terrorismo, entre otras más. Por eso constituye la ONU: un espacio de colaboración para académicos y sociedad en general.

*Director de la Univa-PV