Luis Donaldo Colosio y los milenials

Por Luis Alberto Alcaraz

.

¿Y ESE QUIÉN ES? La reciente visita de Luis Donaldo Colosio Riojas a Puerto Vallarta generó un divertido debate entre Milenials y Chavorrucos. ¿Quién es Luis Donald Colosio? –preguntó un milenial, a quien de inmediato le explicaron que es un joven que acaba de ganar la diputación local en Nuevo León por la vía del MC, además es hijo del desaparecido Luis Donaldo Colosio Murrieta, considerado como uno de los grandes activos ideológicos del PRI a raíz de su dramática muerte en Tijuana en 1994, siendo candidato presidencial de su partido. Pese a la amplia explicación de los antecedentes, el joven milenial dedujo que el junior de Colosio no es noticia, cuando mucho para publicar su foto en la sección de sociales ya que el joven se encontraba en Puerto Vallarta celebrando su aniversario de bodas. Lo anterior es un  reflejo de los tiempos que estamos viviendo donde la velocidad de la información provoca que las grandes noticias pierdan relevancia en el corto tiempo, pero también implica al alto grado de contracciones que puede tener un ser humano. Que irónico que siendo Luis Donald Colosio Riojas un auténtico milenial sus compañeros de generación no tengan la menor idea de quién fue su padre. Y es que a raíz de la muerte de sus padres los dos herederos del clan Colosio Riojas fueron llevados de Sonora a Nuevo León por la familia materna, donde se les dio una educación alejada por completo de la política y sus reflectores. Pese a ser su padre un símbolo ideológico del país, al hijo jamás le interesó emular sus pasos, por el contrario, en algunas ocasiones manifestó su repudio por la actividad política y dejó claro que era algo que no le interesaba.

TANTO PARA NADA. Cuando Luis Donaldo Colosio Riojas anunció finalmente su decisión de incursionar en la política sorprendió a medio país, no porque decidiera hacerlo lejos del PRI, sino porque aceptara postularse por un partido que tiene escasa presencia nacional y que además tiene orígenes que rayan en el desprestigio. Por lógica Luis Donaldo hijo no quiere saber nada del PRI toda vez que hay quienes aseguran que la conspiración para asesinarlo se originó en el seno del mismo partido que lo designó como candidato presidencial. Para el junior la ruta más fácil habría sido afiliarse al PRI y reclamar la herencia trunca de su padre. En unos cuantos años se habría encumbrado tan solo por la magia del apellido, pero si además heredó el talento político de su padre fácilmente podría llegar a ser candidato presidencial y tratar de culminar la tarea que no pudo terminar su padre. Pero en el balance de los genes se impuso la parte regia de Luis Donaldo junior sobre la parte política emanada de Sonora, terminando por dedicarse a los negocios de gran altura por la vía de su despacho jurídico, uno de los más prominentes de Nuevo León. De ahí que su decisión final de incursionar en la política haya surgido como una oportunidad de avanzar en los negocios más que de recuperar la herencia política de su padre y reasumir el liderazgo inconcluso.

DESPERDICIO IDEOLÓGICO. Nadie mejor que Luis Donaldo Colosio Riojas para encabezar la nueva gran etapa del PRI nacional, su padre nació y murió priista así que la sangre llama. Pero en lugar de eso optó por repudiar al partido que vio morir a su padre y decidió postularse como candidato del MC, un partido que fuera de Jalisco tiene muy poca presencia, al grado de que en las pasadas elecciones estuvo a punto de perder su registro como partido nacional debido a los pobres resultados. Si en el pasado Dante Delgado, dueño de la franquicia, fue muy atinado a la hora de garantizar lo más conveniente para su partido, como en el 2012 cuando se alió a López Obrador, en el 2018 tuvo la pésima idea de sumarse al frente PAN-PRD para tratar de derrotar al tabasqueño. De no haber sido por el apabullante triunfo del MC en Jalisco, el partido de Dante habría perdido su registro nacional, pero a veces ganando se pierde. Más tardó Enrique Alfaro en ganar la gubernatura de Jalisco como candidato del MC que en anunciar su deslinde del partido, en un evidente intento por congraciarse con AMLO. En ese contexto la naciente carrera política de Luis Donaldo Colosio Riojas parece no tener futuro en el MC, porque en el mediano plazo ese partido podría incluso desaparecer finalmente ante la forma avasalladora en que Morena está engullendo todo lo que no sea PAN y PRI.

TIEMPO AL TIEMPO. No cabe duda que Luis Donaldo Colosio Jr. está en una condición de privilegio en gran medida gracias a la magia del apellido que porta. Además el joven tiene su propio carisma y está ampliamente preparado para emprender grandes empresas. Se entiende su rechazo inicial a incursionar en la política, despreciando infinidad de ofertas de todo tipo de partidos para hacerlo candidato plurinominal. Hoy queda claro que la sangre política que trae en sus venas pudo más y terminó cediendo al canto de las sirenas, aunque por desgracia en el partido más desprestigiado que pudo encontrar, fuera del PRI por supuesto. Hay que reconocer su valor de postularse como candidato de mayoría, ganando en las urnas su primer cargo de elección popular, lo cual le abre la puerta para llegar a los más altos niveles de la política nacional. Existe un sentimiento de deuda para con Luis Donaldo Colosio hijo, su padre estaba destinado a ser presidente de nuestro país y se lo impidieron a la mala. Por eso seguramente millones de mexicanos no tendrían empacho en votar por él cuando decida ser gobernador de Nuevo León y posteriormente candidato presidencial. Ojalá que para entonces haya cuidado mejor sus pasos y opte por un partido de mejor prestigio que el que actualmente representa, después de todo el legado ideológico de Luis Donald Colosio Murrieta no es exclusivo de sus hijos sino que también le pertenece a una buena parte de mexicanos que creyeron en él y soñaron con verlo convertido en presidente.

POSDATA. Para finales de septiembre o principios de octubre estará terminado el tramo Las varas-Compostela de la autopista Puerto Vallarta-Guadalajara, según información oficial de la SCT. Lo anterior parece un  sueño hecho realidad, así que esperemos que se cumpla, aunque ya trae un atraso de casi un año. Con ello se terminará esa pesadilla llamada Mesillas, donde con frecuencia se registran accidentes mortales. La mala noticia es que el tramo final, Las Varas-Vallarta, no tiene para cuando terminarse porque apenas se acaba de otorgar la concesión. Será una obra de la próxima administración y dependerá de las ganas que AMLO le ponga su terminación.

VOX POPULI. A dos meses de que termine la actual administración los integrantes del consejo del Instituto Vallartense de Cultura no aguantaron la calentura y designaron a Arturo Dávila López como nuevo director del organismo, en sustitución de fugado Fernando Sánchez, quien se fue como las chachas cuando tenía todo por delante para ser ratificado tres años más. La mejor opción era mantener a Dávila como encargado del changarro mientras el alcalde Arturo Dávalos decide quién será el nuevo titular del organismo, pero éstos lángaros prefirieron hincarle el diente al presupuesto para que Arturo Dávila pueda cobrar sus cuatro jugosas quincenas y hacer más gordo su aguinaldo. Y claro que desde hoy se ve que el arquitecto Dávila es la propuesta de los consejeros del IVC para mantener el control de esa dependencia durante la próxima administración. Vamos a ver si Arturo Dávalos permite una vez más que la cultura municipal siga secuestrada por el mismo grupito de siempre.