Gente PVToma Control

La cirrosis hepática y sus consecuencias…

La cirrosis del hígado es un grave problema de salud en México desde hace muchos años.

.

Por Dr. Raúl Morales

.

Estimados amigos, esta columna sigue siendo una pequeña luz para nuestros lectores dentro del campo de la reeducación en salud.

La cirrosis del hígado es un grave problema de salud en México desde hace muchos años, las causas por las cuales se puede desarrollar la cirrosis en el hígado son muchas y muy variadas, desde las infecciones por virus (Hepatitis), padecimientos metabólicos múltiples, enfermedades autoinmunes, tóxicos de diferentes origen, y quizá la causa más familiar para todos nosotros es el alcoholismo, tan profundamente arraigado en México.

Historia del alcoholismo en México.

La historia nos remonta hasta el año 200 D.C. en esa época se representaba al pulque en tallados sobre piedra por los mexicanos de ese entonces, desconociéndose su verdadero origen ya que se encuentra difuso su conocimiento entre mitos y leyendas, destacando el códice Borgia, que es un manuscrito mesoamericano de tipo adivinatorio y ritual.

La cultura Tolteca

Durante el gobierno del Sr. Tecpancaltzin (noveno gobernante del imperio Tolteca), un personaje llamado Papantzin inventó una bebida de tipo azucarada, a la cual le llamaron pulque y se  extraía de las plantas del agave. Esta bebida fue descubierta por serendipia o de pura chiripada al observar que de la planta del agave salían ratones ebrios (bien borrachos) por lo que pensaron que si estos ratones tenían el placer y la felicidad de emborracharse, ¿por qué no el ser humano?, por lo que se dedicaron a extraer el aguamiel, la cual la fermentaban hasta convertirla en pulque. En el presente siglo aun existen pulquerías, tanto en la ciudad de México como los estados circunvecinos, principalmente en Hidalgo.

Las estadísticas en México

Según las estadísticas, existen datos alarmantes dependientes de la Secretaría de Salud, sobre el número de muertes por cirrosis hepática secundaria al excesivo consumo del pulque, que es una bebida muy sabrosa para algunos pero muy peligrosa para aquellos que la consumen en forma exagerada.

El mezquital, lugar cercano a Pachuca Hidalgo, tiene el no honroso primer lugar de toda América Latina de personas con cirrosis por ser grandes consumidores de pulque. Las estadísticas nacionales refieren una media nacional de muertes por cirrosis hepática de 22 por cada 100 mil habitantes, sin embargo, en el Valle del Mezquital esa cifra se eleva a 140 muertos por cada 100 mil habitantes, apareciendo esta enfermedad del hígado en personas muy jóvenes y que tienen una vida muy corta, ya que comúnmente mueren cuatro años después de haber empezado a ingerir pulque.

Un caso muy especial

En esta ocasión fue seleccionado el tema de cirrosis, porque la semana pasada llegó un personaje cubanoamericano radicado en California, que prácticamente ha batallado con la cirrosis hepática desde muy joven, actualmente tiene escasos 48 años, pero sus condiciones son muy delicadas y lo irónico de este caso, es que esta persona no acostumbra beber alcohol, su enfermedad tiene como origen un problema metabólico de tipo hereditario, alterando lenta pero progresivamente el tejido hepático, convirtiéndose en tejido fibroso, lo que deja como consecuencia una permanente y progresiva pérdida de la función del hígado.

La principal alteración en este agresivo padecimiento, es la progresiva formación de fibrosis (fibras de colágeno) que se van acumulando, aislando áreas de tejido sano, alterando su estructura y anatomía, y en consecuencia, presentando la patología característica de carácter fibroso, involucrando prácticamente a todos los hepatocitos, vasos sanguíneos, y alterando poco a poco pero en forma progresiva, la función de los hepatocitos y de los delicados vasos sanguíneos por medio de los cuales se nutren y ejercen la función de síntesis y depuración de infinidad de productos químicos. Con lo anterior, la tradicional función del hígado se va mermando.

Las funciones del hígado

Imagínense todas las funciones que tiene el hígado; son vitales y únicas, un ejemplo de ellas es la función desintoxicante, otra no menos importante es la producción de bilis necesaria para la función digestiva, actúa también en el metabolismo de los carbohidratos; la gluconeogénesis (formación de glucosa a partir de algunos aminoácidos), la glucogenólisis que es el fraccionamiento de la molécula de glucógeno para poder liberar glucosa a la sangre, también participa en el metabolismo de los lípidos para sintetizar el colesterol, la producción de triglicéridos, así como la producción de proteínas específicas como la albúmina, las globulinas, las lipoproteínas y sin olvidar la importancia de la síntesis de los factores de coagulación vitamina K dependientes (factores I, II, V,VII,IX y X), que traducidos al lenguaje sencillo, la carencia de estos factores vitamina k dependientes, van a producir en consecuencia  tendencia sangrar.

El hígado tiene también la gran responsabilidad de transformar el amonio en urea para ser eliminado, por eso los pacientes con cirrosis avanzada empiezan a tener trastornos de conciencia hasta llegar al estado de coma y después la muerte.

Este órgano también almacena el hierro, el cobre, la vitamina B12 y debemos recordar que durante el primer trimestre del embarazo, este órgano es el responsable de producir glóbulos rojos en el feto, porque en esta edad su médula ósea aún no tiene esa función.

Proceso de restauración

En el hígado inicialmente aparece un proceso de carácter inflamatorio, porque es una respuesta del organismo ante una agresión; el tejido hepático tiene la capacidad de reconocer el daño, y mediante este proceso de inflamación puede llegar a ser capaz de repararlo, ya que en condiciones normales esta respuesta específica es capaz de restaurar las estructuras y funciones originales.

Imagínense ustedes cómo se sienten después de una terrible borrachera, cuando entra el alcohol en grandes cantidades a la sangre y el hígado no es capaz de metabolizar o limpiar con todas sus consecuencias, lo que se traduce en una especie de envenenamiento y daño temporal principalmente al hígado, sin contar las consecuencias sociales, cuando estos individuos llegan a manejar un vehículo en ese estado de ebriedad, por lo que la intoxicación aguda de alcohol es una real emergencia médica que puede llevar a un estado de coma con depresión respiratoria y hasta la muerte, ya que el hígado no se da abasto para desintoxicar tanto veneno.

Los daños del alcohol

Con la intoxicación a nivel hepático por el alcohol, se compromete  la estructura y la integridad de este órgano, y con alteración de todas sus funciones, de seguir las borracheras frecuentes crearán grandes daños de carácter fibroso permaneciendo un cuadro crónico de carácter degenerativo.

Independientemente de que una cirrosis pueda terminar frecuentemente en un cáncer de hígado, el tratamiento para el control de la cirrosis va a depender siempre de la extensión del daño y de los orígenes o motivos de porqué se originó este cuadro; si es un cuadro infeccioso deben utilizarse medicamentos antivirales, debe eliminarse la posible obstrucción de las vías biliares, en aquellos pacientes en estado avanzado de su insuficiencia hepática por la cirrosis deben practicarse métodos como el recambio plasmático para eliminar o disminuir la acumulación de tantas toxinas en la sangre que es el producto de la mala función de este órgano.

Tratamiento

En el caso de nuestro paciente que radica en California, y a quien ya le han hecho todos los tratamientos posibles, pero que desafortunadamente han fracasado; nuestra Institución Biomedical Center ha planeado un tratamiento integral donde se incluya una remoción de todos los productos tóxicos utilizando sesiones de recambio plasmático, quelación para  eliminar los metales pesados y otros tóxicos, además de estimular su médula ósea que se encuentra sana, para que produzca sus propias células Mesenquimales, las cuales van a ser extraídas de su hueso iliaco, estas serán incubadas para expandirlas y diferenciarlas, y posteriormente ingresarlas al hígado dañado por medio de cateterismo arterial (hemodinamia) a nivel de arteria hepática principal, y otra fracción de estas células se programará para su implantación directamente a alguna región del tejido hepático que aún no está dañado por medio de la laparoscopía, todos estos procedimientos finos y delicados son realizados por médicos especialistas con mucha experiencia y habilidad.

Comuníquese con nosotros si tiene comentarios o preguntas al teléfono 29 3 6161 o al correo drmorales1999@gmail.com