Bahía de Banderas: entre conjura política y la guerra entre grupos

Salvador Macías Valdez, ex regidor de Bahía de Banderas.

.

  • Un municipio muy “caliente” que afronta una severa crisis.

.

Redacción
Nayarit Opina

.

El caso de la desaparición del ex regidor de Bahía de Banderas, Salvador Macías Valdez, ha sacudido a la opinión pública desde que fue arrestado y encarcelado el pasado 29 de junio para desaparecer al día siguiente. La comunidad política y la ciudadanía han presionado para saber qué fue lo sucedió.

“Chava” Macías habría sido internado en la cárcel de Valle de Banderas, que es responsabilidad del Ayuntamiento del municipio de Bahía de Banderas, el día señalado, bajo los cargos de haber agredido a una mujer hasta el grado de acosarla, y tener una conducta delictiva en la vía pública. Formalmente, los cargos presentados en su contra fueron violencia familiar e intento de violación de una menor.

Los hechos apuntan a que al ser encerrado en la citada cárcel municipal, sus familiares acudieron para intentar pagar la fianza, sin embargo, personal administrativo del recinto les indicó que no se contaba con el sistema para realizar el cobro, sugiriéndoles regresar al siguiente día.

Para cuando esto sucedió, los custodios y personal de la cárcel de Valle de Banderas indicaron a los familiares de Salvador Macías que su ser querido se había escapado en la madrugada. La versión fue rechazada por ellos y es por eso que el padre, Álvaro, interpuso una  denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) por la desaparición forzada de su hijo, señalando como principales sospechosos al alcalde de Bahía de Banderas, Jaime Cuevas Tello, y al director de la policía del municipio, Ricardo Guerra.

Casi de inmediato, el caso fue tomado por la Fiscalía General de Nayarit, quien comenzó a indagar en los hechos. Entre las líneas de investigación que extraoficialmente se decía que la dependencia seguía, estaban principalmente la posibilidad del soborno hacia los custodios de la cárcel o una sustracción ilegal del reo.

Luego, el 7 de julio, fue reportada la renuncia tanto del director como del subdirector operativo de la policía de Bahía de Banderas, Ricardo Guerra Sánchez y Job Fernández Velasco, a través de un comunicado emitido por el propio Ayuntamiento del Municipio,  explicando que “la separación de sus cargos obedece a la necesidad de entregar todas las facilidades a la Fiscalía General del Estado de Nayarit en la indagatoria sobre la fuga del detenido Salvador Macías en días recientes”.

Finalmente, hasta este fin de semana la Fiscalía habría detenido a 5 personas: Ricardo “N” (el ex director de la policía municipal de BADEBA), Pedro “N” como autor intelectual del plagio, los policías encargados de turno de la cárcel Jonathan “N” y Andrés “N”; estos últimos tres ya han sido vinculados a proceso penal. Y finalmente, Pedro Minjarez, ex coordinador Jurídico de Catastro Municipal, padre de la menor que supuestamente habría acosado el ex regidor.

La versión ‘política’ de los hechos

De acuerdo a fuentes consultadas por este diario, que pidieron el anonimato, este conflicto tiene una coyuntura distinta a la oficialmente manejada; y es que, el director de la policía del municipio ahora preso, Ricardo Guerra, habría sido desde el inicio de la gestión de Jaime Cuevas Tello una piedra en el zapato para el propio alcalde, al ser un funcionario afín a su antecesor, Héctor García Paniagua.

Por el contrario, el subdirector de la policía, Job Fernández Velasco, sí sería un agente con íntima proximidad a Cuevas Tello. El desgaste y la ineficiencia provocada por la confrontación operativa de ambos, habría orillado a que regidores y funcionarios afines al actual alcalde le pidieran que lo corriera.

Fue por eso que, cuando Chava Macías acosó a la hija de Pedro Minjares, quien es hermano de una regidora del actual cabildo de Bahía de Banderas, su detención habría sido inmediata a manera de favor. El problema no se detuvo ahí, pues se mantiene la versión de que, persiguiendo el objetivo de deshacerse del director de policía incómodo, alguien del Ayuntamiento habría ordenado o facilitado extraoficialmente el escape planeado de Salvador Macías.

Este caso sería la razón perfecta para que fuera destituido Ricardo Guerra, como finalmente sucedió. Sin embargo, todo parece indicar que la situación se salió de control cuando comenzó a intervenir la Fiscalía e indagar todavía más en la situación, lo cual tendría una absoluta motivación política.

Según se nos compartió, el gobernador de Nayarit Antonio Echavarría y el alcalde de Bahía de Banderas Jaime Cuevas Tello, tienen una relación que no pasa por el mejor de sus momentos, motivo por el cual existiría una adversidad, principalmente porque ambos políticos han buscado una proximidad con el partido Morena en Nayarit.

Por un lado, “Toño” Echevarría se habría reunido hace poco a puerta cerrada con Miguel Ángel Navarro Quintero quien fue nombrado antes como coordinador de Andrés Manuel López Obrador en Nayarit a partir de que sea presidente de México. Se especula que el gobernador buscó un acuerdo con el morenista a cambio de no impedir ni estorbar en su aspiración a ser el próximo primer ejecutivo del estado, algo que todo mundo conoce del Doctor Navarro.

Entre otros asuntos, Jaime Cuevas también se encontraría.- considerando su futuro,- aliándose o incluso uniéndose también con el partido de Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, claramente quedaría bloqueado para aspirar a una eventual candidatura a la gubernatura ante la relación Navarro – Echevarría.

Por este motivo, al estar vigente el caso de la desaparición del ex regidor, Navarro Quintero habría ordenado supuestamente al sector morenista dar rienda suelta a la protesta en contra de Jaime Cuevas e incluso hecho constancia de que si el desenlace de su desaparición fuese trágico, intervendría para que fuera destituido.

Hasta este punto, la jugada de la administración del alcalde de Bahía de Banderas para quitarse a un director de policía incómodo del gabinete, habría resultado en un caso engrandecido debido a sus aspiraciones, adversas a las del gobernador y al próximo coordinador estatal de AMLO.

Para no quedarse indefenso, el alcalde de Bahía de Banderas habría promovido o apoyado de alguna manera a Ramón Camberos, ex presidente estatal del PAN,  para que impugnaran ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) la licencia que Miguel Ángel Navarro pediría a la senaduría por la que fue electo, para asumir su cargo como representante federal de AMLO en Nayarit. Este trámite impediría a su suplente, Daniel Sepúlveda Árcega, reemplazarlo.

Y así es que ahora la situación se encuentra entre el drama, la conjura política y las especulaciones de todo tipo ya que mientras se esperan más pesquisas por la desaparición o escape del ex regidor Salvador Macías de la cárcel de Bahía de Banderas, el alcalde de ese municipio es testigo de las indagaciones de la Fiscalía en su propio territorio, y el doctor Miguel Ángel Navarro busca dar la batalla legal para no perder el nombramiento que su amigo López Obrador le otorgó.