Arthur Fumerton: Transformando vidas en la colonia Volcanes

El amor es el olvido del yo.
Henri-Frédéric Amiel.

.

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

Con la plena convicción de que los niños que habitan en la comunidad de los Volcanes, tienen las mismas capacidades de niños de cualquier otro país, inclusive los más desarrollados; el distinguido Rotario de la semana, el señor Arthur Furmerton, busca incidir en la autoestima de los pequeños, y demás integrantes de la comunidad, buscando enseñarlos a pensar en grande.

Hablar de Arthur Fumerton es hablar de un personaje que, desde hace ocho años, ha trabajado de manera intensa en la comunidad de Volcanes, buscando transformar a sus habitantes, tanto niños y adolescentes estudiantes, como amas de casa, a quienes ha enseñado a pescar y no solo a llevarles pescados.

La manera fraterna de ser, inspira confianza y entusiasmo que contagia a los habitantes de la comunidad para salir adelante con trabajo bien planeado y comprometido que viene realizando en el Club Rotario Puerto Vallarta Sur (Crpvs).  Es uno de los socios extranjeros que a través del denominado “Programa de Volcanes” atiende a las necesidades de la escuela primaria, del programa de música y de la escuela de costura y lo hace con gran aprecio por los habitantes de la comunidad.

Contagia el entusiasmo, su alegría y su espíritu altruista. Con gran ímpetu desempeña su labor, sin ningún interés personal y buscando siempre el beneficio de los más necesitados, de los que menos tienen.

Su ingreso al Crpvs lo realiza en el 2010-2011 en la gestión que estuvo a  cargo del señor José de Jesús Anaya Vizcaíno ha invitación realizada, tanto para el como para la señora  Eleanor Hawthorn, por el entonces socio Frederick Louis Puckett.

De origen canadiense, estuvo vinculado a las Fuerzas Armadas en Estados Unidos por tres años, tal como lo hiciera su padre, pero en la Fuerza Canadiense, además realizó estudios profesionales en Universidad de Ohio, llegando a México en 1990, específicamente a Baja California en donde permaneció cuatro años y en 1994 se enamora de Puerto Vallarta y decide mudar su residencia a este paradisiaco destino turístico en donde hasta la fecha radica.

Los antecedentes del Programa de Volcanes datan de un proyecto que en el año de 1997 y hasta el 2007, llevara a cabo y el cual denominó “Dar de comer a los niños de Vallarta”, especialmente a los niños de los basureros, dando inicio a la escuela que denominó “Escuela de campeones” en Magisterio, para dar paso en el año del 2010 al ahora denominado programa de Volcanes.

El programa cuenta con una población de 400 niños y seis maestros de tiempo completo que les refuerzan sobre las materias que cursan en sus respectivas escuelas; además de otras materias tales como computación, español, inglés, además cuentan con una banda de música, una biblioteca, siete salones de clases con internet y las pantallas.

A través de sus diversas gestiones con clubes extranjeros Arthur Fumerton ha logrado fortalecer el programa de becas para alumnos de la comunidad y a la fecha cuenta con 80 estudiantes becados, 25 de ellos están en la universidad y el resto en preparatoria y secundaria.

La dinámica de interacción de los niños y adolescentes de la comunidad, busca que se realice en un ambiente en el que los niños se sientan felices, además de seguros en el espacio que comparten por la tarde, después de sus respectivas jornadas de estudios durante la mañana.

Arthur Furmerton, trabaja con la convicción de incidir no solo en las mentes de los habitantes sino con aumentar su auto estima y llevarlo a lograr cosas importantes como las haría cualquier otro ser humano de su edad.

En las labores del Crpvs, ha sido integrante de la mesa directiva en el Comité de becas al igual que Jorge Zambrano y José Luis Arellano en el período 2012-2013, un año rotario posterior, el presidido por Saúl López Orozco reconoció la labor tanto de Arthur como de su esposa Mayra por la invaluable labor en la colonia Volcanes y su excelente implementación a la comunidad de la biblioteca, del laboratorio de computación y el taller para el aprendizaje de oficios como costura y música.

El señor Furmerton es un ser humano generoso de siempre, promueve el bien común, es un gran emprendedor social y siempre con espíritu de servicio. Con una visión clara de lo que busca y con plena convicción de servicio, orienta su pensamiento y sus acciones a favor de los más necesitados.

Su esfuerzo no se detiene y busca a toda costa lograr sus objetivos planteados al grado de atraer a otros extranjeros a dedicar tiempo y esfuerzo para conforma grupos de especialistas para enseñar inglés a niños y adolescentes, programa que fue complementado con el donativo realizado por la Universidad del Valle de Atemajac (Univa) Campus Puerto Vallarta de libros para los instructores. Otros materiales aportados por la Univa, estuvieron relacionados con material para el área de matemáticas, español, informática, derechos humanos, etc.

Sin incursión en el Crpvs, no se ha limitado a participar con su propio programa, sino que además ha participado en la gestión de recursos para la construcción del muro de contención para la escuela de paso Ancho, la construcción de un centro de asistencia a familiares de pacientes del Hospital Regional de Vallarta, promotor para la adquisición de anteojos y operaciones de ojos a bebés y niños con estrabismo y cataratas; por ello está Arthur Fumerton: Transformando vidas en la colonia Volcanes.

(*) Director de la Univa PV.