Soy cabrón y ¿qué?

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

.

La palabra “cabrón” no es ofensiva sino que es usada en México como en Cuba como Dicho de una persona: Experimentada y astuta. Por eso podemos decir que todos los mexicanos somos cabrones. La palabra “puto” viene del latín putus que significa “niño” y es conocida de forma internacional con motivo de un juego deportivo. Ser un puto cabrón significa sencillamente ser un niño experimentado y astuto. Y así muchas palabras son utilizadas por el pueblo mexicano y que a oídos de la gente “educada” les parecen horribles.

Por eso me gusta México y los mexicanos por putos y cabrones, porque saben jugar con el lenguaje de  manera magistral. Les vale madre las expresiones y se divierten inventando palabras, frases, expresiones al parecer irrespetuosas pero que no lo son. Me gusta México porque la perrada es borracha, teibolera, holgazana, mamona, viejera, taquera, mariachera, miona, bailadora, arrabalera, corrupta,  puta y cabrona. Aquí de nada vale la ciencia, la filosofía y el arte porque lo que rifa es el pedo y el desmadre. Los políticos mexicanos son los más cabrones del mundo porque son los más rateros y el ser ratero tiene una función social efectiva que consiste en distribuir la riqueza. Como Chucho el Roto que robaba y se iba a las cantinas con las teiboleras a hacer desmadre y ponerse hasta el tope. Ahí, en la cantina, se repartían el dinero robado los cantineros, las pirujas, el compadre, los meseros, los mariacheros y demás fauna tabernera; y así es como la riqueza se distribuye porque el rico no te da un centavo de su propia voluntad sino se lo quitas a la brava. Y como Chucho el Roto los políticos mexicanos son tan cabrones que agarran dinero con pala pero luego lo regresan al pueblo a través de campañas, artículos de lujo, viejas caras y cuanta pendejada hay y se les ocurre hacer. (Pendejo quiere decir el pelo que nace en el pubis y en las ingles de nuestro cuerpo).

Y la comida, ¡qué bárbaro!, hay que chingarse (chingar significa pelear) para ser como los mexicanos. No hay ningún país del mundo que nos gane en la gran variedad de platillos. Y no se diga de unos buenos tacos de chainfaina con un buen buche de tequila y una canción de Javier Solís.

Por eso; ¡que viva México cabrones putos!