El evidente retorno de Elba Esther

Por Luis Alberto Alcaraz

.

LA MISMA DE SIEMPRE. La anunciada rueda de prensa con la que Elba Esther Gordillo informaría a los medios de comunicación los detalles de su liberación terminó siendo un triunfal discurso de la ex dirigente nacional del magisterio. Pese a presumir que “esta guerrera está en paz”, Elba Esther lució como en sus mejores momentos, lista para recuperar el control del poderoso sindicato nacional que le permitió generosamente disponer y derrochar de casi 2 mil millones de pesos provenientes de las cuotas de los maestros, que debieron servir para mejorar las condiciones laborales de los maestros y que solamente sirvieron para que la Gordillo se diera una vida de lujos en San Diego, California. La escena de ayer estaba prevista para diciembre pero se adelantó unos meses. Estaba claro que Elba Esther Gordillo era una presa política que cayó en desgracia cuando pretendía oponerse a la reforma educativa impulsada por Enrique Peña Nieto, por eso era igualmente claro que terminado el sexenio recuperaría su libertad. Lo que también es claro es que la maestra representa lo más corrupto del sistema político nacional, por eso es una pena que hoy regrese a la vida pública presumiendo que hay aves que cruzan el pantano y no se manchan porque su plumaje es de esos.

TANTO PARA NADA. Al igual que otros grandes delincuentes de la historia universal, Elba Esther Gordillo fue encarcelada por motivos que no reflejaban la realidad. Su arresto ocurrió el día en que pretendía encabezar una reunión nacional magisterial para anunciar la oposición a la reforma educativa, por eso se le acusó de delincuencia organizada, como si lo que hacía el SNTE no fuera eso, una vulgar mafia que disponía sin límites de las millonarias prerrogativas que mes con mes recibía de parte del gobierno y de sus propios sindicalizados. Es una pena ver el beneplácito de miles de maestros que celebran la liberación de su líder moral, a quien no le cuestionan la forma burda en que se hizo millonaria robándose las cuotas del sindicato y prefieren aplaudirle la forma viril en la que presume defender los intereses de su gremio. Pero como dice el refrán, el que por su gusto es buey hasta la coyunta lame. Lo irónico en realidad es que una de las caciques sindicales más abominables de nuestra historia hoy esté en libertad presumiendo su patriotismo gracias al triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador. Porque si en algo estábamos de acuerdo la gran mayoría de los mexicanos es que Elba Esther Gordillo representaba lo más oscuro y repudiable del sistema político mexicano. La cara más corrupta del PRI, la más deleznable, se reflejaba perfectamente en el rostro de Elba Esther, hasta que fue desterrada y finalmente rescatada por quien está llamado a transformar el país.

DE MENTIRA EN MENTIRA. Aunque pasó más de 5 años presa, en realidad el tormento de Elba Esther no fue como el de otros políticos igualmente caídos en desgracia. Alegando graves problemas de salud la maestra pasó gran parte de su cautiverio en un hospital y posteriormente bajo arresto domiciliario en su lujoso departamento de Polanco. Ayer fue fácil comprobar que todo fue una farsa, porque Elba Esther modelo 2018 luce magnífica, con un excelente tono de piel y tan histriónica como siempre. Aunque presume haber cambiado en realidad sigue siendo la misma de siempre, rencorosa y vengativa, al grado de que no pudo evitar mandar un mensaje al dirigente actual de los maestros, a quien acusó de traidor por no haber defendido a su gremio. Esto representa una declaratoria de guerra en contra de Juan Díaz de la Torre, quien ocupara su lugar desde el día en que Elba Esther fue destronada por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Lo que veremos en los próximos días será la abdicación de Juan Díaz, quien debe tener perfectamente claro que no tiene la mínima posibilidad de sobrevivir ante el retorno de una Gordillo empoderada gracias al respaldo incondicional del presidente electo, quien desde siempre la vio como una víctima del gobierno priista.

LOS NUEVOS TIEMPOS. Lo que estamos viendo con Elba Esther Gordillo en el magisterio lo veremos muy pronto con Napoleón Gómez Urrutia, quien tras varios años en el exilio acusado de graves actos de corrupción regresa triunfante al país para asumir la senaduría que tan generosamente le regaló Morena por instrucciones de López Obrador. El del dirigente minero es a todas luces uno de los casos más atípicos en la política nacional porque se trata de un líder sindical sujeto a procesos penales refugiado en Canadá, desde donde siguió cómodamente el proceso electoral que le garantiza su retorno por la puerta grande en unos cuantos días, cuando deba llegar al país a asumir el nuevo cargo. Qué contradictorio resulta que en vísperas de la cuarta transformación dos de los políticos más corruptos del PRI se beneficien con un asiento de primera fila en la nueva era del país encabezada por Andrés Manuel López Obrador. Pareciera como si lo que millones de mexicanos teníamos como referente de la corrupción era equivocado, porque hoy resulta que tanto Elba Esther como Napoleón fueron simples chivos expiatorios del corrupto sistema del PRI. Ante este escenario no resta sino confiar en que López Obrador tenga la razón, porque nos urge creer en algo.

POSDATA. Qué lamentable mensaje da el PRI a sus militantes y a la sociedad mexicana en general al entronizar a la sobrina de Carlos Salinas de Gortari como presidente del CEN por un año más. Hechos como este hacen creer a muchos que el oscuro personaje que podemos ver en la tercera temporada de El Chapo es real y sigue decidiendo cada uno de los pasos que da el PRI en su actualidad.

VOX POPULI. Y en Morena no cantan mal las rancheras: por dedazo este fin de semana Yeidckol Polevnsky fue ratificada para seguir un año más al frente del partido. En el mismo congreso nacional se aprobó que todos los dirigentes estatales de Morena serán elegidos por la dirigencia nacional. O sea que los morenos de cada estado todavía no están capacitados para elegir a sus dirigentes y tendrán que avalar lo que les ordene Morena nacional. Lo que si generó algunas críticas al interior de Morena es el hecho de que muchos dirigentes del partido estén siendo designados como funcionarios en la próxima administración, vicio tan del PRI que algunos juraban sería desterrado cuando Morena llegara al poder.