Retos desiguales

Enrique Peña Nieto.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Los retos de la vida son diarios y sumamente diversos, todos hermosos, sin ellos no podría existir el ser humano o ser vivo con dignidad.

Es el desafío necesario, no hay duda; en estos momentos mi sufrido país está en ese camino, con amenazas del exterior, desaires y lamentaciones en el interior de la mano de una terrible tragedia llamada inestabilidad social cimentada por la corrupción y la violencia.

El futuro no será fácil para nadie, son ruinas las que deja el sexenio peñista, apenas sostenido por palillos. Burocracia enriquecida por generaciones de ciudadanos que creyeron en ellos; campo devastado por las mentiras; un Estado de Derecho disuelto por su falta de carácter para aplicar la justicia. México no se ha movido del mismo lugar, sus ciudadanos sí lograron fortalecer su conciencia.

Demostrado en las urnas el pasado primero de julio, refrendado será al depositar su confianza en su nuevo líder a partir del primero de diciembre de este azaroso 2018. Para algunos irreflexivos será ordinariez porque nunca han sentido los colmillos del hambre, la desesperación por no entregar a sus seres queridos lo que requieren, por generaciones solamente llevaron migajas a su mesa. Millones de pobres es la herencia de los gobiernos corruptos. México dijo ¡Basta!

Pillos de cuello blanco describieron en las últimas cinco décadas una nación que jamás existió, promesas Foxistas o Calderonistas hundieron más al país. Se creyó en ellos, fallaron como sus antecesores, baste revisar sus propuestas y los resultados: un desastre, solamente simularon con el llamado “cambio”.

Descomposición social es lo que el nuevo gobierno federal y algunos estatales recibirán, podredumbre irreversible aunque todavía podrán rescatarse de esas cenizas las actitudes positivas de los ciudadanos, que a diario se levantan para engrandecer a la nación con su desempeño cotidiano.

Se sabe y atenderá la aplicación de la justicia, hasta ahora fracturada. La corrupción e impunidad  se han encargado de someterla, creyeron oxigenarla con un sistema acusatorio rebasado, la consecuencia es que los delincuentes tienen más derechos que las víctimas de los delitos, juicios prolongados sin que nadie se atreva a reparar los daños, las componendas con jueces abundan, para nadie es ajeno estos procedimientos corruptos. La prueba más reciente es la del policía federal quien por defender a su familia purgará una pena corporal dictada por despreocupado y rapaz juez penal.

Las pruebas sobran y crecen procreando calamidades para las familias vulnerables, los responsables de aplicar la ley se diluyen, los cambian de sede para continuar fracturando al Estado de Derecho con sus tropelías.

Por los institutos políticos, llamados también partidos políticos, fueron descalabrados con las piedras del desprecio y llevados al patíbulo en la pasada elección presidencial. Les quedó claro; el pueblo ya no quiere desfalcos económicos, tampoco mentiras piadosas de avances inexistentes o reformas mágicas.

El PRI, PAN y PRD se empequeñecieron se volvieron chiquillada después de la votación del pasado julio-2018. Pulverizaron las  ideologías, hasta quedar en lo que son hoy, una oposición de risa. Sin duda fue un revés por tantas mentiras, traiciones y actos de corrupción; la nueva organización Morena llamó y fue escuchada por los ciudadanos, como antaño lo fueron los partidos políticos de la llamada “alternancia”, los electores depositaron su confianza y al sentirse defraudados voltearon hacia una alternativa confiable, ahora se esperan resultados que permitan a México su engrandecimiento, su transformación como se ha pregonado.

El tufo del sexenio Peñista uno de los más señalados en la historia de México por su corrupción, simulación, ausencia de justicia, manejos torpes de la política, violencia desatada que costó la vida a más de 100 políticos será la herencia para el nuevo gobierno federal y estatales; se suma a esto el entorpecimiento de las negociaciones creado por el mandatario norteamericano D. Trump, sus amenazas de terminar con el TLC, incremento de aranceles, violación de los derechos humanos y escándalos con los medios de información de su país.

Peña Nieto dejará su mandato el próximo 30 de noviembre de 2018, su sucesor por lo pronto anunció la derogación de la Reforma Educativa, con las otras aún vigentes, realmente se sacó el tigre de la rifa, aunque la esperanza no ha escapado del corazón y conciencia ciudadana para enderezar el camino.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.