Relevancia de la Red Internacional de Observatorios de Turismo Sostenible

Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida.
– Papa Francisco.

.

Por Mtro. Luis I. Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”, establece una de tantas reflexiones que señala el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si: Sobre el cuidado de la casa común, escrita de forma íntegra por él y que fuera dada a conocer al mundo a través del vaticano.

Sin duda alguna es un documento que ha tenido un gran impacto en la sociedad en general; además de su carácter religioso, por el elevado compromiso social y ambiental que pone de manifiesto el Santo Padre en su documento y acciones que promueve. Constituye un llamado de atención a los pueblos y gobiernos, para adoptar un compromiso integral con el desarrollo sustentable, como una forma de entender la relación de hombres y mujeres con nuestro entorno y cómo esta relación impacta también la calidad de vida de la familia humana.

Ante la enorme preocupación que ha cobrado en los últimos años por algunos países el tema del cambio climático; el Papa se ha sumado a ello, pero también va mucho más allá y hace una reflexión importante sobre cómo es que éste y otros fenómenos son un reflejo de modelos de producción y consumo ejercidos por la humanidad con las consecuencias del deterioro del medio ambiente.

Es importante observar las crisis en su dimensión ambientales y social, ya que el deterioro ambiental afecta de forma directa a las comunidades vulnerables, su cultura y su acceso a servicios básicos, principalmente de sanidad y agua potable, plantea de forma contundente el Pontífice, “producto de una voraz forma de consumir, de la deshumanización engendrada de ello y al velado suicidio colectivo devenido de nuestra rapiña ciega para con los recursos de un planeta que cada día se acerca más a su muerte, y con ello, al fin de nuestra casa común”.

De lo anterior deriva la importancia de organismos o instancias que buscan medir, evaluar y prevenir un mayor deterioro del medio ambiente, tal es el caso de la La Red Internacional de Observatorios de Turismo Sostenible (INSTO) de la Organización Mundial del Turismo (OMT)  que fue creada en el año del 2004, con la finalidad de apoyar la mejora continua de la sostenibilidad y la resiliencia en el sector turístico a través de un seguimiento sistemático, oportuno y regular del rendimiento y el impacto del turismo y de establecer una conexión de destinos para entender mejor el uso de recursos en todo el destino y gestionar de forma  responsable del turismo.

El modelo plantea la aplicación sistemática de técnicas de monitoreo, evaluación y gestión de la información, proporcionando a los responsables de formular políticas por parte del sector público, instancias de gestión del turismo, organismos empresariales, otros organismos interesados, etc., herramientas clave para fortalecer las capacidades institucionales para apoyar la formulación e implementación de políticas, estrategias, planes y gestión de turismo sostenible.

El crecimiento y desarrollo experimentado por el turismo en las últimas seis décadas, lo ha convertido en uno de los sectores económicos más grandes y de más rápido crecimiento en el mundo, representa el 7% de las exportaciones mundiales y contribuye con el 10% del PIB mundial y representa uno de cada 11 empleos en todo el mundo.

Cifras que aporta la OMT, establecen que, en el 2016, el número de llegadas de turistas internacionales alcanzó los 1.200 millones, con un aumento del 4,7% con respecto al año anterior, que representa el sexto año consecutivo de crecimiento superior al promedio desde la crisis económica de 2009; y se estima que para 2030, las llegadas de turistas internacionales llegarán a 1.800 millones.

Es indudable que el crecimiento exponencial del turismo representa un gran desafío en términos de un mayor uso de los recursos, la degradación del patrimonio natural y cultural, así como los impactos sociales negativos, lo que enfatiza la necesidad de acciones que reviertan este problema, mirando haca hacia prácticas más sostenibles, tanto en el consumo como en la producción, tal como los establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Ampliar iniciativas y asociaciones para acelerar el cambio hacia el consumo y la producción sostenibles, es un camino necesario e inevitable por ello la importancia de obtener datos más confiables, relevantes y oportunos en áreas relacionadas con las tres dimensiones del desarrollo sostenible para la erradicación de la pobreza, el desarrollo comunitario y la protección de la biodiversidad.

La falta de datos confiables a nivel de destino, sigue siendo uno de los principales desafíos que el sector debe enfrentar y en el caso de nuestra región no es la excepción, a fin de que se puedan tomar medidas enfocadas y coherentes para acelerar el cambio hacia patrones de consumo sostenible, de ahí surge la iniciativa para lanzar la Red Internacional de Observatorios de Turismo Sostenible (INSTO) de por parte de la OMT.

Los objetivos planteados establecen el proporcionar un marco para el monitoreo sistemático, oportuno y regular del uso de los recursos y una mejor comprensión del impacto del turismo y con ello establecer una base sólida de datos tangibles y estructurados para una toma de decisiones bien informada. Ello debe involucrar a los actores locales en la medición de riesgos, costos, impactos, límites y oportunidades a través de un enfoque inclusivo y participativo, entendiendo que el intercambiar información puede permitir mejorar el conocimiento, la colaboración, la comunicación y una mayor responsabilidad pública. Así lo ha entendido el sector empresarial y académico que encabeza el doctor César Dachary en Puerto Vallarta y que de forma conjunta han dado pasos importantes en esa línea.

Por ello el monitorear y asesorar sobre la implementación de planes de desarrollo sostenible, políticas y acciones de gestión que plantea esta red internacional de observatorios, busca fomentar el compromiso a largo plazo para el monitoreo regular, incidiendo de esta forma a anticipar o aminorar los efectos nocivos al medio ambiente, de aquí la relevancia de la Red Internacional de Observatorios de Turismo Sostenible.

(*) Director de la UNIVA campus Puerto Vallarta.