Consejos de una abuelita modernaGente PV

Padre nuestro

Eduquemos con mucho amor, paciencia y gran ternura a nuestros Ángeles Terrenales, ¡no tener que castigar a los “Adultos Menores”!

.

Por un México mejor

.

Un buen amigo me hizo favor de enviarme un hermoso video cantado por divinos Ángeles Terrenales de todas las maravillosas razas existentes en éste enigmático Planeta Tierra, en él aparecía la fotografía de cada uno de ellos, hincados al lado de su camita rezando con gran fervor el “PADRE NUESTRO“ de la forma siguiente:

 “PADRE NUESTRO”, dime quién puede, explicarles a los niños de aquí, tanta violencia, tanta tristeza, que ya no hay dónde jugar por ahí…  Porque los ríos, se están secando… Porque en la tele tan sólo se ven guerras y gente que está llorando, por una droga que hace morir.”

“PADRE NUESTRO”, dime quién puede acercar a los hombres de aquí para que cambien, armas por flores, bombas por trigo, verdura y maíz…

“PADRE NUESTRO“, dame una pista, dime la forma de sobrevivir, para no perderme en ésta jungla de odio y miseria, que no tiene fin…Tú que me escuchas, tú que me entiendes,  vuelve a sembrar en la Tierra la paz… Tú que estás siempre, cerca de todos, haz que en los hombres renazca el amor…

“PADRE NUESTRO”, abre los cielos, para que caigan semillas de ti… y que a los ríos, vuelvan los peces, y que en la Tierra se pueda vivir…

“PADRE NUESTRO”, dime quién puede, acercar a los hombres por fin, para que cambien las armas por flores, bombas por trigo, verdura y maíz…

“PADRE NUESTRO “, te lo pedimos… ¡Para que en la Tierra renazca el amor!…

.

Anónimo.

Por amor a Dios, ya no sigamos permitiendo la destrucción de la inocencia en las escuelas, en los diferentes medios de comunicación, que aparte de exhibir a horas inadecuadas programas y anuncios muy sugestivos, pornográficos, bélicos, agresivos, con un léxico grosero sobre todo para el mundo infantil, sin tomar en cuenta que sólo son criaturas inmaduras, pero con una capacidad de aprendizaje tremenda, y si desde edad temprana se les enseña a amar y respetar a su patria y gente… ¡Lo harán! Pero si aprenden desde el inicio de su vida a vivir en un mundo lleno de agresividad y violencia… ¡Habremos creado monstruos para la sociedad y el futuro!

Aunque las nuevas leyes protejan sus Derechos infantiles, les falta más información sobre las obligaciones a la que todo ciudadano se debe sujetar en beneficio de la misma sociedad; la gran diferencia que existe entre la liberación y el libertinaje; la importancia del respeto y la dignidad que todo ser humano merece ¡empezando por su persona!

No se les debe tratar como “adultos menores“, sin tomar en cuenta que sólo son criaturas inmaduras, y ante el mismo descuido de los “adultos inteligentes“, los niños hacen lo que ven en sus hogares, escuelas, o lo que se comenta, hasta de los que fueron candidatos para poder representarnos no sólo a nivel Nacional sino Internacional (sólo recordar la falta de respeto y léxico grosero entre ellos durante su campaña)…  ¡El delincuente no nace, se hace!

En pocas palabras, esa nueva canción del “PADRE NUESTRO” representa el grito desesperado de todos los “Ángeles Terrenales”, sin importar las razas, credos, ni nacionalidades… ¡ante tanta deshumanización y egoísmo de los adultos!, que con el pretexto de la nueva globalización; el tonto deseo del vivir sin ataduras de ninguna especie para lograr su famosa superación anhelada; del tener hijos, para que  nos los eduque una nana, o una guardería, o para dejarlos solos en el hogar, sin supervisión alguna y con los peores enemigos caseros: la televisión, las computadoras, los celulares con Internet sin los famosos candados provocando el  fácil acceso a la pornografía…

O con esos juegos electrónicos que sirven para que entren en esos cerebros puros y vírgenes el deseo de matar o destruir… Y cuando se presenta un accidente o un terrible suceso, es cuando levantamos los ojos al cielo reclamando al… ¡“PADRE NUESTRO“!… ¿Por qué a mí?

Por amor a mi adorada Patria y Mundo entero, eduquemos con mucho amor, paciencia y gran ternura a nuestros Ángeles Terrenales, ¡no tener que castigar a los “Adultos Menores”!

.

Cariñosamente Ana I.