Adiós Seapal, adiós

Por Luis Alberto Alcaraz

.

SI ES PASIÓN, QUE SE LES BORRE. Dos años después de haber iniciado su charlotada para intentar municipalizar el Seapal Vallarta la realidad se impone a Arturo Dávalos y Juan José Cuevas, luego de que el mismísimo Enrique Alfaro viniera a Puerto Vallarta a declarar que el Seapal seguirá siendo estatal y bajo ninguna condición seguirá siendo una agencia de colocaciones, como históricamente lo ha sido, además de plataforma electoral. Peor imagen no pudo reflejar el gobernador electo de Jalisco, llegando a un evento en silla de ruedas y flanqueado por Dante Delgado, el dueño nacional de Movimiento Ciudadano, partido del cual inesperadamente se desligó Alfaro pocos días después de haber ganado la gubernatura. Ya, frente a la prensa, se mostró contradictorio al hablar de la necesidad de establecer un plan conjunto con Bahía de Banderas para el tema del agua potable y el alcantarillado, luego de haberse manifestado en contra de la promoción conjunta del destino. Igualmente sorprendió al criticar el desempeño del Seapal Vallarta a quien endosó el problema de las inundaciones en Puerto Vallarta, problema que en realidad corresponde al municipio por la falta de planeación en el manejo de las enormes cantidades de agua que traen las lluvias. Aunque inicialmente dejó claro que el Seapal no será municipalizado, posteriormente matizó el tema y se dijo dispuesto a analizarlo, aunque dejó muy claro que el próximo director del organismo será un técnico, no un político.

TIEMPOS PASADOS. Como es bien sabido, el gobierno de Arturo Dávalos impulsó en el 2016 una controversia constitucional para obligar al gobierno de Jalisco a restituir al municipio el manejo del Seapal Vallarta, misma petición que hiciera El Mochilas al gobernador, Aristóteles Sandoval, quien le dijo que con mucho gusto se lo entregaba a cambio de 20 mil millones de pesos, que es en lo que el gobierno de Jalisco ha tasado el valor de la paraestatal. Animado por Juan José Cuevas García, quien desde hace años acaricia la posibilidad de ser director del organismo, Arturo Dávalos impulsó la controversia constitucional con la intención de cortar el proyecto político de César Abarca Gutiérrez, quien desde el Seapal preparó su candidatura priista en pos de la alcaldía. Por desgracia la Tremenda Corte tiene prioridades y la controversia del Ayuntamiento lleva ya dos años durmiendo el sueño de los justos, aunque tarde o temprano deberá resolverse en favor del municipio de Puerto Vallarta, ya que la Constitución es muy clara al establecer que es facultad del municipio manejar el tema del agua potable y el drenaje. El problema es que las condiciones políticas están a punto de cambiar, porque a partir de diciembre el gobernador de Jalisco será Enrique Alfaro y no veo la forma de que Arturo Dávalos se atreva a enfrentársele exigiéndole la devolución del Seapal.

PAN CON LO MISMO. Por lo tanto es un hecho que el próximo director del Seapal será designado por Enrique Alfaro, quien anticipa que deberá ser un técnico para evitar que otro político una vez más utilice el organismo para proyectarse políticamente como ha ocurrido en el pasado. La condición de pasarela política del Seapal Vallarta viene desde finales de los 80’s, cuando el desaparecido Juan de Dios de la Torre buscó la alcaldía de Puerto Vallarta desde la dirección del Seapal basado en su amistad con Guillermo Cosío Vidarri y el apoyo del Ing. Enrique Dau Flores, quien  irónicamente sigue siendo el hombre fuerte del Seapal Vallarta 30 años después. Aunque De la Torre no fue candidato, lo que vino después en el Seapal fue peor: Guillermo Cosío Vidaurri invitó a Rodolfo González Macías, ya también desaparecido, a hacerse cargo del organismo con la clara intención de ejercer un contrapeso ante el errático gobierno municipal del Dr. Efrén Calderón Arias. Fue el trienio en que Puerto Vallarta tuvo tres poderes, los dos anteriores más el del Fideicomiso Puerto Vallarta encabezado por el Ing. Eduardo Padilla Quiroz, quien traía la encomienda de resolver el atraso del municipio y consolidarlo en materia de infraestructura. Fue la única vez en la que el Seapal consiguió que su director llegara a la alcaldía, posteriormente lo intentaron y fallaron Eduardo Lares Moreno, Humberto Muñoz Vargas y César Abarca. Evitar ese histórico vicio es la intención de Enrique Alfaro al anticipar que el próximo director del Seapal no será un político, sino un técnico que garantice la salud financiera del organismo.

HASTA NO VER NO CREER. Dice Enrique Alfaro que el Seapal no volverá a ser una agencia de colocaciones, como por desgracia ha ocurrido cada seis años. Desde los tiempos de Rodolfo González Macías el organismo ha servido para financiar proyectos políticos, ofreciendo recursos y empleo a cientos de vallartenses que carecen por completo de conocimientos sobre el tema. Por fortuna el organismo cuenta con una base de técnicos que garantizan un buen funcionamiento al grado de estar considerado como una empresa líder a nivel nacional. Eso es lo que permite abusos como el que cometió Emilio González Márquez al poner al frente del Seapal a Humberto Muñoz Vargas, un panista cuyo mejor antecedente laboral había sido la administración del modesto negocio familiar de venta de bebidas alcohólicas denominado La Quemada, de donde proviene su apodo de El Quemadito. La dosis se repitió con César Abarca, un joven político que carecía por completo del perfil idóneo, pero tuvo el talento de escuchar a los expertos, y sobre todo acatar puntualmente las recomendaciones de Enrique Dau Flores. Por eso no extrañó que Aristóteles Sandoval le diera su finiquito a Andrés González Palomera designándolo como sustituto de César Abarca para cerrar esta administración. Como se puede ver, el Seapal lo aguanta todo, así que es difícil creer que Alfaro no llenará la nómina del Seapal de recomendados que serán desechados del Ayuntamiento porque no son bien visto por el alcalde, Arturo Dávalos.

POSDATA. Enrique Alfaro denota una gran ignorancia sobre el tema al plantear la urgencia de declarar una zona metropolitana entre Bahía de Banderas y Puerto Vallarta. Y es que hace décadas que a nivel federal fue declarada esa Zona Metropolitana al grado que desde el trienio de Salvador González Reséndiz ya se habían asignado 40 millones de pesos para obras comunes en beneficio de ambos municipio. Hoy el entendimiento entre Jaime Cuevas y Arturo Dávalos es absoluto, al grado de que Dávalos apoyó con recursos la campaña de Jaime Cuevas, con quien comparte los servicios profesionales de Israel Enciso, ex operador político de César Abarca. Así que no hay impedimentos para que finalmente fluyan los acuerdos entre ambos municipios y la ZM se haga realidad, principalmente en temas como el de la seguridad, que es urgente.

VOX POPULI. De verdad que es penosa la forma en que algunos medios de comunicación pretenden congraciarse con los hombres y mujeres del poder, sobre todo cuando involucra a personajes de tercera división, como es el caso de la joven Melissa Madero, quien desde hace algunas semanas es promovida en los medios anunciando que “presidirá importante cartera en la Conatram”. La realidad es que la joven emecista, quien presume su cercanía con Enrique Alfaro, será designada como publirrelacionista de la Cámara Nacional de Transporte en México. Mucho escándalo para una simple jefatura de prensa del organismo que aglutina a los traileros del país. Lo extraño en realidad es que Melissa Madero no sea llamada a un cargo en el próximo gabinete estatal si presume que se lleva de piquete de ombligo con Alfaro, o ya de perdida la Dirección de Proyectos Estratégicos en el próximo gabinete de Arturo Dávalos.