CiudadLocalRiviera Nayarit

Proyecto turístico por amor a México

  • El proyecto La Mandarina, en el Monteón, ofrecerá instalaciones de lujo con privacidad y, simultáneamente, con un intercambio con la naturaleza.
  • El club turístico ya fue entregado a la comunidad del Monteón.
  • El club turístico cuenta con alberca, terrazas, comedor, tiendita, cocina, regaderas y baños.
  • Las instalaciones construidas por la empresa para la comunidad tienen vista a la bahía.
  •  Lujo y ecología, combinación para el turismo en el proyecto La Mandarina, que busca hacer los sueños realidad.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

Tal vez no sean los primeros, ni los últimos, pero los empresarios del desarrollo turístico La Mandarina, en el municipio de Compostela, han buscado hacer realidad su propio concepto de lujo, el cual lo han configurado después de recorrer diversos países del mundo y de conocer muchos otros proyectos.

Ricardo Santa Cruz, socio de Rasaland (RLH) y CEO de RSC Development, expresa su punto de vista en cuanto al lujo y afirma que éste no tiene que ver con los acabados de un edificio y el lujo del edificio en sí; el verdadero lujo, agregó, es poder llegar a un destino donde tú puedes tener una privacidad y simultáneamente un intercambio con la naturaleza.

“Y sin embargo, dentro de ese mismo desarrollo que te ofrezca  las suficientes amenidades y actividades que hacer de manera que tú puedas generar experiencias únicas contigo mismo, con tu familia, con amigos y además que esté en una región que lo suficientemente cercano a áreas o poblados en donde tú puedas experimentar algo de otra cultura”.

Explicó que el grupo del que es socio, son todos mexicanos y lograron conceptualizar este producto de lujo, porque han recorrido el mundo. “Somos mexicanos, pero curiosamente todos hemos vivido muchos años en el extranjero”.

“Yo en lo particular por ejemplo, mi mamá es norteamericana, de uno de mis socios, su papá fue embajador de México en muchos países durante muchos años, entonces vivieron en muchos países alrededor del mundo. Entonces eso nos dio la oportunidad de ver realmente cómo se estaban haciendo este tipo de desarrollos y demás en otras áreas del mundo”.

“Entonces nosotros no dimos a la tarea de estar siempre visualizando y decir cómo podemos traer algo así a México, por ese amor que le tenemos a nuestro país de decir, tiene que haber una manera de hacer mejor las cosas”.

“Por ahí fue donde sacamos esto que se hace por amor; y es que es por amor, porque si uno no tiene amor y pasión, recomendaría no meterse en este negocio…porque son negocios de muy largo plazo y de muchísimos retos, donde si no tienes la pasión no vas a poder tener la atracción que se requiere para poder ver tu sueño convertirse en realidad”.