Magnánima, la cuarta transformación de México

AMLO.

.

Por Julie Furlong
troika_furlong@live.fr

.

Con aprobación histórica del 71%, iniciando la inesperada 4ª transformación en México, la República Mexicana escribe el inicio de su nueva historia, en que se cierran ciclos y paradigmas añejados. Lo que dio lección mundial del cómo despertó, concientizó y valientemente el pueblo eligió a su Presidente Andrés Manuel López Obrador, por el conjunto de valores que lo enmarcan, por lo que de él escuchan y sienten en sus palabras y ven en su actitud fundamental, la lógica transparente que llevan sus propuestas, al lado de su personalidad sin adornos ni pretensión de lucimiento.

Con la benevolencia, que no se había visto en ningún presidente electo, Andrés Manuel López Obrador asistió con actitud positiva que emanó en todo tiempo, logrando conjuntar un insólito inicio en el proceso de la transición de poderes, lo que nunca antes en la historia de México, su pueblo y la mira del mundo, hubiesen siquiera imaginado.

López Obrador mencionó que se trata de una transición constitucional “porque emana de un proceso electoral democrático, se está cumpliendo con el mandato del pueblo soberano, el que manda en México, también es respetuosa porque hemos recibido el apoyo sin condición del Presidente constitucional Enrique Peña Nieto, nosotros también en correspondencia hemos de respetar su decisión hasta el último día de su mandato”.

En el foro que recibió la constancia del tribunal electoral del Poder Judicial de la Federación que lo acreditó como presidente electo, emitió en su actitud entusiasmo acompañado por la solemnidad.

Primeramente rindió homenaje al pueblo mexicano por su vocación democrática, agradeció a ciudadanos la confianza que en él depositaron y reconoció la madurez política de quienes aceptaron resultados electorales.

No se equivocó el presidente electo al expresar que el saldo mayormente importante fue la demostración elevada de consciencia cívica y sólida dignidad republicana que mexicanos alcanzaron en el proceso electoral.

Al inicio mencionó lo siguiente: “No cabe duda de que vivimos momentos realmente históricos. Muchas han sido las enseñanzas del pasado proceso electoral, pero considero que su saldo más importante fue la demostración de la sorprendente y ejemplar lo acontecido el 1º de julio; nuestra sociedad manifestó su entereza y su talento, y así lo han reconocido otros pueblos, países y gobiernos del mundo.

“Ahora nos corresponde asimilar correctamente los sentimientos expresados por el pueblo al emitir el sufragio y ser ejecutores escrupulosos y fieles de ese mandato. Considero que la gente votó por un gobierno honrado y justo. En mi interpretación, la mayoría de los ciudadanos mexicanos están hartos de la prepotencia, el influyentismo, la deshonestidad y la ineficiencia, y desean con toda el alma poner fin a la corrupción y a la impunidad.

“Millones de compatriotas aspiran vivir en una sociedad mejor, sin la monstruosa desigualdad económica y social que padecemos. Ha sido muy satisfactorio constatar que incluso los sectores de clase media y no pocos de los más acaudalados manifestaran con su voto el deseo de mejorar la situación del prójimo y su acuerdo en el principio de que el gobierno ha de representar a todos, dando preferencia a los olvidados y a los más pobres de México.

“Considero que otro de los mandatos de la mayoría es el evitar la violencia, atendiendo para ello las causas que la originan y reformular la política de seguridad, hoy centrada casi exclusivamente en el uso de la fuerza, a fin de construir la reconciliación nacional en el bienestar y en la justicia”.

.

LECCIONES DEL PRIMERO DE JULIO

Entre las muchas lecciones del 1º de julio, destacó también una que tiene como destinatarios a los dirigentes políticos y a los servidores públicos; es decir, a nosotros mismos: la gente votó para que exista en México un verdadero estado de derecho; el pueblo quiere legalidad, no simulación en la aplicación de la ley ha persistido desde el porfiriato.

Los mexicanos votaron también para que se ponga fin a las imposiciones y los fraudes electorales. Quieren castigo por igual para políticos corruptos y para delincuentes comunes o de cuello blanco.

La ciudadanía plasmó en su sufragio el anhelo de que los encargados de impartir justicia no actúen por consigna y que tengan el arrojo de sentirse libres para aplicar sin cortapisas ni servilismos el principio de que al margen de la ley, nada, y por encima de la ley, nadie”.

Andrés López Obrador es aquí que inicia escribiendo la nueva historia de México con las siguientes frases, que parecieran comunes al leerlas o escucharlas, pero al ver la trascendencia de su significado, el profundo valor que fundamentan, asombra tanta benevolencia en la que basa al país para que logre llegar a la cima de su humanidad.

.

FRASE Y CONSIDERACIONES

Otras frases y consideraciones de López Obrador son: “La historia económica revela que el gasto público en servicios de salud y educativos son la gran herramienta en el atemperamiento de la pobreza”.

“Convocaré al pueblo para que equitativamente evaluar pros y contras. La democracia tiene dos vertientes, la democracia representativa y la democracia participativa, esta última es de mi interés fortalecerla.  El pueblo es sabio, es el pueblo el que manda”.

“Es mentira que los temas de economía son exclusivos de los economistas”, dice enfáticamente lo que todo mexicano siempre quiso decir sin poder, sin auditorio y sin espacio alguno que le otorgaran los gobiernos que durante más de 80 años sometió voluntades y consciencias con su poder.

“Apelo a la conciencia de los medios para que colaboren escribiendo la nueva historia mexicana, bajo verdad con la que a ellos y sus próximas generaciones crecerán. Lo que corresponde es cumplir con el mandato del pueblo”.

“La Democracia como forma de vida que para México desea Obrador, será por primera vez en la vida mexicana inicie el conocimiento suficiente sobre lo que esto significa”.

.

COMPROMISOS DE CAMPAÑA

López Obrador refrendó, además, los compromisos que hizo en campaña: “No intervenir en los asuntos internos de los sindicatos y procurar que haya democracia sindical, queremos democracia en todo el país, haremos democracia en la escuela, la familia, en los sindicatos, democracia como forma de vida, por eso en los asuntos sindicales vemos a promover que se respete la voluntad de los trabajadores, que las elecciones sean limpias y que se respete el voto secreto y voluntad de los trabajadores: Queremos que la democracia sea en México una forma de vida.

“Los temas mayormente preocupantes se someterán a consulta, queremos que todos participen, den a conocer sus opiniones y comenzando a opinar con objetividad, actuaremos con parcialidad y no inclinaremos la balanza hacia una y otra alternativa, serán los mexicanos los que van a decidir.

“En lo que a mí corresponde, en mi carácter de titular del Ejecutivo federal actuaré con rectitud y con respeto a las potestades y la soberanía de los otros poderes legalmente constituidos; ofrezco a ustedes, señoras y señores magistrados, así como al resto del Poder Judicial, a los legisladores y a todos los integrantes de las entidades autónomas del Estado, que no habré de entrometerme de manera alguna en las resoluciones que únicamente a ustedes competen.

“En el nuevo gobierno, el Presidente de la República no tendrá palomas mensajeras ni halcones amenazantes; ninguna autoridad encargada de impartir justicia será objeto de presiones ni de peticiones ilegítimas cuando esté trabajando en el análisis, elaboración o ejecución de sus dictámenes y habrá absoluto respeto por sus veredictos.

“El Ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a los otros. Cada quien actuará en el ámbito de su competencia y la suma de los trabajos respetuosos e independientes fortalecerá a la República y el Estado Democrático de Derecho transitará del ideal a la realidad.

“No olvidemos nunca que debemos la apertura de estos nuevos horizontes al pueblo, al pueblo soberano que está por encima de individuos, grupos o facciones, por poderosos que sean o que parezcan”.

.

VOLUNTAD DEMOCRÁTICA RENOVADA

En la elección del 1º de julio quedó demostrado que así como el autoritarismo y la abyección envilecen y desprestigian a las instituciones, la voluntad democrática de la ciudadanía puede renovarlas y fortalecerlas.

“No desaprovechemos o desperdiciemos este momento de condiciones políticas inmejorables para llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública de México. El pueblo ha conquistado con energía y dignidad su derecho indiscutible e indiscutido de regir sus propios destinos y de ser gobierno. Contamos con amplias bases de legitimidad para hacer realidad el deseo colectivo de vivir en paz, con justicia y libertad.

“La Educación no es un privilegio es un derecho.

“Sólo me resta decir que actúo guiado por principios y soy perseverante. Ninguna tentación me quitará la autenticidad o desviará mí camino en la búsqueda del humanismo y la fraternidad.

“Convencer, no vencer.

“Voy a cumplir todos los compromisos de campaña, no le voy a fallar a los ciudadanos y habré de ser fiel en todos mis actos al interés, la voluntad y el bienestar del único que manda en este país: el pueblo de México”.

.

CUARTA TRANSFORMACIÓN

En la historia de México, primero fue la Independencia; segundo, Leyes de Reforma, tercero la Revolución Mexicana. Ahora la cuarta transformación contiene elementos que conllevan a desactivar la práctica de la superexplotación de la fuerza de trabajo, la ruina del medio ambiente y del aparato productivo. Construcción de consensos, algo que jamás hubo existido en toda la historia política de México.

Por segunda vez en la historia de la República Mexicana, en México se concibe elaborar una constitución moral para fortalecer valores, recuperar nuestros principios, la ética y respeto en nuestra forma de vida.

La primera vez que se concibió esta necesidad para crear mayor bienestar en la población, Jaime Torres Bodet, como secretario de Educación Pública en el gobierno del Presidente Ávila Camacho, le pidió a Alfonso Reyes escribiera un mensaje con los valores morales que se deberían promover en las escuelas mexicanas. Reyes le llamó: “Cartilla Moral”.

Nuestro próximo presidente de México concibe recuperar la magnífica orientación que escribió Alfonso Reyes en lo que llamó “La Cartilla Moral”. Lo que muestra a toda luz de que está formado el espíritu que reside y palpita en el corazón del próximo gobierno, para que el pueblo recupere el progreso de su nación, bajo la ética y respeto tanto por nuestro semejante como por nuestra natura.

Finalmente llega a la presidencia de México un hombre que es magnánimo.

.

EL CAMBIO QUE VIENE

Con un primer mandatario de ese nivel, a mexicanos nos da la oportunidad única, en desarrollar nuestra adaptación para gestionar el cambio y dominarlo, desplegando la disciplina suficiente en elaborar lo nuevo, lo inesperado.

En este cambio crecerá la cultura del aprendizaje que propugna el constante desarrollo intelectual, y la mejora del conocimiento que es el mejor antídoto que provoca un cambio desconocido.

En tiempos tan turbulentos como estos, sin esta mudanza, no habríamos tenido oportunidad al progreso ineludible, y más que necesario para la evolución, no solamente en nuestra nación sino en todo país continental. Y en nuestra supervivencia, el amplio conocimiento del cambio, es el mejor amigo de nuestra humanidad.

Lo planteado por López Obrador, fácilmente puede convertir al ciudadano en un ser valioso y en extremo competente.

Desde la claridad que hemos palpado en su voz, inspira actitudes positivas sobre a las oportunidades que ofrece el camino que escogimos, basado en el altruismo, en la satisfacción de aprender a crear, de pasar del aprender al concebir, conocer el secreto de la eficacia personal, para dejar atrás, la mediocridad sociológica y lograr alcanzar maestrías de vida a las que tenemos pleno derecho, en un camino abierto de par en par.

Ese es el cambio que López Obrador ofrece a México.